Asia

Sri Lanka cae en default por primera vez en su historia

Los responsables de formular políticas habían advertido a los acreedores de que el país no podría hacer frente a los pagos hasta que se reestructurara la deuda

Imagen de una protesta en Sri Lanka
Por Lilian Karunungan y Amelia Pollard
19 de mayo, 2022 | 07:24 AM

Bloomberg — Sri Lanka ha entrado default por primera vez en su historia mientras el gobierno se esfuerza por frenar un colapso económico que ha provocado protestas masivas y una crisis política.

Los responsables de formular políticas habían advertido a los acreedores de que el país no podría hacer frente a los pagos hasta que se reestructurara la deuda, por lo que se encuentra en situación de impago preventivo, dijo el jueves el gobernador del banco central, Nandalal Weerasinghe, en una sesión informativa. Los pagos de los cupones, que originalmente vencían el 18 de abril, ascendían a US$78 millones combinados en notas con vencimiento en 2023 y 2028. El período de gracia de 30 días expiró el miércoles.

Sri Lanka dejó de pagar US$78 millones en bonos y US$105 millones a China el 18 de abril

PUBLICIDAD

Sri Lanka ha estado sumida en la confusión en medio de una inflación creciente -que Weerasinghe considera que se acelerará hasta el 40% en los próximos meses-, una moneda que se desploma y una crisis económica que ha dejado al país sin las divisas que necesita para importar alimentos y combustible.

El enfado de la población ha desembocado en violentas protestas y ha llevado al gobierno a anunciar el mes pasado que suspendería los pagos de su deuda externa de US$12.600 millones para preservar el efectivo para bienes esenciales.

Se trata del primer impago de deuda soberana del país desde que se independizó de Gran Bretaña en 1948. Sus bonos se encuentran entre los de peor rendimiento del mundo este año y cotizan en territorio de riesgo, con los tenedores preparándose para pérdidas cercanas a los 60 centavos de dólar.

PUBLICIDAD

Muchos de los bonos de Sri Lanka tienen las llamadas cláusulas de impago cruzado, que arrastran toda la deuda pendiente en dólares al impago de un solo bono. En la deuda que vence en 2023 y 2028, la cláusula se activa si se incumple cualquier pago que supere los US$25 millones. El país ya fue declarado en impago selectivo por S&P Global Ratings a finales de abril.

Sri Lanka está en conversaciones con el Fondo Monetario Internacional para un rescate y necesita negociar una reestructuración de la deuda con los acreedores. El país ha dicho anteriormente que necesita entre US$3.000 y 4.000 millones este año para salir de la crisis.

“No es una sorpresa”, dijo Guido Chamorro, codirector de deuda de mercados emergentes en moneda fuerte de Pictet Asset Management, que posee bonos de Sri Lanka. “Estaba bien marcado y la mayoría de los bonos cotizaban en los 30 centavos altos”.

El endurecimiento del crédito mundial provocado por una amplia cantidad de factores -las subidas de las tasas de interés de la Reserva Federal, el aumento de los costos de las materias primas, la guerra de Ucrania- ha tenido un efecto devastador en el país de bajos ingresos, que es el mayor emisor soberano de bonos basura en dólares de Asia. Y todo ello después de que la pandemia redujera los ingresos del turismo en más de tres cuartas partes.

Weerasinghe dijo el jueves que le gustaría que se nombrara un Ministro de Finanzas para firmar cualquier acuerdo de ayuda. La situación política ha mejorado con el nombramiento de un Primer Ministro y Weerasinghe dijo que eso le da tranquilidad para seguir en su puesto. La semana pasada había amenazado con dimitir si la estabilidad política no volvía pronto.

“Con el primer ministro y el gabinete en su lugar, y el parlamento en sesión, Sri Lanka está en un lugar mejor y parece ir en la dirección correcta”, dijo Weerasinghe. Este es quizás el mejor momento para invertir en Sri Lanka, ya que ofrecemos una tasa de rendimiento atractiva, añadió.

PUBLICIDAD

El miércoles, JPMorgan Chase & Co. (JPM) sobreponderó los bonos en dólares de Sri Lanka, afirmando que los últimos acontecimientos apuntan a la estabilidad política, lo que podría allanar el camino para las discusiones con el FMI y las conversaciones de reestructuración de la deuda.

La reestructuración podría llevar unos seis meses, aunque la situación hace difícil predecir los plazos con exactitud, dijo Weerasinghe. Añadió que las recomendaciones sobre los asesores jurídicos para la reestructuración se presentarán pronto al gabinete. El FMI también podría hacer una declaración el viernes, ya que la misión se acerca a su fin, dijo Weerasinghe.

Los bonos de Sri Lanka tuvieron un comportamiento mixto el jueves, pero superior a sus mínimos históricos alcanzados la semana pasada, lo que sugiere que los operadores esperan una mejor recuperación de los valores. Los bonos en dólares con vencimiento en 2030 se indicaban 0,28 centavos más bajos, a 38,39 centavos de dólar, y los pagarés con vencimiento en julio, 0,22 centavos más altos, a 42,78 centavos, según datos compilados por Bloomberg. El índice All-Share de Colombo se desplomó más de un 3% en medio de una venta de acciones a nivel mundial.

PUBLICIDAD

“Los impagos no son el final, sino que pueden señalar un nuevo comienzo”, dijo Chamorro. “Ahora empieza el trabajo duro”.

-- Con la ayuda de Srinivasan Sivabalan, Carolina Wilson, Anusha Ondaatjie y Asantha Sirimanne.

PUBLICIDAD