Economía

Es probable que el BCE abandone tasas negativas a finales de septiembre: Lagarde

El comentario sugiere dos aumentos de 25 puntos básicos cada una en las reuniones de política monetaria de julio y septiembre

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo
Por Alexander Weber
23 de mayo, 2022 | 10:08 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Es probable que el Banco Central Europeo (BCE) empiece a subir las tasas de interés en julio y que salga del territorio por debajo cero a finales de septiembre, dijo su presidenta, Christine Lagarde.

“Espero que las compras netas en el programa de compra de activos (APP por sus siglas en inglés) terminen muy temprano en el tercer trimestre”, dijo en una publicación de blog el lunes. “Esto nos permitiría una subida de tasas en nuestra reunión de julio, en línea con nuestra forward guidance (herramienta para dar indicaciones sobre la orientación futura de su política monetaria). Basándonos en las perspectivas actuales, es probable que estemos en condiciones de salir de las tasas de interés negativas a finales del tercer trimestre.”

Con una inflación que casi cuadruplica el objetivo del BCE (del 2%) el Consejo de Gobierno del banco central ha ido creando un impulso para elevar la tasa de depósito desde su nivel actual del -0,5% en julio. El comentario de Lagarde sugiere dos aumentos de 25 puntos básicos cada uno en las reuniones de política monetaria de julio y septiembre.

PUBLICIDAD
Un ritmo diferente 
El BCE no ha subido los tipos en más de una década 
Blanco: Fed Azul: BOE Morado: BCEdfd

Mientras que el jefe del banco central holandés, Klaas Knot, mencionó la semana pasada la posibilidad de una subida de tasas de medio punto si fuera necesario, Lagarde ha dicho en repetidas ocasiones que la normalización de la política será gradual, y reiteró ese sentimiento de nuevo el lunes.

“Esto significa que es sensato avanzar paso a paso, observando los efectos en la economía y las perspectivas de inflación a medida que las tasas suben”, dijo.

El euro (EUR) avanzó frente al dólar tras sus comentarios, subiendo hasta un 1%, hasta 1,0674, el nivel más alto en casi un mes. Los bonos alemanes a 10 años borraron las ganancias anteriores, y su rendimiento subió 4 puntos básicos, hasta el 0,98%.

PUBLICIDAD

Lo que dice Bloomberg Economics...

Lagarde ha dado el paso inusual de anunciar esencialmente por adelantado una subida de las tasas de interés en julio y una segunda en septiembre. Esto elimina la mayor parte de las dudas en torno a los próximos movimientos del BCE y hace improbable una subida de 50 puntos básicos en julio.

David Powell, economista senior de la zona euro.

La invasión de Ucrania por parte de Rusia ha hecho subir los precios de las materias primas, al tiempo que ha aumentado la incertidumbre sobre las perspectivas y ha hecho mella en la confianza de las empresas y los hogares. Esto ha creado una situación difícil para los responsables de formular políticas, ya que cualquier medida para contener la inflación también amenaza con frenar aún más la actividad.

El aumento de la tasa de depósito en 50 puntos básicos hasta septiembre seguiría situando al banco central por detrás de sus homólogos, como la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra (BOE por sus siglas en inglés), que han aumentado los costos de los préstamos este año para sofocar la creciente inflación.

Euro débil

Esto también ha contribuido a debilitar el euro en los últimos meses, lo que agrava el desafío para los funcionarios del BCE, ya que encarece las importaciones, una fuente clave de la inflación actual.

Lagarde, que dijo que quería “aclarar el camino de la normalización de la política que tenemos por delante” con su entrada en el blog, señaló que el BCE necesita mantener sus opciones abiertas debido a la incertidumbre sobre el futuro crecimiento de los precios.

“La opcionalidad es importante para permitirnos reoptimizar la senda de la política a medida que avanzamos, especialmente porque las variables clave que sustentan esa senda sólo se aclararán con el tiempo”, dijo Lagarde. Eso también podría significar la retirada del estímulo monetario “rápidamente para acabar con el riesgo de una espiral autocumplida”.

La perspectiva de la primera subida de tasas en más de una década ha aumentado la preocupación por una posible fragmentación del mercado de bonos entre los 19 miembros del bloque monetario, ya que los gobiernos aumentaron su carga de deuda para ayudar a la economía a hacer frente a la pandemia del Covid-19.

PUBLICIDAD

Lagarde reiteró que el BCE también podrá “diseñar y desplegar nuevos instrumentos” para asegurarse de que la política monetaria se transmite adecuadamente en la zona del euro.

Con la asistencia de Libby Cherry.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD