Guatemala

Mercado de valores en Guatemala afina bonos verdes y se encamina a la regionalización

La Bolsa de Valores Nacional (BVN) ya recibió un primer expediente para emisión de valores sostenibles, y están analizando si cumple con los requerimientos y la normativa.

cuyo importe se destina exclusivamente a financiar proyectos sostenibles ambientalmente, y Guatemala acaba de aprobar una normativa.
24 de mayo, 2022 | 07:00 AM
Tiempo de lectura: 7 minutos

Guatemala — Los más de 30 años de experiencia han consolidado a la Bolsa de Valores Nacional, S.A. (BVN) en una entidad que genera confianza entre sus actores al garantizar la transparencia de sus operaciones.

Al ser un participante activo en la modernización del sistema financiero, la BVN se dedica a ofrecer mayores posibilidades y oportunidades a todo esfuerzo productivo, tanto para la inversión de personas individuales o jurídicas, como para el financiamiento de empresas.

Una inversión a través de bolsa puede ofrecer un rendimiento atractivo ya que logra, de una manera eficiente, conectar a los demandantes y oferentes de dinero.

PUBLICIDAD

Rolando San Román, gerente general de la Bolsa de Valores Nacional (BVN) conversó con Bloomberg Línea sobre la importancia de la democratización del mercado, su modernización, la próxima salida de bonos verdes y su participación en un proyecto regional.

Dentro de los proyectos para el presente año, el directivo compartió que contemplan hacer una evaluación de la viabilidad de tener un mercado de un sistema internacional de cotizaciones que de acceso inversionistas nacionales a mercados internacionales, “es algo que exploraremos a lo largo del año”, expresó.

Primer expediente

En marzo pasado el Consejo de Administración de Bolsa de Valores Nacional, S.A. autorizó una nueva normativa que permite designar/etiquetar valores en Guatemala como Verdes, Sociales y/o Sostenibles (conocidos en conjunto como “Valores de Deuda Temáticos”), así como los denominados “Valores Vinculados a la Sostenibilidad”.

PUBLICIDAD

Los bonos verdes son instrumentos de deuda, cuyo importe se destina exclusivamente a financiar proyectos sostenibles ambientalmente, de manera que contribuyan a mitigar el cambio climático; contribuyen al establecimiento de un modelo de crecimiento y desarrollo económico bajo en emisiones de carbono.

Aunque los Valores Verdes (conocidos como Green Bonds) a nivel internacional existen desde 2007 y ocupan el mayor porcentaje de valores temáticos emitidos a nivel mundial, con la pandemia en 2020 la emisión de Valores Sociales casi se triplicó.

En el último trimestre de 2021 la BVN se adhirió a la Iniciativa de Bolsas de Valores Sostenibles de la Organización de las Naciones Unidas (conocida por sus siglas en inglés, SSEI).

Todos estos tipos de valores se basan en principios y/o guías desarrollados y emitidos por entidades internaciones tales como la Climate Bonds Initiative (CBI) y la International Capital Market Association (ICMA), cuyos principios son los más aceptados y aplicados a nivel global.

San Román, afirmó a Bloomberg Línea que la normativa fue aprobada y ya cuentan con un primer expediente de un instrumento que están analizando para ver si cumple con los requerimientos y la normativa.

A nivel internacional, las Bolsas se consideran instancias importantes para estos aspectos, pues no solo promueven directamente la posibilidad de adquirir y negociar valores que financien proyectos de beneficio social y ambiental, sino también cooperan con los distintos países para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, también conocidos como la Agenda 2030.

PUBLICIDAD

En Guatemala existe ya un buen número de entidades que, por distintos motivos, incluyendo exigencias de sus clientes globales, cumplen ya con principios ASG (es decir, ambientales, sociales y de gobernanza corporativa) y/o de sostenibilidad; estas entidades podrían aprovechar para financiar proyectos específicos y trasladar así al mercado actividades que desde el punto de vista estratégico promuevan la sostenibilidad en sus respectivos ámbitos de operación.

gerente general de de la Bolsa de Valores Nacional (BVN).dfd

Por otro lado, cada vez hay más apetito de inversionistas institucionales por este tipo de valores, por lo que es posible considerar que las ofertas públicas de valores de este tipo cuentan con potencial de éxito comercial.

La (BVN) a fin de incluir y regular estos valores en el mercado guatemalteco, adicionó normas tanto en su “Reglamento para la Inscripción de Valores” (que contiene los requisitos de autorización) como en su “Reglamento sobre Divulgación y Actualización de Información de Entidades Emisoras” (que contiene normas para el mantenimiento y revelación de información una vez los valores han sido autorizados).

PUBLICIDAD

Por lo anterior, además de cumplir con lo ya establecido por la Ley del Mercado de Valores y Mercancías y por la normativa interna de la Bolsa debe añadirse un informe u opinión emitido por una entidad especializada en temas de sostenibilidad, en donde se haga constar que se cumple con los principios elegidos aplicables.

Este informe debe ser actualizado al menos una vez al año mientras los valores se encuentren vigentes, además de informar periódicamente cualquier avance o cambio.

PUBLICIDAD

Colocación de CMI Capital “aceleró proceso”

Hace un año, aproximadamente CMI Energía, que forma parte de la unidad CMI Capital de Corporación Multi Inversiones (CMI), cerró exitosamente la colocación de US$700 millones en bonos verdes, con vencimiento a 8 años (2029) y una tasa (cupón) de 6.250%.

Además, concretó un crédito sindicado (otorgado por varias instituciones financieras a la vez), para refinanciamiento de deuda, informó en un comunicado la compañía multilatina en Guatemala.

Los inversionistas que adquirieron los bonos emitidos por CMI Energía, proceden de diferentes latitudes, de Estados Unidos son un 56%; de Europa, 29.4%, un 12.3 % de Latinoamérica y un 2.3% de Asia. La demanda de los mismos fue superior en cinco veces, el tamaño del monto emitido.

PUBLICIDAD

Rolando San Román de (BVN), comentó que el tema ya estaba sobre la mesa, pero, la adquisición de bonos verdades de CMI Capital fue algo positivo y “aceleró” el proceso.

“Esto sirvió para que pudiéramos poner acelerador al tema y publicáramos la normativa, esperamos que en el mercado local tenga un impacto positivo”, afirmó.

Según San Román es un dato positivo para la economía de Guatemala y para el desarrollo de los mercados de valores a nivel internacional porque impacta a toda Latinoamérica al ver el potencial que tienen las empresas y el interés que existe de inversionistas de adquirir estos instrumentos, las tasas y lo que se pueda lograr, resaltó.

PUBLICIDAD

Mercado de deuda regional

El presidente del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Dante Mossi dijo, recientemente, a Bloomberg Línea que están trabajando en un sistema de mercado de deuda regional unificado.

San Román agregó que uno de los temas que están analizando en el marco de ese proyecto llamado AMERCA, es analizar si se pueden brindar herramientas para facilitar la liquidación de ese proceso regional de deuda pública.

“Este proyecto abre a cada país al mercado regional de deuda y la posibilidad de conectar con capitales de Corea. Cuando se salgan a vender bonos, los inversionistas podrán ver a toda Centroamérica, en lugar, de ir país por país”, aseguró el presidente del banco.

Según Mossi los ministros de Finanzas de la región aún no definen en qué país quedará el registro. Pero, acordaron que los servidores estén localizados en San Salvador, El Salvador.

A través de un fondo de capital equities, el BCIE ofrecerá deuda y también capital a los negocios, porque hay algunos que son más riesgosos y requieren de socios, enfatizó Mossi.

Según datos del BCIE este proyecto tiene el potencial de crecer a un mercado de US$120 mil millones porque cada país emite deuda y emitir en el mercado regional saldrá más barato que en uno internacional, por lo tanto, esperan resultados a finales del presente año.

Democratización del mercado

San Román aseguró, que para lograr un mercado con profundidad y con liquidez, lo ideal es salir y entrar rápidamente del mismo, pero la clave es que haya una base amplia de inversionistas.

Algunos inversionistas deciden quedarse con sus valores y si son de deuda hasta que lleguen a su vencimiento; pero otros, prefieren salir de sus instrumentos, por lo tanto, depende de las condiciones del mercado si los precios están subiendo o bajando.

“Cuando salgamos con títulos de deuda y/o acciones es bueno que el mayor número de inversionistas puedan participar esos instrumentos y se desarrolle un buen mercado secundario”, destacó el profesional.

Para San Román es lógico pensar, que un punto de partida ideal es con el instrumento de deuda pública, porque los datos macroeconómicos del país lo hacen sólido para ampliar la base de inversionistas, dado que posteriormente pueden extenderse a otros instrumentos de deuda de empresas privadas con rendimientos atractivos.

Por otro lado, generalmente, lo que se conoce como la curva de rendimiento del título público es la que sirve para dar información tanto al mercado de deuda corporativo como al accionario de cuáles son las condiciones de la tasa de interés para el instrumento que tiene menor riesgo.

El proceso de democratización ha ido avanzando, por ejemplo, en el 2017 se lograron colocar Q8 millones, pero a finales del 2021 se colocaron los Q100 millones disponibles, y en el primer trimestre del presente año, llevan colocados Q81 millones de Q500 millones, que se ampliaron este año.

La BVN estima que sobrepasarán lo del año pasado, pero el cupo es mayor para llegar a un mayor número de inversionistas.

“Lo importante de ampliar la base con inversionistas es poder acceder, no solo a estos instrumentos, sino atraer a otros inversionistas extranjeros al mercado local”, concluyó San Román.

PUBLICIDAD