Asia

Michelle Bachelet pide a China revisar sus políticas antiterroristas

La máxima responsable de derechos humanos de las Naciones Unidas afirmó que cualquier acción del gobierno chino para hacer frente al presunto terrorismo y revertir lo que Pekín denomina radicalismo no debe ir en detrimento de los derechos humanos.

sostuvo varias reuniones durante su viaje de seis días a China.
Por Bloomberg News
28 de mayo, 2022 | 08:18 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Michelle Bachelet habló en una rueda de prensa al final de su viaje de seis días a China, quien afirmó en repetidas ocasiones que no era una “investigación” de las prácticas chinas en la región de Xinjiang o en otros lugares.

“Animé al gobierno a revisar todas las políticas antiterroristas y de desradicalización para garantizar que cumplen plenamente las normas internacionales de derechos humanos y, en particular, que no se aplican de forma arbitraria y discriminatoria”, dijo Bachelet.

PUBLICIDAD

Sus comentarios fueron rápidamente criticados por los defensores de los derechos humanos en las redes sociales.

#BREAKING La jefa de Derechos Humanos @mbachelet “incapaz” de evaluar los abusos a los derechos humanos de los #Uyghur, los enmarca en el contexto de las medidas “antiterroristas” y de “desradicalización” (que no lo son).

PUBLICIDAD

“Es absolutamente sorprendente”, dijo a Bloomberg News Adrian Zenz, investigador principal de estudios sobre China en la Fundación Conmemorativa de las Víctimas del Comunismo, sobre las declaraciones. “Delata una falta de comprensión o de querer entender lo que ha estado ocurriendo en la región”.

Bachelet dijo que planteó “la falta de supervisión judicial independiente” del sistema VETC, o lo que China denomina Centros de Educación y Formación Profesional en Xinjiang, pero que en realidad son campos de detención. Sin embargo, no pudo “evaluar la escala completa” de los VETC, añadió.

Bachelet se mantuvo alejada de la polémica en su conferencia de prensa, en la que respondió a las preguntas de los periodistas en inglés y en chino. Su respuesta más detallada fue a una pregunta sobre la violencia con armas de fuego y el racismo en Estados Unidos formulada por un periodista de los medios de comunicación estatales chinos.

La oficina de prensa del Secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, dijo en un comunicado a última hora del sábado que EE.UU. seguía preocupado por los esfuerzos para restringir y manipular la visita de Bachelet.

PUBLICIDAD

“Nos preocupan las condiciones que las autoridades de Pekín impusieron a la visita, que no permitieron una evaluación completa e independiente del entorno de los derechos humanos” en China, según el comunicado. “Nos preocupan además los informes de que se advirtió a los residentes de Xinjiang que no se quejaran ni hablaran abiertamente de las condiciones en la región”.

La visita de Bachelet ya había sido criticada por no conseguir garantías de acceso sin restricciones a Xinjiang, donde según una evaluación de Naciones Unidas de 2019 se calcula que hay un millón de personas detenidas.

PUBLICIDAD

Bachelet dijo el sábado que pudo hablar “sin supervisión” con los chinos. Dijo que había visitado una prisión y un antiguo centro de formación profesional y educación, y que pudo interactuar con una serie de organizaciones de la sociedad civil, académicos y líderes comunitarios y religiosos.

El embajador de EE.UU., Nicholas Burns, había expresado anteriormente a Bachelet su “profunda preocupación” por los intentos de Pekín de manipular su viaje, según personas que participaron en una llamada esta semana con diplomáticos basados en China y que pidieron el anonimato por no estar autorizados a hablar públicamente.

PUBLICIDAD

Llamada con Xi

A principios de la semana, el presidente Xi Jinping mantuvo una llamada con Bachelet, un movimiento inusual para un líder que habla sobre todo con otros jefes de Estado, que subrayó la importancia que China dio a su visita.

Los medios de comunicación estatales chinos afirmaron posteriormente que Bachelet elogió la trayectoria de China en materia de derechos humanos durante la llamada, algo que su oficina pareció negar más tarde en una “aclaración” enviada por correo electrónico sobre sus comentarios “reales”.

PUBLICIDAD

También se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, que fue fotografiado con un ejemplar de un libro de Xi sobre derechos humanos, y se dirigió a los estudiantes de la Universidad de Guangzhou, en el sur de China, para hablar de una amplia gama de temas, entre ellos los derechos humanos y el desarrollo sostenible.

El viceministro de Asuntos Exteriores, Ma Xhaoxu, informó a los medios de comunicación sobre la visita de Bachelet el sábado, según informó el Ministerio de Asuntos Exteriores chino en su página web. Las dos partes “mantuvieron conversaciones extensas, profundas y sinceras en un espíritu de respeto mutuo y apertura”, según el ministerio.

PUBLICIDAD

Injerencia occidental

La lectura china denunció la reciente tendencia “a politizar e instrumentalizar el Consejo de Derechos Humanos de la ONU” y a que los países occidentales “utilicen los derechos humanos para interferir en los asuntos internos de otros”.

Philip Alston, profesor de Derecho de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York, dijo en un seminario web el viernes que, a pesar de las críticas, el viaje de Bachelet era “extremadamente importante” porque ponía el foco en Xinjiang.

La ex relatora especial del Consejo de Derechos Humanos de la ONU rechazó las afirmaciones de que estaba siendo utilizada por Pekín.

“Tiene mucha experiencia, es muy sofisticada”, dijo sobre la mujer de 70 años, que fue la primera elegida para dirigir un país sudamericano. “Es totalmente consciente de todas las diferentes dimensiones políticas de lo que está emprendiendo”.

Zenz, sin embargo, dijo que “será muy fácil para la propaganda estatal china presentar esto al menos como una absolución parcial de sus políticas en Xinjiang”.

(Actualizaciones con información en chino a partir del 14º párrafo).

(Actualizaciones con comentarios de la oficina del secretario de Estado de EE.UU. en los párrafos octavo y noveno).

Traducción por Natiana Gándara

PUBLICIDAD