Argentina

Hidrógeno Verde: MMEX dice que acuerdo con FMI facilitó inversión de US$500M en Argentina

Nabil Katabi, ejecutivo de MMEX Resources Corporation, que desarrollará un campo eólico y una planta de electrólisis en Tierra del Fuego, destaca las ventajas de invertir en la provincia del sur, pese a que Argentina no sea “un país fácil”

Nabil Katabi, Gerente de Financiamiento de proyectos junto a Jack W. Hanks, Presidente y CEO de MMEX Resources Corporation, en las tierras donde se hará el campo eólico (Río Grande, Tierra del Fuego)
31 de mayo, 2022 | 05:00 am
Tiempo de lectura: 5 minutos

Buenos Aires — Hace unas semanas, se conoció el segundo anuncio de inversión para la producción del hidrógeno verde en Argentina. El primero trascendió en octubre pasado, en el marco del COP-26, encabezado por la firma australiana Fortescue, para un proyecto de Río Negro.

El segundo lo encabeza la empresa estadounidense MMEX Resources Corporation, que a través de un acuerdo tecnológico con Siemens Energy, invertirá US$500 millones en Río Grande, provincia de Tierra del Fuego, para la construcción de un campo eólico de hasta 300 MW (160 MW base), y una planta de electrólisis que permitirá obtener más de 55 toneladas de hidrógeno verde por día.

PUBLICIDAD

Tras el anuncio, comenzará un análisis del viento fueguino, posterior construcción de un campo eólico y a partir de ahí la compañía saldrá a buscar financiamiento. Nabil Katabi, Gerente de Financiamiento de proyectos de MMEX Resources Corporation, conversó en exclusiva con Bloomberg Línea y reconoció que el acuerdo entre Argentina y el FMI facilitó la toma de decisión de la compañía y que la búsqueda de financiamiento estará focalizada en organismos multilaterales y bancos de desarrollo.

Sostiene que, al ser un proyecto con destino 100% exportador, las complicaciones económicas del país no tienen tanto impacto. Por el contrario, destaca las ventajas de invertir en una provincia como Tierra del Fuego, que al ser zona franca, incluye distintas ventajas impositivas.

PUBLICIDAD

Katabi afirma que Argentina está comprometida con el cambio climático. Pero además de estar comprometida, tiene los recursos para encarar ese proceso. No obstante, señala que aún debe aprovechar los recursos que tiene en Vaca Muerta. “Tiene que desarrollar los dos sectores, no es uno o el otro”, dijo.

Gerente de Financiamiento de proyectos de MMEX Resources Corporationdfd

La siguiente conversación fue editada por motivos de extensión y claridad.

¿Cómo fue el proceso de toma de decisión para anunciar la inversión en Río Grande, Tierra del Fuego? ¿Cómo surge la alianza con Siemens?

La empresa se dedica a este tipo de proyectos. El recorrido desde la década de 1980 es identificar, analizar y después financiar, operar y construir este tipo de proyectos. Es lo que hacemos, somos un desarrollador pequeño. Hacemos las cosas que los grandes no quieren hacer, y después nos terminan comprando los activos. Tenemos una presencia larga en Perú, hemos construído mucho. Hubo posibilidades de ir a la Argentina a finales de los 90′, para un proyecto de una pequeña refinería que finalmente no ocurrió por la crisis del 2001. Pero comenzó ahí la relación con Argentina y con Tierra del Fuego especialmente. En 2017 ya estamos de regreso en Estados Unidos, único país en el que tenemos actividades. Pero armamos a través de una relación con Siemens, y el enfoque que el mundo está poniendo en las energías renovables, una alianza de ingeniería para producir hidrógeno verde a partir de energías renovables, más que nada solar y viento. Este esfuerzo culminó en marzo, duró 9 meses. Tenemos ingeniería de detalle, para la dimensión de 55 toneladas de hidrógeno verde al día Sobre la mitad del camino nos acordamos de Argentina, de las condiciones de viento en Río Grande, que es una de las mejores en el mundo. Conocemos la zona. Reactivamos los contactos, las asociaciones que tenemos. Fuimos a ver en diciembre del año pasado y efectivamente encontramos el viento y la buena voluntad del Gobierno provincial que llevó a un acuerdo técnico de intercambio de información y eso nos ha ayudado a avanzar a las siguientes etapas que es en las que estamos ahora, que son de análisis de las condiciones de viento.

¿Cuáles son los tiempos que maneja la compañía para comenzar a producir?

Primero vienen tres o cuatro meses de análisis de las fuentes eólicas, para lo cual hay que construir un campo eólico. Esto nos va a medir con mayor precisión el monto de la inversión. De los US$500 millones anunciados, 60% es para el campo eólico. Es el componente mayor. Una vez que tenemos esto, podemos entrar a buscar acuerdos comerciales y financiación, que en el caso de Argentina es más que nada con multilaterales, bancos de desarrollo. Esta primera etapa lleva entre 10 meses y un año. De ahí se entra en la fase de producción de equipos y construcción del proyecto. Dos a tres años. En una ubicación simple y fácil, dos años. Pero Tierra del Fuego no es fácil, porque no hay infraestructura portuaria, habrá que analizar cómo llevar las eólicas allá, pero se hace. Ese es un poco el camino.

PUBLICIDAD

Son inversiones de mediano y largo plazo. ¿Cómo ven la industria del hidrógeno verde globalmente? ¿Creen que habrá demanda? ¿Cree que el precio, que hoy es muy alto, será competitivo?

El proyecto podrá existir sólo con un acuerdo comercial previo. ¿Quiénes son hoy los que quieren comprar este producto? Esencialmente grandes empresas energéticas europeas, algunas americanas y muchas asiáticas (Corea, malasia, japón, indonesia). Están buscando este producto, porque tienen incentivos por parte de sus gobiernos para conseguirlo y mejorar la matriz limpia de sus respectivos países. El empuje viene primero por ahí. El tema de costos es fundamental pero está muy ayudado por los Gobiernos. La suba de precio del gas, que es un tema de largo plazo, hace que el hidrógeno verde sea competitivo, contra el hidrógeno producido a partir de gas. El precio no sabría decirlo, porque no hay mercado internacional por ahora. Son transacciones una por una. Vamos a finalizar con alguién, acordaremos un precio y ese será el precio de este proyecto.

¿Cuánto impacta a la hora de apostar por este proyecto la situación de inestabilidad macroeconómica de Argentina y las dificultades financieras que presenta?

No es un país fácil. Antes le hablabas a algún banquero norteamericano y te decía ‘qué van a hacer allá’. Pero Tierra del Fuego es una zona especial, zona franca, con muchos incentivos tributarios, lo cual facilita mucho el proyecto. Es un proyecto destinado a exportación, entonces el riesgo comercial no es de Argentina, el riesgo comercial es de la multinacional que va a llevar el producto a donde sea. Eso es lo que hace que sea factible, si no no estaríamos ahí. El hecho de que haya un acuerdo con el FMI hace que todos los bancos multilaterales estén abiertos a financiar este tipo de proyectos en Argentina.

PUBLICIDAD

El panorama es mejor tras el acuerdo.

Era posible antes, pero el acuerdo con el FMI lo facilitó.

¿Y respecto a la inseguridad jurídica?

La inseguridad jurídica hay que medirla, como en cualquier proyecto de envergadura. Pero lo vemos muy factible, sino no estaríamos ahí. Y lo vemos factible gracias a la situación de la provincia. Hay muchos incentivos y apoyos.

PUBLICIDAD

¿A la hora de diseñar los proyectos, cuánto influye la alta inflación en Argentina?

La inflación argentina no tiene impacto en esto. Es un producto de exportación. El tema inflación no es de impacto mayor para el producto en sí. Sí lo es la inflación mundial, la industria de torres eólicas está sufriendo mucho.

Fortescue Future, la otra empresa que anunció inversiones para el hidrógeno verde en Argentina, pidió que se avance en un proyecto de ley de incentivos para la industria de este sector. ¿Acompañan este pedido?

Entiendo que la Ley está a punto de ser anunciada. Si finalmente saldrá, no lo sé. Pero es positivo y necesario que lo hagan.

PUBLICIDAD

¿Qué existan otros proyectos anunciándose es positivo para la compañía?

Más inversiones es mejor, no es competencia. Es un mercado mundial que está naciendo y que va a ser gigantesco.

Argentina tiene una tradición hidrocarburífera que además se está recuperando con fuerza. Pero a la vez están creciendo las industrias de energías limpias. ¿Creen que hay un compromiso del país hacia la transición energética?

Argentina firmó la COP 26 y los anteriores. Tiene el compromiso y creo que está tratando de implementarlo. Pero además del compromiso, Argentina tiene los recursos. Venimos de una historia de energía tradicional y sabemos que es difícil que desaparezca en dos años, van a ser 40 o 50 años. Mientras tanto hay que ir desarrollando todo lo que es renovable. Lo más importante es que Argentina tiene recursos colosales, al igual que en Vaca Muerta, tiene que desarrollar los dos sectores, no es uno o el otro.

TE PUEDE INTERESAR:

PUBLICIDAD