PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Brasil en español

Fertilizantes que se amontonan en puertos de Brasil indican mayor baja de precios

Al normalizarse el suministro, los precios han bajado en las últimas semanas, pero los agricultores siguen sin comprar

Foto referencial: Andrey Rudakov/Bloomberg
Por Tatiana Freitas y Tarso Veloso
07 de junio, 2022 | 12:51 pm
Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — Un exceso de fertilizantes en los mayores puertos de Brasil indica que el precio de los nutrientes podría tener que bajar aún más antes de que los agricultores empiecen a pensar en comprarlos.

En Paranaguá, los almacenes privados alcanzaron su capacidad máxima de almacenamiento de 3,5 millones de toneladas, según Luiz Teixeira da Silva, su director de operaciones. La terminal operada por VLI Logistics, una de las dos del puerto de Santos que almacenan fertilizantes, también está llena, según personas con conocimiento del asunto que pidieron no ser nombradas porque la información no es pública.

PUBLICIDAD

Los precios de los fertilizantes se dispararon hasta alcanzar cifras récord después de que la guerra en Ucrania hiciera temer una escasez. Brasil importa casi el 85% de sus fertilizantes y Rusia es el principal país de origen de ellos. Al normalizarse el suministro, los precios han bajado en las últimas semanas, pero los agricultores siguen sin comprar. Están esperando nuevas reducciones de los precios, según Marina Cavalcante, analista de Bloomberg’s Green Markets.

Los precios cayeron desde abril en medio de una demanda débil y amplios suministros en el corto plazodfd

“Los agricultores tienen la expectativa de que los precios sigan bajando después de los descensos de la semana pasada y de la anterior”, dijo. “Así que esperarán a nuevos descensos para hacerlo”.

PUBLICIDAD

Brasil es el mayor expedidor mundial de varios cultivos, entre ellos la soja. Los agricultores pueden retrasar sus compras hasta la víspera de la siembra de soja en septiembre. Pero si todos esperan demasiado, una prisa de última hora podría provocar cuellos de botella en el transporte interior que podrían dejar a algunos de ellos con las manos vacías.

-- Con la ayuda de Elizabeth Elkin.

PUBLICIDAD