Powell se enfrenta a la disyuntiva entre una inflación elevada en EE.UU. y una recesión

Los rendimientos de los bonos se dispararon y las cotizaciones bursátiles cayeron el viernes ante la preocupación de que la Reserva Federal pise más fuerte el freno de la política monetaria

Bloomberg Línea
Por Rich Miller
12 de junio, 2022 | 03:44 PM

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, se enfrenta a un cálculo cada vez más sombrío después de otra lectura de inflación caliente la semana pasada: Probablemente tenga que empujar la economía a la recesión para recuperar el control de los precios.

Después de pasar gran parte del año pasado sonando un poco como el ex jefe del banco central Arthur Burns, tolerante a la inflación, Powell ha asumido cada vez más el manto del asesino de la inflación -y el icono de la Fed- Paul Volcker. Es un papel que probablemente adoptará con gusto el miércoles, cuando hable con los periodistas tras la decisión ampliamente esperada de la Fed de subir los tipos de interés otro medio punto porcentual.

Pero, al menos hasta ahora, ha evitado respaldar la dura medicina monetaria -y la profunda recesión- que necesitó Volcker para acabar con la inflación hace cuatro décadas. Aunque Powell ha reconocido recientemente que controlar las presiones sobre los precios podría requerir algo de dolor -y tal vez incluso un mayor desempleo-, se ha mantenido alejado de hablar de una recesión.

VER +
Senadores llegan a acuerdo tentativo sobre nueva legislación de seguridad de las armas

Esto es quizás comprensible, dado lo tenso que es políticamente, especialmente para el Partido Demócrata del Presidente Joe Biden antes de las elecciones de mitad de período en noviembre.

PUBLICIDAD

“El presidente de la Reserva Federal no quiere que la palabra “r” salga de su boca de forma positiva, que necesitamos una recesión”, dijo el antiguo responsable de la política del banco central estadounidense, Alan Blinder. “Pero hay muchos eufemismos y los utilizará”.

Un número cada vez mayor de economistas -incluido el ex vicepresidente de la Fed, Blinder- afirman que puede ser necesaria una contracción económica y un aumento del desempleo para que la inflación baje a niveles más tolerables, y mucho menos para que vuelva a alcanzar el objetivo de precios del 2% de la Fed.

“Me he vuelto más pesimista sobre la posibilidad de estabilizar la inflación en un nivel aceptable sin una recesión”, dijo el economista jefe de JPMorgan Chase & Co. Bruce Kasman. Ve que se está desarrollando una dinámica en la que un periodo prolongado de alta inflación y un mercado laboral ajustado conduce a demandas salariales elevadas y más costes para las empresas.

PUBLICIDAD

En un estudio publicado el 6 de junio, la economista jefe de Bloomberg Economics en EE.UU., Anna Wong, y sus colegas sitúan las probabilidades de que se produzca una recesión este año en una de cada cuatro y de que se produzca una el año que viene en tres de cada cuatro. “Una recesión en 2022 es poco probable, pero la recesión en 2023 será difícil de evitar”, escribieron.

VER +
Irán prueba un nuevo corredor comercial para enviar productos rusos a la India

Los inversores han tomado nota. Los rendimientos de los bonos se dispararon y las cotizaciones bursátiles cayeron el viernes ante la preocupación de que la Reserva Federal pise más fuerte el freno de la política monetaria tras conocerse que los precios al consumo aumentaron en mayo a un nuevo máximo de 40 años, el 8,6%, respecto al año anterior. Los inversores endurecieron las apuestas de que la Reserva Federal seguiría subiendo los tipos de interés en pasos de medio punto en sus reuniones de julio y septiembre, y algunos economistas sostienen que ahora está sobre la mesa un aumento mayor de 75 puntos básicos.

La trayectoria y el destino final de los tipos de interés en los próximos meses dependerán en parte de la rapidez -y el alcance- con que los responsables políticos quieran enfriar la inflación y de cuánto dolor estén dispuestos a someter a la economía para conseguirlo.

El índice de precios de los gastos de consumo personal -el indicador de inflación preferido por la Reserva Federal- aumentó un 6,3% en abril con respecto al año anterior, más del triple del objetivo del 2% del banco central. Si se excluyen los costes volátiles de los alimentos y la energía, los precios básicos aumentaron un 4,9%.

Ethan Harris, jefe de investigación de economía global de Bank of America Corp., dijo que la Fed probablemente estaría dispuesta a comprometerse y aceptar un estancamiento de la inflación en el 3%, con la idea de abordar el rebasamiento de su objetivo gradualmente con el tiempo. Eso le permitiría evitar empujar a EE.UU. a una recesión.

“Recordemos que el gran luchador contra la inflación, Paul Volcker, dio marcha atrás con una inflación del 4%”, dijo Harris.

El ex economista jefe del Fondo Monetario Internacional, Olivier Blanchard, lamentó la “metedura de pata” de la Reserva Federal y otros bancos centrales al permitir que la inflación se descontrolara.

PUBLICIDAD

Blanchard, ahora miembro del Instituto Peterson de Economía Internacional, dijo que los bancos centrales deberían dejar de endurecer su política cuando la inflación caiga al 3% y fijar ese objetivo de precios, en lugar de arriesgarse a una recesión al reducirla al 2%.

VER +
China preocupa a EE.UU. con nuevas advertencias en privado sobre el estrecho de Taiwán

Blinder dijo que la Reserva Federal tiene que equilibrar dos riesgos contrapuestos.

Cuanto más tiempo se mantenga la inflación elevada, mayor será la posibilidad de que se afiance en la economía. Eso es lo que ocurrió en la década de 1970, cuando Burns era presidente de la Fed, y es la razón principal por la que Volcker tuvo que someter posteriormente a la economía a un gran esfuerzo para reducir la inflación.

Pero una acción demasiado agresiva para hacer frente a las presiones persistentes sobre los precios también conlleva peligros, dijo el profesor de la Universidad de Princeton. Podría empujar a la economía a una recesión muy severa que dispare el desempleo.

PUBLICIDAD

Un “error” de Burns

El economista del Deutsche Bank Peter Hooper, que fue uno de los primeros en Wall Street en pronosticar una recesión, dijo que sería un “error burnsiano” si la Fed se apartara de su objetivo de precios del 2%. Y ese es un error que, según él, Powell no quiere cometer.

Al menos por ahora, Powell tiene algo que Burns no tenía: el apoyo político para tomar medidas para combatir la inflación.

PUBLICIDAD

Biden, que mantuvo una rara reunión con Powell el mes pasado, ha reafirmado en repetidas ocasiones la independencia de la Fed para hacer lo que considere necesario para hacer frente a la subida de los precios. Y el presidente también ha dejado claro que considera que la alta inflación es el problema económico número 1 al que se enfrenta Estados Unidos.

“La inflación es la pesadilla de nuestra existencia”, dijo Biden al presentador de la cadena de televisión ABC Jimmy Kimmel en una entrevista el 8 de junio.