Mercados

Crisis global de las materias primas se dirige a nivel de década de 1970: Citi

La diferencia de precios entre 2019 y 2022 es equivalente al 5% del PIB global. Y la cifra podría ser aún mayor en el segundo semestre

Imagen de una estación de servicio en Japón
Por Enda Curran
13 de junio, 2022 | 09:37 am
Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — Los compradores mundiales de productos básicos estan en camino a pagar a los productores US$5,2 billones más en 2022 que en 2019 debido al aumento de los precios, según un nuevo análisis de escenario base de Citigroup Inc (C).

Ese aumento es el equivalente al 5% del PIB global, escribieron los analistas del banco en un informe dado conocer el lunes. En un escenario donde se materialicen los precios forward para el segundo semestre de este año, los compradores estarían pagando US$6,3 billones más que en 2019, o el 6,2% del PIB.

PUBLICIDAD

En cualquiera de los casos, un impacto de ese tipo estaría al nivel de lo que el mundo experimentó durante la crisis del petróleo de principios de la década de 1970 en términos de proporción del PIB global, indica el análisis.

“Cuanto más persista el shock de las materias primas, mayor será el impacto negativo en sus consumidores y en el crecimiento global neto y las acciones”, escribieron los analistas.

PUBLICIDAD

Destacaron a Europa y algunas economías emergentes como algunas de las más vulnerables a un impacto en el crecimiento si el shock se extiende, junto con la deuda en euros. Las monedas sudamericanas deberían beneficiarse, agregaron.

Un escenario de inflación más alta y más prolongada intensificaría el riesgo de una recesión en Europa y perjudicaría la competitividad de la producción del continente, escribieron los analistas de Citi, que estimaron que la inflación impulsada por los productos básicos ya está reduciendo los ingresos reales disponibles de los hogares europeos en un 2% anual.

Si bien un auge de las materias primas tendría “tanto ganadores como perdedores”, escribieron, el impacto sería bajista para el consumo y el crecimiento global.

“El grado de pesimismo dependerá de su traspaso a los salarios y la respuesta resultante de política monetaria, y es probable que se vea compensado en parte por un ‘reciclaje’ de ingresos por parte de los productores”, escribieron los analistas.

PUBLICIDAD