Uruguay

Fitch ratifica a Uruguay en BBB- pero señala presión electoral por más gasto

La agencia mantuvo la nota de la deuda, con perspectiva estable, aunque también marcó los desafíos ante la inflación y las mejoras fiscales

El presidente de la República junto a la ministra de Economía y Finanzas. Foto: Presidencia de la República.
29 de junio, 2022 | 02:38 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos

Montevideo — La agencia calificadora de riesgo Fitch Ratings ratificó la nota de Uruguay en BBB- con perspectiva estable, según una comunicación emitida en la tarde de este miércoles. La empresa destacó la reducción del déficit fiscal, aunque en distintos pasajes de su análisis señaló que el avance puede verse limitado por presiones políticas que impulsen mayor gasto social en la medida que se acerque la campaña electoral de 2024.

Fitch espera que la inflación termine 2022 en 8,5% y se modere hasta 7,3% en 2023, dados los efectos de la indexación salarial. El rango meta del gobierno estará desde setiembre entre 3% y 6%. En ese sentido, la calificadora señaló que el Banco Central del Uruguay “sigue teniendo dificultades para anclar las expectativas de inflación” en un horizonte temporal más largo.

PUBLICIDAD

La calificadora destacó el abatimiento del déficit fiscal, que llegó a ser de 5,8% del PIB a fines de 2020, cerró 2021 en 4,3% del PIB y se ubicó en 3,6% del PIB en los 12 meses cerrados a abril. Al analizar la trayectoria, apuntó que hubo mejoras en los ingresos, pero también caídas en el salario real de los funcionarios públicos y jubilaciones, así como en inversión pública. En tanto, remarcó el cumplimiento de la nueva regla fiscal consagrada en la Ley de Urgente Consideración.

La agencia prevé que el déficit descienda al 3,1% en 2022 y de 2,7% en 2023, en la medida que el gasto por la pandemia y los ingresos extraordinarios obtenidos para financiarla se vayan eliminando en su mayor parte. La estimación va en línea con la proyección del Poder Ejecutivo.

PUBLICIDAD

El alcance de la mejora “podría verse limitado” por la “presión política” previa a las elecciones en favor de recortes de impuestos y el aumento del gasto social, sostuvo Fitch Ratings sobre el déficit fiscal.

Además señaló que el gobierno deberá lograr consensos en la coalición oficialista para avanzar en las reformas prometidas. Esto bajo la advertencia, según Fitch, de que algunas de ellas pueden ser impopulares. La agencia mencionó los cambios anunciados en el sistema de seguridad social, en el mercado de combustibles y en la enseñanza. Sin embargo, la ventana de oportunidad para llevar adelante las reformas se hará más estrecha en la medida que se acerque el proceso de campaña para las elecciones presidenciales, sostuvo la empresa.

Crecimiento y desafíos

El escrito destacó la fortaleza institucional y las finanzas “robustas” pero advirtió sobre distintos factores que limitan el avance en la escala de la calificadora. Entre los motivos mencionó las débiles perspectivas de crecimiento económico a mediano plazo, los problemas de competitividad, una deuda pública superior a la de otros países, así como la sensibilidad a las variaciones del tipo de cambio y una inflación “persistentemente” elevada.

Fitch espera en Uruguay un crecimiento económico de 4,7% del PIB en 2022, de 3,1% en 2023, y que luego comience a converger hacia una tasa de 2%. “El crecimiento potencial sigue estando limitado por las tendencias demográficas adversas y los principales problemas de competitividad”, sostuvo al señalar la rigidez de las normas laborales, el costo de le energía y los desafíos a nivel educativo.

PUBLICIDAD

El gobierno tiene la intención de aprobar reformas que aborden estos problemas, pero está por verse cuánto puede lograr avanzar antes de las elecciones de 2024″, señaló la calificadora. Además remarcó como otro punto relevante la necesidad de avances en la apertura comercial.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

PUBLICIDAD

Gobierno uruguayo espera crecimiento de 4,8% del PIB en 2022

“Debería haber estatuas para CFK en cada rincón de Uruguay”, dice el inversor VC Passoni

El millonario mercado del open banking que América Latina no ha aprovechado

PUBLICIDAD