Uruguay

“Debería haber estatuas para CFK en cada rincón de Uruguay”, dice el inversor VC Passoni

Paulo Passoni, especialista en capital de riesgo y ex SoftBank, analizó en entrevista con Bloomberg Línea el delicado momento que atraviesan las startups en Latinoamérica

"La mayoría de las empresas que se han quedado sin dinero se venderán por casi nada", dijo el inversor
23 de junio, 2022 | 06:00 AM
Tiempo de lectura: 11 minutos

Montevideo — Paulo Passoni, inversor de Venture Capital (VC), asegura que el ecosistema tecnológico uruguayo “está en movimiento”. El empresario, que ahora busca desarrollar su apoyo a startups tras haber sido una pieza clave de SoftBank para América Latina, estuvo hace dos semanas en Uruguay. Allí conversó con emprendedores sobre el impulso del clúster local, que según afirmó se posiciona como una “reserva de talento” y nuevas ideas para la región, en particular en infraestructura para fintechs.

En entrevista con Bloomberg Línea, el brasileño destacó la efervescencia generada tanto a raíz de emprendedores uruguayos como por la llegada de empresarios argentinos que en los últimos años se mudaron al otro lado del Río de la Plata, algunos de ellos como Marcos Galperin de MercadoLibre o Martín Migoya y Guibert Englebienne de Globant.

“No se consigue ese tipo de calidad en ningún otro lugar en América Latina. Los impulsores de por qué se está formando ese clúster en Uruguay... Bueno, debería haber estatuas para Cristina (Fernández de Kirchner) en Uruguay, en cada rincón de Uruguay”, dijo Passoni al aludir a las reconocidas críticas de los empresarios tecnológicos argentinos al gobierno kirchnerista.

PUBLICIDAD

“La mayoría de las empresas que se han quedado sin dinero se venderán por casi nada”

Paulo Passoni

El empresario fue hasta abril socio director en SoftBank del fondo de la empresa para América Latina, y ahora resolvió emprender por su cuenta. Además antes trabajó en Third Point como director de mercados emergentes, con foco en América Latina.

Sobre el actual momento del mercado, el inversor estimó que es el tiempo de un “cambio de régimen” en el que solo podrán salir adelante los “sobrevivientes”. “Cuando los empresarios se quedan sin efectivo, van a tener que lidiar con su realidad”, dijo. Además anticipó que habrá “sorpresas” al tener que vender algunas compañías, ya sin dinero, “por casi nada”. Según sus proyecciones, el crecimiento volverá para 2025.

La siguiente entrevista fue editada por motivos de extensión y claridad.

PUBLICIDAD

Recientemente dijo que era muy optimista sobre las startups uruguayas y su ecosistema. ¿Podría explicar el potencial que ve y por qué?

Creo que el primer punto es que cuando pensamos en clústers de desarrollo en cualquier industria, importa mucho la calidad de la gente en esos clústers. Y las empresas más exitosas de América Latina y los fundadores de esas empresas están ahora en Uruguay. MercadoLibre, Globant, dLocal, Kaszek, puedo seguir con la lista. Cuando se piensa en la calidad de un clúster, como predictor de futuras nuevas ideas de alta calidad, me entusiasma bastante Uruguay. No se consigue ese tipo de calidad en ningún otro lugar de América Latina. Los impulsores de por qué se está formando ese clúster en Uruguay... Bueno, debería haber estatuas para Cristina (Fernández de Kirchner) en Uruguay, en cada rincón de Uruguay. Y segundo, la gente se muda a Uruguay para ahorrar en impuestos. Eso es una verdad. Es un lugar agradable, lindo, seguro para vivir, y a todo el mundo le gusta. Eso es seguro. Hay un ambiente de paz, que también ayuda cuando uno quiere formar una familia. Pero también te ahorras impuestos. Así que Uruguay encontró esta oportunidad para sí mismo como un país que da la bienvenida a los empresarios de la tecnología, que les ayuda a ahorrar en impuestos. Como resultado, pueden hacer lo que quieran con su dinero, con la esperanza de comprometerse con causas sociales con el ahorro de impuestos que obtienen. Y de repente tienen un clúster formándose. Una reserva de talento de gran calidad en Uruguay, de Argentina y de otros lugares que empiezan a mudarse allí. Tienes un movimiento en marcha. La prevalencia de personas con talento en Argentina y Uruguay es notable, a pesar de que ambos países son pequeños. Producen mucha gente de alta calidad, porque tienen grandes sistemas educativos en comparación con otros países de la región.

¿Es relevante que Uruguay tenga un gobierno más “market friendly”, mientras la región se corre hacia la izquierda?

Absolutamente. A eso se refería el comentario sobre la estatua para Cristina (risas). Creo que Marcos Galperin y Martín Migoya nunca se mudarían a Uruguay si no fuera así. No creo que quisieran alejarse de Buenos Aires. A todos ellos les encanta Buenos Aires. Es una ciudad increíble. Se mudaron porque se enfrentaban a un entorno político realmente hostil para ellos. Por eso se mudaron. La pérdida de uno es la ganancia de otro, y creo que Uruguay está jugando muy bien esa estrategia. Para atraer a esa gente tienen que ser más pragmáticos con los negocios.

Usted dijo que los impuestos juegan un papel clave para atraer a estos fundadores...

De la misma manera que sucede para la gente que se muda a Miami desde Nueva York. No dicen que se mudan sólo por los impuestos. Pero si las tasas impositivas de Nueva York y Miami fueran idénticas la gente no se iría a Miami. Eso es bastante obvio.

¿Pero qué otros incentivos recomendaría implementar en Uruguay?

Las visas para trabajadores del sector tecnológico es uno fácil. Así, si querés mudarte a Uruguay, esto lo hace un proceso súper fácil. Creo que la comunidad tecnológica se nutre de la diversidad y la inclusión, así que también una agenda social muy orientada a eso. Si miras los mayores centros tecnológicos del mundo, son muy liberales: Silicon Valley o Berlín. Son lugares donde todo el mundo es bienvenido, independientemente de sus creencias. Esto es muy importante. Creo que Uruguay es barato ahora en términos de costo de vida, pero cambiará rápidamente. Los inmuebles se van a encarecer. Quizás pueda haber una política del gobierno para asegurarse de que los inmuebles para los trabajadores de la tecnología sean asequibles. Es una medida inteligente a largo plazo. Pero creo que la construcción de la comunidad tiene que ser de los propios empresarios. No es algo en lo que tenga que participar necesariamente el gobierno. Esto es algo que comenté con empresarios y fundadores con los que me reuní hace dos semanas: tienen que organizarse más juntos y compartir información. Ya lo están haciendo, pero más de eso es una buena noticia.

¿Qué pueden hacer las startups uruguayas para acceder a más financiamiento? ¿Deben empezar a pensar en lanzarse en otros mercados incluso antes de hacerlo en Uruguay, debido al tamaño del mercado uruguayo?

Te puedo garantizar que, cualquier startup en Uruguay, no es sobre Uruguay. Te garantizo que las startups en Uruguay son sobre Brasil, México u otros países. Así que Uruguay es sólo un lugar para desarrollar el producto, porque el talento de ingeniería es muy alto. No se trata de Uruguay. Tal vez Uruguay sea un buen terreno de pruebas, pero tres millones de personas no son suficientes para sostener ninguna empresa. Eso te obliga por la realidad a irte al extranjero, pero siempre puedes tener el corazón y el desarrollo de la empresa en Uruguay. Para atraer más dinero creo que sólo tienen que tener grandes ideas, y con grandes ideas hay que relacionarse con grandes empresarios. Por eso soy optimista. Si sos un joven en dLocal, MercadoLibre o Globant, tener a esos fundadores respaldándote y ayudándote a pensar en tu negocio, va a aumentar la probabilidad de éxito de tu idea, y eso te haría conseguir más dinero, porque la idea sería mejor cuando llegue a los fondos de capital de riesgo.

¿Qué empresas está mirando actualmente en Uruguay y ve con un potencial importante?

Diría que es muy interesante Datanomik, la empresa de APIs de banca abierta que es una spinoff de dLocal. Hay algunas empresas de ciberseguridad que son muy interesantes también. Uruguay se está convirtiendo en un lugar donde están naciendo empresas de infraestructura financiera más que cualquier otra cosa. Es muy interesante lo que está sucediendo en ese espacio en particular. Esas empresas ofrecen algunas de las mejores recompensas de riesgo para el venture capital. Lo llaman la Estonia de Sudamérica. La historia de Estonia es que crean muchas empresas de infraestructura relacionadas con las fintechs. Así que Uruguay es algo así para América Latina. Lo que no he visto todavía, pero espero ver, es a empresarios de Brasil, Chile o Colombia diciendo: “Este es un gran lugar para empezar, quiero mudarme a Uruguay para empezar mi empresa”.

PUBLICIDAD

Usted trabajó en SofBank. ¿Cómo ve a SoftBank en este nuevo contexto de tasas, teniendo en cuenta sus enormes pérdidas durante el último año fiscal?

Eso deberías preguntárselo a ellos, no a mí.

¿Y en general el gran capital de riesgo?

Creo que hay un cambio de régimen. Estábamos viviendo con tasas de interés reales súper bajas en todo el mundo, y con una impresión masiva de dinero. Eso ha provocado finalmente una alta inflación en los países desarrollados, la más alta en 40 años. Y la próxima década, la inflación media será probablemente mucho más alta que durante la última década. Y si eso ocurre, la volatilidad será mucho mayor, lo que equivale a más sorpresas. El problema no es el nivel absoluto de inflación, sino cómo subirá y bajará la inflación, porque cambia demasiado el funcionamiento de las empresas. Eso, a su vez, requiere tasas de interés más altas, lo que destruye los múltiplos de las empresas. Como este último punto todavía no es muy bien entendido por los empresarios que están en una fase inicial -sí lo es por los inversores del mercado público-, lo que sea que estés construyendo no va a alcanzar la misma escala que alcanzaría de otra manera. En consecuencia, los resultados ya no son tan grandes, y las valoraciones tienen que bajar. Todo esto tiene que ir bajando. A fin de cuentas, los fondos de Venture Capital buscan un determinado tipo de rendimiento. Si sus grandes resultados ya no son tan grandes, tienen que ajustarse en las rondas semilla, series A, series B, series C. Este proceso se está desarrollando y llevará tiempo. El retraso durará alrededor de un año, año y medio. Así que primero suceden las cosas en los mercados públicos y luego las cosas en los mercados privados. Hay muchos empresarios que creen que los inversores están jugando, tratando de utilizar esta agitación del mercado para obtener mejores condiciones. Eso no es en absoluto lo que veo. Los inversores están realmente muy preocupados por el cambio de régimen. Y que todas sus suposiciones y premisas van a ser erróneas, por lo que tendrán que ajustarse para el futuro. Y en ese proceso no se ve ninguna inversión. Cuando los empresarios se quedan sin efectivo, van a tener que lidiar con su realidad. Están tratando de extender su efectivo bajando la quema de capital, de modo que buscan dinero lo más tarde posible, porque es muy difícil obtener ese dinero en un cambio de régimen.

¿Cree que los empresarios que no han entendido este cambio de régimen son los que van a acabar como Buenbit en Argentina, Bitso, o las otras empresas de criptomonedas que están despidiendo personas? ¿Es porque no entendieron lo que iba a pasar?

Todo el mundo escribe sobre los despidos de forma negativa. Es negativo para las personas que son despedidas. Siento mucha empatía por ellos. No hace falta decirlo. Pero es súper positivo que se tomen medidas. Estaría mucho más preocupado si no estuvieran ajustando y no despidiendo gente. ¿Por qué? Porque eso demostraría que no han entendido el cambio de régimen. Es lo contrario. Se ve mal para ellos, porque están teniendo que despedir al 10-20% de su gente, pero si no lo hacen, van a darse contra la pared como un tren. Cuando intenten ajustarse, será demasiado tarde. Hay demasiada inercia. Así que al tomar medidas tempranas, están aumentando sus probabilidades de supervivencia, al igual que Amazon sobrevivió a la caída de las punto com. Literalmente, hubo un año en que Amazon casi no creció. Sobrevivieron, y luego construyeron una empresa increíble. El momento actual es de supervivencia, y las empresas que lo han entendido están despidiendo gente.

PUBLICIDAD

¿Por ejemplo no critica a las empresas que gastaron enormes cantidades en marketing para acelerar el crecimiento, hicieron muchas contrataciones con salarios inflados, y ahora tienen que reducirlos?

En primer lugar, los salarios no estaban inflados. Se rigen por el mercado. Hay más demanda de personas que oferta, así que los salarios subieron, así de simple...

Pero también hubo mucha liquidez que se inyectó en el mercado...

Sí, pero fue un factor de oferta y demanda de trabajo, y eso es lo que ocurre. En cuanto a los gastos de marketing, es obvio en retrospectiva que no fue inteligente. ¿Por qué digo eso en retrospectiva? Fue muy, muy difícil para las empresas y los capitales de riesgo decir: “No, no crezcas, y deja que tu competidor crezca de forma irracional”. Fue duro ver cómo sucedía. Las grandes empresas son ganadoras, son paranoicas, no quieren perder. Ese es el rasgo de la mayoría de los grandes fundadores. Ahora, en retrospectiva, 2021 fue el año para hacer todo lo contrario a tus competidores. Ahorrar dinero, recaudar, y no hacer nada. Si hubieras tenido una bola de cristal, habrías dicho: OK, vamos a recaudar dinero y no hacer nada. Pero eso es en retrospectiva. La gente no sabía que la fiesta iba a terminar tan abruptamente. Ahora entienden que la fiesta terminó, y tienen que ajustarse lo más rápido posible para evitar quedarse sin dinero, y que sus empresas mueran. Por cierto, eso ocurrirá muchas veces. Los sobrevivientes construirán los negocios. La historia de MercadoLibre es sorprendente. ¿Cuántos mercados existían en los años 90 con los que MercadoLibre competía? Era una larga lista. Hoy están aquí porque son los únicos que sobrevivieron. Todos los demás quebraron. Aquí están, y construyeron una empresa increíble a partir de eso, porque tuvieron paciencia. Cuando los mercados vuelvan a abrirse, podrán pensar en volver a crecer, quizás en 2024 o 2025.

PUBLICIDAD

¿Cree que ocurrirá algo parecido con las fintech y las cripto?

Absolutamente, aplica literalmente a todo lo que fue negativo para el flujo de caja. Estamos en un momento de repliegue y supervivencia. Algunas ideas son tan poco inteligentes que los fundadores deberían básicamente abandonarlas por completo. Este es un gran momento para que los empresarios digan: “Eso fue una estupidez, déjame hacer otra cosa con mi vida”. Eso también ocurrirá muchas veces.

¿Cuánta actividad de fusiones y adquisiciones podemos esperar este año y en 2023?

Mucha más que antes. La gente cree que recibirá dinero de verdad por sus empresas. Se van a llevar una fría sorpresa. La mayoría de las empresas que se han quedado sin dinero se venderán por casi nada. Porque la alternativa es cero, y el comprador lo sabe. Así son las cosas.

¿Cuánto tiempo cree que durará este momento y cuándo cree que volverá a producirse el siguiente ciclo de inversión?

En EE.UU., el sector del capital riesgo representa el 1,75% del PIB, pero tiende a aumentar en las próximas décadas. Con el tiempo, esta forma de crear nuevas empresas alcanzará el 5% del PIB. No sé si ocurrirá dentro de 10 o 20 años, pero subirá. Sin embargo, en los próximos 24 meses bajará. En LatAm la misma cifra es del 0,3% hoy, y a largo plazo también va a subir. Mi predicción en la bola de cristal es que saldremos del bache y empezaremos a crecer de nuevo en 2025. En 2025 todo el mundo entenderá cómo son las valoraciones, cómo son las empresas, los empresarios se habrán adaptado, y empezarán a crecer de nuevo. Pero podrían pasar otros 10 o 20 años para que veamos otro 2021. Fue como en 1999. Sucedieron muchas cosas irracionales, pero si estabas dentro, no lo veías tan claramente. Rondas de 100 veces los ingresos, empresas con US$500 millones de ingresos que se valoran en US$1.000 millones. Eso ocurría a diestra y siniestra, incluso en América Latina.

PUBLICIDAD

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Fundador de DeRemate y ZonaProp: “Argentina necesita una reforma impositiva importante”

Tras Bitso y Buenbit, 2TM de Brasil despide al 12% de su plantilla

PUBLICIDAD