Economía

Experimento de control de precios por pandemia falla gravemente en Kuwait

Sus efectos secundarios tienen un costo cada vez mayor para las empresas y los consumidores

Embarcaciones a motor atracadas en el puerto deportivo de Sharq por la noche en la ciudad de Kuwait, Kuwait, el lunes 14 de agosto de 2017.
Por Fiona MacDonald
03 de julio, 2022 | 12:32 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Los controles de precios diseñados para congelar los costos de los alimentos durante el brote de Covid-19 en Kuwait han sobrevivido a lo peor de la pandemia, causando estragos económicos indiscriminados dos años después.

Se trata de una medida provisional de uno de los países más ricos del mundo, destinada a proteger una economía que depende de las importaciones para más del 90% de sus alimentos.

PUBLICIDAD

Pero como sus efectos secundarios tienen un costo cada vez mayor para las empresas y los consumidores, la experiencia de Kuwait supone una lección para un número creciente de naciones de todo el mundo que están imponiendo o al menos debatiendo controles de precios para hacer frente a una inflación récord.

La inflación promedio de Kuwait va camino de ser la más alta del Golfodfd

“Controlar los precios provocará escasez”, dijo Eid Al-Shihri, economista miembro de la junta directiva de la Sociedad de Empresarios de Kuwait. “Cuando el gobierno congela los precios, se aleja del equilibrio del mercado, por lo que quienes están en el lado de la oferta del mercado se ven afectados”.

PUBLICIDAD

Incluso cuando los precios mundiales de los alimentos alcanzan un máximo histórico y las crisis de suministro se extienden tras la invasión rusa de Ucrania, Kuwait ha seguido aferrándose a los límites de lo que las empresas pueden cobrar por los alimentos básicos, alejando a los proveedores y aumentando el riesgo de que algunos productos básicos escaseen.

La elaboración de una solución nacional a un dilema mundial está llena de riesgos, incluso en el caso de Kuwait, un importante productor de petróleo que se encuentra entre los beneficiarios de los mayores precios de la energía.

Como salvaguarda contra la inflación, el país árabe ya cuenta con un sistema de generosos subsidios del gobierno, así como con puestos de trabajo garantizados para los ciudadanos.

Defensa contra la pandemia

Pero el gobierno decidió que tenía que hacer más para proteger la economía de la pandemia, y el Ministerio de Comercio e Industria resolvió en marzo de 2020 congelar todos los precios de los alimentos al consumidor.

PUBLICIDAD

A pesar de que los precios están controlados, la inflación de Kuwait sigue siendo más alta que la de sus vecinos, y el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que alcanzará una media del 4,8% este año.

Sin embargo, los topes nunca se han levantado, a pesar de las intenciones de hacerlo, y ahora se están volviendo contraproducentes en formas que Kuwait está luchando por contener. Los perdedores de la situación son muchos.

PUBLICIDAD

Algunos fabricantes están desviando ciertos productos de Kuwait, según personas familiarizadas con el asunto. En ocasiones, los productores están desviando sus productos de Kuwait en el último momento, optando por otros países del Golfo donde pueden obtener ganancias y enfrentarse a menos burocracia, dijeron estas personas, que pidieron permanecer en el anonimato al tratar un tema delicado.

La inflación de los alimentos en Kuwait supera con creces el aumento general de los precios al consumodfd

El suministro de pollo ha surgido últimamente como una de las cuestiones más problemáticas. Los controles del gobierno sobre las aves de corral ya no hacen viable la venta a ese precio, dijo una de las personas. También se espera una escasez de azúcar en las próximas semanas, según un importante minorista kuwaití.

PUBLICIDAD

La escasez es una amenaza si no se permite a las empresas subir los precios y si no se solucionan los obstáculos en el puerto, como las restricciones a los buques de mayor tamaño, según algunas personas.

Las consecuencias para los consumidores

Las medidas ya están privando a los consumidores de la posibilidad de elegir.

PUBLICIDAD

Un importante minorista kuwaití que pidió no ser nombrado dijo que ha sido testigo de un estrechamiento de la gama de los principales productos básicos, proporcionando una lista de proveedores que han disminuido sus opciones debido a la inflación y las restricciones de precios.

“Los comerciantes no pueden importar lo que la gente necesita”, dijo Mohammed Al-Saqer, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Kuwait. “Llevamos 18 meses en contacto con el gobierno sobre este tema. La decisión es errónea porque los precios subieron”.

PUBLICIDAD

No fue posible contactar con funcionarios del Ministerio de Comercio y del gobierno para que hicieran comentarios.

El dilema para las autoridades kuwaitíes es que la idea de liberar los precios sigue siendo impopular, incluso cuando la política de controles parece cada día más insostenible.

La decisión ministerial de hace dos años sigue sin tener en cuenta nuevos costos, que van desde los gastos logísticos adicionales hasta el aumento del precio de las materias primas en medio de la guerra en Ucrania.

El gobierno dimitió en abril y el país está a la espera de la formación de un nuevo gabinete, un proceso que prácticamente ha paralizado la toma de decisiones. A diferencia de otros Estados del Golfo, los kuwaitíes tienen un parlamento elegido cuyo fraccionamiento complica la política.

Es poco probable que se puedan levantar los topes de precios hasta que se forme un nuevo gobierno.

Mientras tanto, las advertencias son cada vez más fuertes. En una carta publicada por el periódico Al-Anba esta semana, la Unión Alimentaria de Kuwait, un grupo de la industria, dijo que los importadores de alimentos detendrán el envío de muchos productos necesarios para los hogares.

“Los importadores no podrán hacer frente al aumento global de los precios de estos productos”, dijo. “Esto amenaza con reducir las reservas estratégicas”.

Con la asistencia de Abeer Abu Omar.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

PUBLICIDAD