China intenta aplacar una ola de fervor nacionalista tras el asesinato de Abe

Cuando se le consultó sobre algunas voces nacionalistas en China que vitoreaban el tiroteo, un portavoz del gobierno declinó “comentar los comentarios de los usuarios de la red”

Asesinan al ex primer ministro de Japón
Por Bloomberg News
08 de julio, 2022 | 07:34 AM

Bloomberg — Algunas de las principales voces nacionalistas de China intentaron silenciar las celebraciones en el país tras el asesinato de Shinzo Abe, el ex primer ministro japonés que desató una polémica al instar a Japón a reforzar su ejército.

Una cuenta en las redes sociales de la Televisión Central de China (CCTV) se llenó de comentarios de regocijo por el asesinato de Abe. Una publicación en Weibo decía que sería apropiado que Abe expiara con su vida la invasión de China por parte de Japón antes de la Segunda Guerra Mundial, justo un día después del 85º aniversario del inicio de las hostilidades en 1937. Ese post obtuvo 210.000 likes.

Tras la muerte de Abe, un post que decía “¡Que empiecen las celebraciones!” obtuvo más de 150.000 likes en 30 minutos.

En una señal de que el gobierno chino no quería que el sentimiento nacionalista se descontrolara, Hu Xijin, antiguo director del periódico Global Times, del Partido Comunista, escribió en Weibo antes de la noticia de que Abe había muerto: “Es el momento de dejar de lado las disputas políticas”. “Espero que haya más gente que lo entienda y se una a mí”, agregó.

PUBLICIDAD
El ex primer ministro japonésdfd

Jin Canrong, profesor de relaciones internacionales de la Universidad Renmin de Pekín, que en su día sugirió que China estaría en condiciones de tomar Taiwán por la fuerza en 2027, escribió en Weibo que sus seguidores deberían frenar sus comentarios. “Lo que ha ocurrido hoy es una tragedia”, dijo Jin.

Abe enfureció al gobierno chino, especialmente al segmento más nacionalista del partido gobernante, tanto mientras estaba en el cargo como después de su renuncia, especialmente por impulsar a Japón a aumentar el gasto en defensa y revisar el artículo pacifista de su constitución.

VER +
Asesinato de Abe deja en shock a una nación donde las armas son poco frecuentes

En 2013, su visita al santuario de Yasukuni, en Tokio, recibió un rápido reproche de China por presentar sus respetos en un lugar que conmemora a los muertos de la guerra, incluidos los criminales de la Segunda Guerra Mundial.

PUBLICIDAD

Su videollamada con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, en marzo, llevó a Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores en Pekín, a arremeter contra Japón por su época de potencia colonial. Wang dijo que Japón cometió “innumerables crímenes en Taiwán y, por lo tanto, debe pagar graves crímenes históricos y una deuda con el pueblo chino”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores adoptó un tono más suave el viernes. China estaba “conmocionada” por el atentado, dijo el portavoz Zhao Lijian en una rueda de prensa habitual en Pekín, justo antes de conocerse la noticia de la muerte de Abe, y afirmó que China esperaba que se recuperara pronto.

Zhao Lijiandfd

“Este inesperado incidente no debe relacionarse con las relaciones entre China y Japón”, añadió Zhao. Cuando se le consultó sobre algunas voces nacionalistas en China que vitoreaban el tiroteo, Zhao declinó “comentar los comentarios de los usuarios de la red”.

La embajada china en Tokio ofreció sus condolencias a la familia de Abe, diciendo en un comunicado que contribuyó al desarrollo de las relaciones durante su mandato como primer ministro.

-- Con la ayuda de Krystal Chia.