Startups

Ángeles inversionistas con piel emprendedora de Bitso, Kavak y Jüsto impulsan startups

En un ecosistema emprendedor más maduro, los emprendedores experimentados están fungiendo como inversionistas que comparten sus conocimientos a las nuevas generaciones.

Inversionistas ángeles/ Emprendedores
11 de julio, 2022 | 05:00 AM

No sólo la mafia de Rappi (empresas que surgen de exempleados o inversión de la startup colombiana) está fortaleciendo el ecosistema emprendedor latinoamericano. Hoy una camada de emprendedores experimentados están fungiendo como inversionistas ángeles que comparten sus conocimientos a las nuevas generaciones.

En este contexto surgió el fondo de venture capital, Bridge, con fundadores de Bitso, Ben & Franck, Zubale, Yalo, Fitpass, Cultura Colectiva, entre otros.

“Todo surge de la idea de emprendedores apoyando a otros emprendedores. Hace un par de años cada uno de los socios de Bridge LatAm estaba haciendo inversiones ángeles por su lado y nos juntamos para hacerlas en conjunto”, comparte Patricio Aznar, managing partner del fondo en entrevista con Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD

Aznar cuenta que comenzaron en 2020 con un fondo pequeño con el que invirtieron en 11 startups en etapas tempranas como Quinio, Acasa, Mendel, Elenas, Aplazo, y Cubo, por mencionar algunas.

Y hoy tienen un segundo fondo de US$15 millones de dólares para invertir. Parte de esos fondos ya se han repartido en tickets que van de los US$100.00 hasta los US$500.00 en startups como Kukun, Ozon, Plenna, Mox, Nuestro, Lang.ai, Sima y Refurbi.

“El concepto de emprendedores invirtiendo en emprendedores fue buenísima, en Estados Unidos y en Europa es común, pero en México y Latinoamérica no”, asevera Aznar. Y no era tan usual hasta hace poco. Con la derrama de capital de riesgo que trajeron los fondos extranjeros que rompió récord en los dos últimos años, los emprendedores latinos de startups de rápido crecimiento comenzaron con la práctica de convertirse en inversionistas ángeles.

PUBLICIDAD

Más ángeles inversionistas en un mercado maduro

Ricardo Weder, CEO de Jüsto, es uno de los emprendedores que se ha convertido en un inversionista ángel asiduo. El fundador del súper online, dijo a Bloomberg Línea que ya invirtió en más de 40 startups, sobre todo en México, que es el mercado que más le interesa que se desarrolle, pero tampoco ha rechazado invertir en startups de otros países.

Weder compartió que siempre que invierte lo hace en startups donde pueda aportar con su experiencia y donde entienda perfectamente el problema que resuelven. Algunas de las startups en las que ha invertido son Meru, Cargamos, Welbe, Jeeves y Clara (estas dos últimas ya se convirtieron en unicornios con valor superior a los US$1.000 millones de dólares).

El ecosistema emprendedor latinoamericano está creciendo con mucha fuerza. “Imagínate, el 15% de la inversión extranjera el año pasado fue inversión a startups, es una locura, y para las personas que llevamos más tiempo en esto, hace cinco años no habría sido en el 0,1%”, dice Weder refiriéndose al mercado mexicano.

Y en cuanto a emprendedores invirtiendo en emprendedores “hace dos años éramos muy pocos los que invertíamos, realmente nos podías contar con una mano”, asegura Weder.

En este sentido, Bridge es uno de los primeros fondos en Latinoamérica hechos por emprendedores, presume Aznar. Lo que hicieron Daniel Vogel (CEO de Bitso), Eduardo Paulsen (CEO de Ben & Franck), Allison Campbell (CEO de Zubale), Federico Ranero (COO de Kavak), Liza Schvartzman (CEO de Fitpass), Javier Mata (CEO de Yalo), Miguel García (CEO de Infosel) Alejandro Maza (CEO de Analytics) y Luis Enriquez (CEO de Cultura Colectiva) fue institucionalizar la idea de ángeles inversionistas emprendedores en un fondo.

En Argentina, el emprendedor Pierpaolo Barbieri, CEO del unicornio Ualá, es otro de los inversionistas ángeles que decidió formar un fondo de capital al que llamó 17Sigma. El fondo de US$30 millones de dólares apunta a empresas de la región enfocadas en la digitalización.

PUBLICIDAD

Bajo la administración de Bianca Sassoon, 17Sigma ya ha invertido en startups en etapas tempranas de países como México, Chile, Colombia, Brasil y Argentina como el unicornio Jeeves, Foodology, Ontop, Flevo, Buk, Trela, Truora, Pixel, Tarken y BHub.

Emprendedores más sofisticados atrae a los experimentados

La razón por la que la nueva generación de emprendedores está atrayendo a emprendedores experimentados para invertir es su talento. No sólo el ecosistema es más maduro en la región, también el talento. “Hay emprendedores, que ya tuvieron una o dos empresas, entonces apostamos más por este conocimiento que hace 8 años no había porque los emprendedores apenas estaban empezando”, señala Aznar.

Al elegir dónde colocarán sus inversiones, en Bridge se fijan 90% en el equipo, dice Aznar. “Creemos que al momento de que entramos en una empresa tenemos mucho que aportar, pero al final del día estos emprendedores son los que realmente saben que están haciendo, cuál es su visión, cuál es el conocimiento del mercado y su diferenciador”.

PUBLICIDAD

Una buena parte de la nueva generación de emprendedores latinos proviene de exempleados de las grandes startups de la región. Principalmente de Rappi, el segundo unicornio más valioso de América Latina con valor de US$5,25 millones de dólares, lo que ha dado origen al fenómeno llamado ‘Rappi Mafia’.

Pero, además, los fundadores de la súper app colombiana también se han dedicado a ser ángeles inversionistas. En los últimos meses Simón Borrero invirtió en la incubadora de marcas de comercio electrónico, Riogrande, y Sebastián Mejía en la startup chilena de servicios médicos a domicilio, Examedi.

PUBLICIDAD

Los cofundadores de Kavak, el unicornio más valioso de la región con valor de US$8,7 mil millones de dólares, también han apostado por los nuevos emprendimientos. Recientemente Loreanne García Ottati invirtió en la fintech mexicana Paisa, Carlos García Ottati en la fintech chilena Xepelin, y Roger Laughlin en la plataforma de procedimientos médicos accesibles Tani Salud.

Inmerso en esta tendencia, Aznar considera que Bridge pretende quitar esta idea de que existe el inversionista y el emprendedor en lados separados. “Somos uno mismo trabajando para un mismo objetivo”, y asegura que el objetivo es construir un ecosistema emprendedor latino más fuerte, más conectado por este puente entre emprendedores e inversionistas (de ahí el nombre de Bridge).

La lista de emprendedores siendo inversionistas es larga. Weder, de Jüsto, reflexiona sobre la gran oportunidad de inversión y el desarrollo de startups en la región. “A pesar del cambio de sentimiento en los mercados, que se está viviendo, a largo plazo la oportunidad es muy grande, hay grandes problemas por resolver en nuestras economías y nuestras sociedades y creo que los emprendedores de tecnología podemos aportar bastante”, finaliza.

PUBLICIDAD