Argentina

Importadores argentinos siguen alertando por la falta de acceso a dólares

Pese a la flexibilización del cepo para el agro y el sector automotriz, el escenario sigue siendo adverso para la mayoría de los sectores productivos, que advierten por la escasez de insumos. La mirada de los especialistas

Puerto de Buenos Aires
12 de julio, 2022 | 12:06 PM

Buenos Aires — La Comunicación “A” 7532 publicada por el Banco Central el pasado 27 de junio, que restringió el acceso a dólares para la importación, generó un sismo en distintos sectores productivos del país. Sumado a la aceleración en la brecha cambiaria que días después provocaría la salida de Economía de Martín Guzmán, las amenazas de falta de insumos comenzaron a replicarse, y no cesan. Pese a distintas señales de los últimos días –incluyendo la flexibilización del cepo para los sectores agropecuario y automotriz– el panorama aún no se despeja, y en gran parte del sector privado son escépticos a que mejore el escenario.

Importaciones en números

En el primer cuatrimestre del 2022, las importaciones sumaron US$ 24.852 millones ─con un superávit de la balanza comercial de US$2.830─, lo que representó un aumento del 41,6% con respecto al mismo período del 2021, por mayores cantidades (21,7%) y mayores precios (16,4%). Ese aumento se debe en buena medida a la compra de combustibles, que registraron una variación interanual del 195%, y representó el 12,2% de las importaciones.

La guerra en Ucrania elevó los precios del crudo y del gas natural, empeorando de manera considerable el déficit energético del país, lo que se tradujo en una menor disponibilidad de dólares para importar otros productos.

PUBLICIDAD
Fuente: CIRA con información de INDECdfd

Respuesta oficial ante los reclamos

El pasado jueves el BCRA determinó flexibilizar las condiciones para la importación de autopartes, fertilizantes, productos fitosanitarios y los insumos necesarios para su elaboración en el país.

Este lunes, el ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli, se reunió con directivos de las principales empresas de consumo masivo y les comunicó que se está realizando “un relevamiento de cuáles son los insumos necesarios para no detener la recuperación industrial, sino agilizarla y hacerla crecer más”. No descartó medidas en el corto plazo y les pidió “garantizar estabilidad en los precios y el correcto abastecimiento en góndola”.

Además, el ministro viajará esta semana a Brasil acompañado por dirigentes industriales, mientras se analiza un mecanismo de compensaciones de importaciones y exportaciones entre los bancos centrales de ambos países para disminuir el rojo con el país vecino.

PUBLICIDAD

Sectores críticos, prioritarios

En los últimos días se han visto afectados, entre otros sectores, la producción en papeleras, de celulosa, vidrio, cintas de poliéster y propileno, cámaras de galvanizado, textiles, calzado y automotriz, entre otros. Además, se advirtió por faltantes en insumos que no se producen en el país, como el café.

Un panorama adverso

Pese a las señales positivas, la regulación firmada por Pesce está vigente hasta el 30 de septiembre y las cuentas de las empresas en general y de las pymes en particular, se encuentran en estado crítico para garantizar la producción y un ritmo de actividad creciente. “En los primeros cinco meses del año la actividad metalúrgica creció el 7,2%, son buenos datos, pero seguramente no pueda sostenerse durante todo el año”, explicó a este medio Tomas Canosa, director de Estudios Económicos de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (ADIMRA).

Según Canosa impactan dos variables: “Por un lado la materia cambiaria y la base de comparación (con el 2021) es grande”. Y sostiene que hay “incertidumbre en el entramado productivo sobre cómo continuará”.

Para Daniel Rosatto, presidente de Industriales Pymes Argentinos, “a una pyme se le complica”. “El proveedor del exterior no le da el crédito a una pyme en Argentina”. Y si bien señala que el BCRA “habilitó algunas importaciones”, y que la situación mejoró respecto a la semana pasada, reconoce que “puede haber faltantes” y que habrá un mayor control sobre las importaciones.

Fernando Furci es el Gerente General de la Cámara de Importadores (CIRA), diferencia lo urgente de lo importante. En la primera categoría, menciona en diálogo con Bloomberg Línea “que los pagos están frenados en el exterior producto del último comunicado del BCRA lunes 27 que generó una especie de roce y confusión entre los empresarios”.

Y respecto a la importante, destaca que “las importaciones son la variable de ajuste de un problema en el cual el árbol no tiene que tapar el bosque: el problema es cambiario, hay un problema de brecha que hacia adelante genera expectativas no muy buenas”.

PUBLICIDAD

A modo de contexto, Furci señala que “cada punto de PBI crecen tres las importaciones” y que el “86% de las importaciones van a la importación”. En ese sentido, agregó que “todos los sectores están afectados de manera transversal, todos padecen de alguna u otra manera”.

En vistas a posibles flexibilizaciones, o a lo que pueda ocurrir después del 30 de septiembre, según José Luis Lopetegui , secretario de Comercio Exterior de CAME, “en caso de reactivarse tarda al menos dos meses, lo que pronostica es un semestre complicado”. “De esta manera no vamos a estar mejor. No hemos escuchado medidas para paliar esta situación”, concluyó.

Con cierto optimismo, Teddy Karagozian, presidente de TN & Platex, afirmó que se trata de “problemas que se producen cuando crece la demanda”. “Son problemas buenos, hay que ir resolviéndolos”, agregó.

PUBLICIDAD