Mario Draghi salvó el euro, pero la política italiana lo superó

Draghi no carece de perspicacia política, pero su duro enfoque con los partidos y su método de trabajo no siempre fueron bien recibidos en los pasillos de Roma

Mario Draghi, primer ministro de Italia, se dirige al Senado en Roma, Italia, el miércoles 20 de julio de 2022.
Por Chiara Albanese, Alessandro Speciale y Alessandra Migliaccio
21 de julio, 2022 | 12:32 PM

Bloomberg — Mario Draghi logró sostener al euro en el punto álgido de la crisis de deuda soberana del bloque, pero falló a la hora de mantener unidos a los partidos políticos italianos, y justo en el momento en que la eurozona se enfrenta a una nueva crisis energética y de inflación.

Draghi dimitió a su cargo como primer ministro el jueves después de que tres aliados de la coalición le retiraran el apoyo a su gobierno, rompiendo de esta manera la unidad que lo había impulsado al cargo en febrero de 2021.

El momento no podría ser peor. Llega el día en que el Banco Central Europeo elevó su tasa de interés clave en 50 puntos básicos, la primera subida en 11 años. La presidenta del BCE, Christine Lagarde, y sus colegas también presentaron una herramienta que esperan que garantice que los mercados no eleven demasiado los costes de los préstamos en las economías vulnerables.

Los bonos italianos, que se habían hundido tras la dimisión de Draghi, cayeron aún más tras la medida del BCE. La economía europea se enfrenta a una inflación récord, a una ralentización del crecimiento económico y a una escasez de energía tras la invasión rusa de Ucrania. Este marco mantiene en vilo a los inversores.

PUBLICIDAD

Irónicamente, su salida del poder se produce poco antes del décimo aniversario de su promesa, el 26 de julio de 2012, de hacer “lo que sea necesario” para sostener la moneda única.

Cuando se convirtió en primer ministro, Draghi supuso una bendición para los mercados, ya que aportó impulso a las reformas y una estabilidad temporal a la notoriamente inestable política italiana. Un nuevo episodio de turbulencias en los bonos italianos dificultará al BCE el endurecimiento de la política monetaria sin crear nuevas tensiones en la unión monetaria.

El presidente del país, Sergio Mattarella, eligió a Draghi para encabezar el 67º gobierno de Italia desde la Segunda Guerra Mundial, después de que los partidos no lograran resolver un estancamiento político. Rápidamente se dedicó a revitalizar una economía estancada que aún necesitaba recuperar el terreno perdido por la pandemia del Covid-19.

PUBLICIDAD
Imagen del Senado Italianodfd

Gastar con sensatez

Bajo su dirección tecnocrática, Italia emprendió una primera ola de reformas vinculadas a un esfuerzo por gastar con sensatez el dinero de la recuperación obtenido de la Unión Europea. La economía creció en el primer trimestre de este año más rápido de lo previsto por los economistas y superó a sus pares europeos en el segundo trimestre.

Todo esto se ha puesto en duda tras semanas de crecientes tensiones políticas que comenzaron cuando el Movimiento Cinco Estrellas, un aliado clave de la coalición, se negó a respaldar a Draghi en una votación de confianza el 14 de julio. El punto álgido fue una sesión de un día de duración en el Senado con un acalorado debate en el que Draghi intentó reimponer su autoridad, estableciendo sus condiciones para continuar en el poder antes de ser abandonado por sus antiguos socios.

El propio primer ministro pareció intuir la crisis que se avecinaba cuando habló en una cena con la prensa extranjera en Roma el 12 de julio. De pie, bajo majestuosos pinos en los jardines de una villa del siglo XVII, enumeró sus esfuerzos por cambiar Italia, una especie de testamento de su año y medio de mandato al frente de la tercera economía de la zona euro.

VER +
Draghi dice que empresas europeas pueden pagar gas en rublos

Objetivos cumplidos

Señaló que hasta ahora se han cumplido todos los objetivos del fondo de recuperación de la UE, un requisito previo para desbloquear unos 200.000 millones de euros (US$204.000 millones) de subvenciones y préstamos. No es tarea fácil en un país conocido por no gastar, o por gastar mal los fondos europeos en el pasado. Una reforma del sistema judicial pretende acortar los largos procesos legales de Italia, que desalientan las inversiones extranjeras, y están en marcha reformas fiscales y de la competencia.

“La economía ha mejorado, pero no nos pongamos demasiado cómodos”, dijo Draghi, aludiendo a los probables tiempos difíciles que se avecinan en medio del aumento de los precios de la energía. Faltaba una semana para el final de su gobierno.

Aunque es un tecnócrata, Draghi no carece de perspicacia política después de años de navegar por el establishment italiano como funcionario del Tesoro, luego como gobernador del banco central de Italia y, finalmente, como jefe del BCE, que a veces logró superar al Bundesbank de Alemania.

Pero su enfoque de línea dura con los partidos y su método de trabajo no siempre fueron bien recibidos en los bizantinos juegos políticos de Roma, lo que hizo que su salida fuera abrupta.

PUBLICIDAD

“Draghi se ha esforzado por reparar el país paso a paso y muchos de los fundamentos son mejores”, dijo Rosamaria Bitetti, economista y profesora de la universidad Luiss de Roma. “Pero ha tenido poco tiempo, los problemas a largo plazo, como la productividad, siguen existiendo y gran parte del trabajo realizado son parches apresurados. Se necesita mucho más”.

VER +
Italia entra en semana determinante con gobierno de Draghi al borde del colapso

Al despedirse de los legisladores el jueves por la mañana antes de dirigirse al palacio presidencial para presentar su dimisión, Draghi pareció emocionado cuando los ministros le ovacionaron. “A veces también los banqueros centrales tienen corazón”, dijo.