Estilo de vida

Estadounidenses se mudan a Europa por el precio de vivienda y fortaleza del dólar

El resentimiento político también ha contribuido a una ola de estadounidenses que se trasladan a ese continente

La fábrica de Luxottica en Agordo, Italia. Bloomberg
Por Alice Kantor
23 de julio, 2022 | 07:24 AM

Bloomberg — Cada vez son más los estadounidenses que se mudan a Europa, impulsados a cruzar el Atlántico por el aumento del coste de la vida, los precios inflados de la vivienda, el aumento del dólar y el rencor político en su país.

Italia, Portugal, España, Grecia y Francia están entre los destinos más populares. Según Sotheby’s International Realty, las solicitudes de estadounidenses que desean mudarse a Grecia aumentaron un 40% en el periodo de abril a junio en comparación con el año anterior. En Francia e Italia, la demanda estadounidense es la más alta de los últimos tres años, según el especialista inmobiliario de Knight Frank, Jack Harris. Y los estadounidenses representaron el 12% de los ingresos de Sotheby’s Italia en el primer trimestre, frente a sólo el 5% en el mismo periodo del año anterior.

Portugal es uno de los nuevos destinos favoritos de los estadounidenses dfd

Los jubilados y los ricos han sido tradicionalmente los principales compradores de inmuebles en Europa. Pero la vivienda relativamente barata (sobre todo en las ciudades y pueblos más pequeños) y el aumento del trabajo a distancia han hecho que el continente resulte atractivo para un mayor número de personas, incluidas las más jóvenes que se encuentran fuera del mercado inmobiliario en su país. Los crecientes índices de delincuencia en algunas ciudades de Estados Unidos y las divisiones políticas también han llevado a los estadounidenses a buscar un estilo de vida más tranquilo al otro lado del charco, animados por un euro que acaba de caer hasta la paridad con el dólar por primera vez en más de 20 años.

PUBLICIDAD

Bella Vita

Para Stephanie Synclair, de 40 años, que vive en Atlanta, comprar una casa en Italia era un viejo sueño que se hizo realidad en abril.

Pagando US$3.000 al mes por el alquiler de una casa de cuatro habitaciones para ella y su hijo en Atlanta, le resultó imposible aumentar la escala y convertirse en propietaria de una casa, ya que los precios se dispararon, aunque tenía US$300.000 en efectivo.

Recurrió a Italia, un país que siempre le ha gustado, y pudo comprar una casa de 3.100 pies cuadrados en Mussomeli, Sicilia, así como una casa más pequeña al lado y un local de 800 pies cuadrados (74 metros cuadrados), todo por 60.000 euros (US$61.000).

PUBLICIDAD

“Nunca habría buscado comprar en Italia si el mercado estadounidense no hubiera estado tan loco”, dice la empresaria. Planea trabajar a distancia e imagina una “bella vita” de buena comida y vino, junto con un club literario local y un espacio de arte que planea poner en marcha en su escaparate, “que recuerda a la escena artística de París en los años 20″.

El precio medio de una vivienda en Atlanta alcanzó los US$404.575 a 30 de junio, un 19% más que el año anterior, mientras que una propiedad de 800 pies cuadrados en la región siciliana de Palermo costaba 86.560 euros de media, según las plataformas inmobiliarias Zillow e Idealista.

“El aumento del coste de la vida ha hecho que sea más caro vivir en cualquier ciudad importante de EE.UU. que en las ciudades europeas”, afirma Michael Witkowski, vicepresidente de la consultora de expatriados estadounidense ECA international. “Los caros precios de la vivienda, así como la fortaleza del dólar y las tensiones políticas, son factores que contribuyen al creciente atractivo de Europa”.

Jubilarse a los 50

Sin duda, no siempre es fácil coger y mudarse a otro país. Hay requisitos de visa, y la situación fiscal puede ser complicada y costosa. EE.UU. grava a todos sus ciudadanos con independencia de su lugar de residencia, y trabajar a distancia para una empresa estadounidense mientras se está en otro país puede crear dolores de cabeza fiscales para usted y su empleador.

Para abordar algunos de estos problemas, Italia comenzará a ofrecer una visa de trabajador remoto para extranjeros a finales de este año, que Synclair espera obtener. El gobierno también introdujo un programa en 2019 para vender casas de un euro en áreas rurales a compradores extranjeros que pagarían las renovaciones e impulsarían la economía local.

Atraída inicialmente por las viviendas de un euro, Cathlyn Kirk, de 47 años y residente en Miami, acabó comprando una casa de tres dormitorios y tres plantas en Mussomeli, el mismo pueblo que la de Synclair, por 37.000 euros el pasado noviembre. Con la intención de jubilarse dentro de dos años, esta funcionaria de la Seguridad Nacional quería trasladarse a un país donde pudiera vivir cómodamente con una pensión pública.

PUBLICIDAD

“Puedo jubilarme a los 50 años y seguir llevando una buena vida, llena de viajes y comiendo bien”, dijo Kirk. “No mucha gente puede hacer eso”.

Costo y seguridad

La Península Ibérica también se ha convertido en un destino popular. El número de estadounidenses residentes en Portugal aumentó un 45% en 2021 respecto al año anterior, según datos del Gobierno. En España, que tiene la mayor población estadounidense de Europa, el número de residentes nacidos en EE.UU. aumentó un 13% entre 2019 y 2021 y la demanda ha seguido aumentando este año, según Alejandra Vanoli, directora general de la agencia inmobiliaria española Viva.

Para atraer a los compradores extranjeros, tanto Portugal como España ofrecen los llamados “visas de oro”, programas que otorgan derechos de residencia a partir de una inversión inicial de 350.000 euros y 500.000 euros, respectivamente.

PUBLICIDAD

Para Jamie Dixon, de 37 años, trasladarse a Portugal desde Los Ángeles el pasado mes de julio con su hija de siete años y su pareja fue posible gracias al cambio de trabajo a distancia y a la obtención de un visado de residencia permanente que exigía tener un contrato de alquiler, una cuenta bancaria y un seguro médico en el país.

La directora de operaciones de una empresa tecnológica, que inicialmente vivía en una casa móvil de dos habitaciones en Malibú, California, no podía permitirse cumplir su sueño de comprar un terreno con sus amigos para construir una vivienda común en Los Ángeles.

PUBLICIDAD

Un nuevo trabajo a distancia le permitió dejar la ciudad y mudarse a un apartamento de 2.000 euros al mes, con tres habitaciones y tres baños y una azotea privada, en Cascais, una ciudad costera con una gran población de expatriados.

Además del bajo costo de la vida, Dixon dice que su familia tiene ahora acceso a una comunidad internacional más amplia y multilingüe y menos estrés relacionado con los índices de criminalidad o la política.

“La violencia ha aumentado mucho en EE.UU.”, dijo. “Quería darle a mi hijo una infancia normal”.

PUBLICIDAD