Mercados

Viruela del mono se vuelve esquiva y la OMS alerta sobre propagación mundial

La falta de urgencia y coordinación en las pruebas y el tratamiento del virus en muchas partes del mundo ha llevado a la Organización Mundial de la Salud a alzar la voz de alarma

Un hisopado que dio positivo para el virus de la viruela del mono se ve en el Laboratorio de Virología de Medicina de la Universidad de Washington el 12 de julio de 2022 en Seattle, Washington. El Laboratorio de Virología de Medicina de la UW es uno de los pocos laboratorios clínicos de referencia en el país que ofrece pruebas de PCR desarrolladas en laboratorio para la detección del virus de la viruela del mono. (Foto: Karen Ducey/Getty Images)
Por Madison Muller, Riley Griffin y Deirdre Hipwell
24 de julio, 2022 | 07:00 PM
Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg — El brote de Covid-19 obligó a los gobiernos de todo el mundo a renovar sus estrategias de respuesta a la pandemia, invertir en medicamentos y vacunas y establecer sistemas de vigilancia viral. Ahora la viruela del mono está poniendo a prueba esas mejoras, y se están quedando cortas.

Según los expertos en enfermedades infecciosas, es posible adelantarse al brote mundial del virus de la viruela del mono, que en pocos meses ha afectado a unas 16.000 personas en más de 70 países. Sin embargo, la falta de urgencia y coordinación en las pruebas y el tratamiento en muchas partes del mundo ha llevado a la Organización Mundial de la Salud a alzar la voz de alarma.

El sábado, el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró el brote una emergencia de salud pública de importancia internacional, o PHEIC. Tedros actuó a pesar de que la mayoría de los asesores expertos sugerían que tal medida no era necesaria.

PUBLICIDAD

“Este es un brote que puede detenerse con las estrategias adecuadas en los grupos adecuados”, dijo Tedros, refiriéndose al hecho de que el brote se concentra hasta ahora entre los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y entre los que tienen múltiples parejas.

Al mismo tiempo, Tedros advirtió: “Tenemos un brote que se ha extendido por todo el mundo rápidamente, a través de nuevos modos de transmisión, sobre los que entendemos muy poco”, sugiriendo que los científicos deberían centrarse en el trabajo detectivesco básico de descifrar el virus para ayudar a los funcionarios de salud pública a entender por qué se ha extendido tan rápidamente.

La viruela del mono existe desde hace décadas. Se notificó por primera vez en humanos en África Occidental en 1970 y desde entonces se ha contenido en gran medida en dos países de África. Los funcionarios de salud pública lograron contener un brote en 2003 en los Estados Unidos que fue rastreado a roedores importados.

PUBLICIDAD

TRANSMISIÓN DE LA VIRUELA DEL MONO

La versión actual se transmite por contacto directo con una erupción o los fluidos corporales de una persona infectada. Pero la viruela del mono tiene la capacidad de mutar, lo que podría alterar la forma en que afecta a las personas si el virus sigue circulando. La versión actual, según las primeras investigaciones, ha acumulado casi 50 mutaciones en los últimos años.

Ya hay informes de casos en niños, lo que ilustra cómo podría intensificarse el brote. Aunque la viruela del mono rara vez es mortal, puede ser más peligrosa para los niños y las personas con sistemas inmunitarios debilitados.

Rebrote de viruela símica.Se muestran lesiones similares a las de la viruela del mono en el brazo y la pierna de una niña.(Photographer: Photo Courtesy of /Photo Courtesy of the CDC/)dfd

Como en la mayoría de los brotes de enfermedades infecciosas, la velocidad es importante. Cuanto más tiempo se extienda la viruela del mono por el mundo, mayores serán las posibilidades de que el virus se convierta en una enfermedad endémica y en una amenaza para la salud a largo plazo. Aunque no es ni de lejos tan dañino como el SARS-CoV-2, el virus que causa el Covid, los expertos en salud pública se apresuran a contener la tasa de infección del patógeno de la viruela del mono antes de que circule ampliamente entre las poblaciones humanas. Hasta ahora, la respuesta mundial ha sido desigual.

Se podría pensar que habríamos aprendido las lecciones de Covid con la viruela del mono, pero es exactamente lo contrario”, dijo Lawrence Gostin, director del Centro de Derecho Sanitario Mundial de la OMS y profesor de salud pública en la Universidad Johns Hopkins de Baltimore.

Los departamentos de salud pública han tenido que lidiar con la limitación de las pruebas, la insuficiencia de las dosis de vacunas, el acceso inadecuado a los tratamientos antivirales y las lagunas de datos que están dificultando la comprensión del panorama completo del brote de viruela del mono.

ESTADO DE EMERGENCIA GLOBAL

La OMS recomienda a los gobiernos de los países sin casos que intensifiquen la vigilancia, formen a los trabajadores sanitarios en la detección y conciencien sobre la transmisión. En los países en los que ya se ha detectado el virus, la agencia sanitaria recomienda a los gobiernos que creen planes de respuesta con el “objetivo de detener la transmisión de persona a persona”, centrándose en los grupos de alto riesgo.

PUBLICIDAD

Es de esperar que la mayor atención a esta enfermedad lleve a centrarse más en el control dentro de África, el hogar natural de este virus, donde el número de casos ha ido aumentando en los últimos 20 años”, dijo Jimmy Whitworth, profesor de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Las pruebas de detección de la viruela del mono han sido durante mucho tiempo un problema. Es probable que el número real de casos en este brote actual sea mayor que el estimado debido a la falta de pruebas o a un diagnóstico erróneo. La vigilancia de la viruela del mono ha sido “muy deficiente” en las últimas décadas, dijo Mike Ryan, director del programa de emergencias de la OMS, en una reunión informativa con los medios de comunicación a principios de este mes.

Lo que estamos viendo en este momento es un poco como el hombre borracho que busca sus llaves debajo de la farola”, dijo. “Estamos buscando donde está la luz, pero no estamos buscando en la oscuridad”.

PUBLICIDAD

La falta de recursos en las clínicas de salud sexual, la primera línea del actual brote, ha sido otro punto débil de la actual respuesta internacional, especialmente porque los síntomas difieren de los observados en brotes anteriores y porque la viruela del mono puede confundirse con otras infecciones como el herpes o la sífilis.

La denominación de PHEIC añade peso político y urgencia a la situación, para garantizar que se pueda dar prioridad a este brote cuando hay múltiples prioridades que compiten por la atención y los fondos gubernamentales”, dijo Hugh Adler, de la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool. “La OMS cree, como yo, que este brote es controlable con medidas de salud pública que incluyen una campaña de vacunación concertada, pero que esta ventana de oportunidad se está cerrando rápidamente”.

PUBLICIDAD

RESPUESTA DE ESTADOS UNIDOS

La declaración de emergencia de la OMS se produjo un día después de que las autoridades sanitarias de EE.UU. dijeran que estaban sopesando una medida similar, que podría liberar fondos para apoyar una respuesta de salud pública sólida, y dos días después de que la Casa Blanca diera a conocer las prioridades de investigación destinadas a mejorar el conocimiento del gobierno sobre el virus y cómo prevenir su propagación.

El brote de EE.UU., que se ha extendido a más de 2.800 personas, ha suscitado preocupación, incluso por parte del senador republicano Richard Burr, un feroz crítico de la respuesta del país a la Covid-19, que afirma que las agencias sanitarias no están mostrando liderazgo durante la propagación de la viruela del mono.

En mayo, con el brote de viruela del mono recién iniciado, las autoridades sanitarias de EE.UU. trataron de asegurar al público que el país estaba bien preparado, basándose en décadas de investigación sobre el primo más letal del virus, la viruela.

PUBLICIDAD

Sin embargo, pronto se hizo evidente que eso no era suficiente. La insuficiencia de las pruebas y la inestabilidad del despliegue de la vacuna fueron recordatorios inquietantes de los problemas que persistieron a lo largo de la pandemia de Covid. La recopilación de datos ha sido otro problema: la directora de los CDC, Rochelle Walensky, dijo que la agencia está luchando para conseguir que los estados compartan información demográfica sobre los casos de viruela del mono, a pesar de que esta información se comunica para el Covid. Actualmente tampoco hay datos sobre quiénes se han vacunado contra la viruela del mono.

Más recientemente han surgido otros problemas. Los médicos han informado de que no pueden hacer llegar los antivirales a los pacientes debido a un proceso normativo que requiere docenas de páginas de papeleo. Y mientras otros países han iniciado ensayos clínicos con Tpoxx, un antiviral que se utiliza para tratar la viruela del mono, en EE.UU. aún no se han realizado estudios similares.

Las autoridades sanitarias estadounidenses han subrayado que están trabajando sin descanso para solucionar los problemas que han surgido, destinando 140 millones de dólares a apoyar la investigación para mejorar la elaboración de modelos, la previsión y la vigilancia de los casos de viruela del mono, entre otros esfuerzos para prevenir la propagación y tratar las infecciones. El HHS ha encargado millones de dosis de la vacuna Jynneos de Bavarian Nordic A/S, aunque la mayoría de ellas no estarán disponibles hasta finales de este año.

PUBLICIDAD

Los científicos de la Casa Blanca están estudiando estrategias que podrían ayudar a ampliar el suministro actual de la vacuna. Estados Unidos debería disponer de 750.000 dosis adicionales de la vacuna para finales de mes, según declaró Anthony Fauci, principal asesor médico del presidente Joe Biden, en el programa “The Sunday Show” de MSNBC. El HHS ha intensificado las pruebas con la ayuda de grandes laboratorios comerciales y el viernes los CDC anunciaron esfuerzos para facilitar a los médicos la prescripción de Tpoxx.

Hay un verdadero sufrimiento humano en este momento”, dijo Andrew Hebbeler, que dirige los esfuerzos de salud y ciencias de la vida en la Oficina de Política Científica y Tecnológica de la Casa Blanca, señalando que el gobierno está tratando de asegurar fondos adicionales para avanzar en sus esfuerzos de investigación y contención. “Tenemos que hacer todo lo posible para acelerar no sólo la generación de datos que cubran las lagunas de nuestro conocimiento, sino la aplicación de ese conocimiento”.

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD