Salud

Niños se contagian de viruela símica y el brote podría empeorar

Más de 80 niños en varios países han contraído la viruela del mono, sobre todo a través de contactos domésticos. Si se extiende, el virus podría ser difícil de contener en escuelas y guarderías

Un pasajero mira una pantalla con información sobre el virus en el Aeropuerto Internacional Soekarno-Hatta en Tangerang, cerca de Yakarta, Indonesia, el 15 de mayo de 2019.
Por Madison Muller
29 de julio, 2022 | 02:44 pm
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — La expansión del brote de viruela del mono está generando preocupación por la posibilidad de que el virus que causa la enfermedad se extienda entre un grupo sorprendente y especialmente propenso a la transmisión de infecciones: los niños.

Expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijeron esta semana que están vigilando “extremadamente de cerca” el potencial de propagación entre los niños. Hasta ahora, más de 80 niños en varios países han contraído la viruela del mono, sobre todo a través de contactos domésticos, dijo la agencia en una reunión informativa.

PUBLICIDAD

Aunque se trata de una pequeña fracción de los más de 18.000 casos de viruela del mono en todo el mundo (la mayoría concentrados en hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres), la perspectiva de la transmisión en la comunidad hace temer que el virus pueda establecerse en otras poblaciones, como las mujeres y los niños. La rápida propagación de la enfermedad ha llevado al Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, a declarar el brote como una emergencia de salud pública de importancia internacional.

“Es probable que veamos un número creciente de casos transmitidos en otras redes sociales y entornos” más allá de las relaciones sexuales masculinas, dijo Jay Varma, profesor de ciencias de la salud de la población en Weill Cornell Medicine en Nueva York. “Ninguna red social es autónoma. Todas hacen de ‘puente’ con otras redes”.

PUBLICIDAD

Cualquiera puede contraer el virus, que se caracteriza por la aparición de llagas y a veces provoca la inflamación de los ganglios linfáticos u otros síntomas similares a los de la gripe. Aunque su principal modo de transmisión son los contactos sexuales, puede propagarse a través de otras formas. Una vez que alguien tiene el virus y se encuentra en un hogar, es especialmente fácil que otros ahí se infecten a través de compartir ropa o toallas, tocando las llagas o por contacto prolongado de piel a piel como en los abrazos.

Los niños, que interactúan constantemente en colegios y guarderías, pueden ser especialmente vulnerables. Cada año contraen docenas de virus, incluidas erupciones contagiosas como la enfermedad de manos, pies y boca, lo que hace temer que, si la viruela del mono empezara a propagarse en entornos infantiles, podría ser difícil de contener.

“Es inevitable que algunos niños se infecten y asistan a la escuela mientras están infectados”, dijo Varma. “Lo que no sabemos es la probabilidad de que los niños transmitan a otros niños mientras están en la escuela y, si la transmisión se produce, si se limitará a unos pocos casos o causará un gran brote”.

Las autoridades sanitarias de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. dijeron la semana pasada que tienen conocimiento de dos casos pediátricos en el país. Se ha identificado otro caso en una mujer embarazada que dio a luz recientemente, dijo John Brooks, jefe médico de los CDC para la viruela del mono.

PUBLICIDAD

La buena noticia es que hasta ahora no se han producido muertes en el brote estadounidense. Y si se abordan las principales vías de transmisión del virus y se administran tratamientos a los grupos más afectados (en este momento, los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres) es posible evitar una mayor propagación en la comunidad.

Aun así, el Secretario de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., Xavier Becerra, subrayó el jueves la importancia de estar preparados para un brote más amplio, incluso asegurando un mayor acceso a las vacunas.

PUBLICIDAD

“Todos los estadounidenses deberían prestar atención a la viruela del mono”, dijo durante una llamada con medios de comunicación. “La viruela del mono no es el Covid-19, pero es contagiosa. Es dolorosa. Y puede ser peligrosa”.

Casos históricos

Históricamente, en las partes de África occidental y central donde la viruela del mono se considera endémica, los casos pediátricos no eran inusuales. El primer caso humano del virus fue un niño en la República Democrática del Congo en 1970, y los brotes anteriores se han propagado principalmente a través del contacto con animales infectados. Y en esos casos, los contagios graves se produjeron con más frecuencia entre los niños, según la OMS.

PUBLICIDAD

Durante un brote de viruela del mono en 2003 en EE.UU., que tuvo su origen en roedores importados de Ghana, los pacientes pediátricos tenían más probabilidades de ser hospitalizados en una unidad de cuidados intensivos que los adultos, según un estudio publicado en la revista Clinical Infectious Diseases. Casi un tercio de los 37 pacientes confirmados eran menores de 18 años, según el estudio.

Pero en otro gran brote en Nigeria en 2017, solo se encontraron un puñado de casos en niños. Y según una revisión sistémica de los datos de casos de brotes ocurridos entre 1970 y 2019, la edad promedio de los pacientes con viruela del mono en realidad ha aumentado de 4 a 21 años en las últimas cinco décadas.

PUBLICIDAD

El brote de 2022 parece un poco diferente a las situaciones pasadas, ya que el virus se propaga principalmente por el contacto de las personas con lesiones o fluidos infecciosos durante encuentros íntimos. Los síntomas también son distintos a los de la literatura médica, ya que hay más casos que presentan llagas con un aspecto similar al de las infecciones de transmisión sexual comunes o sarpullidos, según un estudio publicado recientemente en el New England Journal of Medicine.

La naturaleza cambiante del virus está dificultando el reconocimiento de los casos, además de los efectos potenciales para los niños.

PUBLICIDAD

“Nuestra experiencia con los niños es escasa, por lo que iremos aprendiendo, por desgracia, a medida que los niños se infecten”, dijo Brooks, de los CDC, en una llamada con médicos el 23 de julio. “Los reportados hasta ahora han estado bien”.

Cualquiera que esté en riesgo

Rosamund Lewis, directora técnica de la OMS para la viruela del mono, dijo que hasta ahora la mayoría de los niños con viruela del mono en todo el mundo han compartido el hogar con otras personas infectadas, como padres o tutores. Pero unos pocos parecen no tener vínculos epidemiológicos, lo que indica que la infección procede de otro lugar de la comunidad.

Independientemente de la edad, “el mensaje sigue siendo el mismo: cualquiera que tenga contacto doméstico o directo con alguien que tenga viruela del mono puede estar en riesgo”, dijo Lewis.

Otro motivo de preocupación es que la viruela del mono puede transmitirse a través de la placenta durante el embarazo y se sabe que puede causar complicaciones al bebé, incluso el nacimiento de un bebé muerto. Brooks, de los CDC, dijo que la mujer estadounidense embarazada con el virus no parece haberlo transmitido a su hijo. El bebé recibió anticuerpos de forma profiláctica y está bien, dijo.

Los tratamientos comúnmente utilizados para la viruela del mono, la vacuna Jynneos, de Savarian Nordic, y el medicamento antiviral contra la viruela Tpoxx, de Siga Technologies Inc. (SIGA) pueden utilizarse para tratar a los niños cuando sea necesario, por ejemplo, cuando tengan un alto riesgo de exposición. En junio, los CDC dijeron que estaban estudiando la mejor manera de utilizar Jynneos en niños expuestos al virus. Las autoridades sanitarias también dijeron a periodistas la semana pasada que estaban aclarando cómo utilizar el Tpoxx en pacientes pediátricos.

Sin embargo, en la actualidad en EE.UU. se disponen de suministros limitados de Jynneos, y los médicos han tenido dificultades para recetarlo a los pacientes, ya que sólo está aprobado para la viruela.

Esto hace que sea especialmente importante que las autoridades sanitarias desarrollen un plan para lo que debe suceder si las infecciones se extienden rápidamente entre los niños, dijo Varma de Weill Cornell.

“Cualquier situación en la que un niño infectado visite la escuela o la guardería generará un alto nivel de preocupación por parte de los administradores y las familias”, dijo. “Es fundamental que las agencias de salud pública desarrollen ahora protocolos sobre cómo planean investigar esos casos, incluyendo el rastreo de contactos y pruebas.”

Con la asistencia de Jeannie Baumann.

PUBLICIDAD