Asia

Pelosi asegura que EE.UU. no abandonará a Taiwán en medio de amenazas de China

La líder de Taiwán dijo que la visita muestra el apoyo internacional que tiene la isla pese a la campaña de presión de Pekín, que la reclama como territorio propio

La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi
Por Samson Ellis, Debby Wu y Sarah Zheng
03 de agosto, 2022 | 08:34 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, aseguró este miércoles que EE.UU. no abandonará a Taiwán, reafirmando de esta manera el apoyo del país norteamericano al gobierno elegido democráticamente de Taipei pese a las amenazas de China, que incluyen nuevas medidas contra el comercio y acciones militares de Pekín.

Pelosi realizó las declaraciones durante una ceremonia en la oficina presidencial con la líder de Taiwán, Tsai Ing-wen. La llegada de Pelosi el martes por la noche la convirtió en la funcionaria estadounidense de mayor rango en visitar en 25 años, y el éxito de más alto perfil de Tsai en su impulso para lograr mayor apoyo extranjero y reducir la dependencia de China.

“No abandonaremos nuestro compromiso con Taiwán y estamos orgullosos de nuestra continuada amistad”, dijo Pelosi. “Ahora más que nunca la solidaridad de EE.UU. con Taiwán es crucial. Ese es el mensaje que traemos hoy”.

PUBLICIDAD

Tsai dijo que la visita muestra el apoyo internacional que tiene Taiwán pese a la campaña de presión de Pekín, que reclama a la isla como territorio propio. “Taiwán no retrocederá ante las amenazas deliberadamente intensificadas”, dijo Tsai, tras otorgar un premio a la legisladora estadounidense.

China ha anunciado sanciones comerciales y sus ejercicios militares más provocativos en décadas a raíz de la visita de Pelosi, que corre el riesgo de desencadenar una crisis entre las mayores economías del mundo. El presidente Xi Jinping dijo la semana pasada al presidente Joe Biden que “salvaguardaría resueltamente la soberanía nacional y la integridad territorial de China” y que “quien juegue con fuego se quemará”.

El miércoles, el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, calificó el viaje de Pelosi de “completa farsa” y advirtió que “quienes ofendan a China serán castigados”. Aun así, el hecho de que China no haya llevado a cabo algunas de las medidas más extremas propuestas por los nacionalistas para impedir la visita de Pelosi a Taiwán dejó a algunos en decepcionados en China continental.

PUBLICIDAD

Las acciones taiwanesas cerraron con una subida del 0,2%, mientras que el índice de referencia chino CSI 300 terminó la jornada con una bajada del 1%. El avión militar de Pelosi partió de Taiwán a las 18:01 (hora local), y su delegación tenía previsto continuar hacia Corea del Sur y luego hacia Japón.

La promesa de la presidenta de la Cámara de Representantes de apoyar a Taiwán se produce en un contexto de incertidumbre sobre si Washington acudiría a ayudar a Taipei en caso de que tenga lugar una invasión por parte de Pekín. Estados Unidos se ha enfrentado a peticiones de un compromiso más claro para defender a Taiwán tras la invasión rusa de Ucrania, que las entregas de armas estadounidenses ayudaron a ralentizar pero no pudieron evitar.

Andrew Gilholm, director de análisis para China y Asia del Norte en Control Risks, dijo que la promesa de Pelosi de no abandonar a Taiwán era “deliberadamente vaga y bastante sin sentido”.

“Es una especie de declaración sin coste porque obviamente no refleja la política de la administración ni es un cambio de política”, dijo Gilholm.

Taiwán se enfrentó a ciberataques a última hora del martes, y la oficina presidencial dijo que sufrió una oleada de 20 minutos a primera hora de la tarde que fue 200 veces peor de lo habitual. El Ministerio de Defensa taiwanés denunció los simulacros de China como “intimidación armada” y se comprometió a responder en el momento oportuno.

John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, dijo en una sesión informativa en la Casa Blanca que no había ninguna razón “para que Pekín convierta este viaje, que es coherente con la política estadounidense de larga data, en una especie de crisis o lo utilice como pretexto para aumentar la agresividad y la actividad militar en el estrecho de Taiwán o en sus alrededores”. Estados Unidos había desplazado previamente un grupo de combate de portaaviones a la región como parte de lo que dijo era una operación previamente programada.

PUBLICIDAD

El viaje de Pelosi es el más destacado entre una oleada de visitas “no oficiales” de líderes extranjeros en los últimos años, a pesar de los exitosos esfuerzos chinos por alejar a los socios diplomáticos formales de Taipei y bloquear su participación en organizaciones internacionales. La presidenta de la Cámara de Representantes promocionó la legislación estadounidense de apoyo a la industria de los chips y dijo que era inminente un acuerdo económico con Estados Unidos y Taiwán.

“Sólo espero que quede realmente claro que, si bien China ha obstaculizado la participación de Taiwán y su asistencia a ciertas reuniones, que entienda que no va a obstaculizar la llegada de personas a Taiwán”, dijo Pelosi, añadiendo que no quería ver “nada que le ocurra a Taiwán por la fuerza”.

La Casa Blanca ha tratado de rebajar las crecientes tensiones con China, haciendo hincapié en que el Congreso es una rama independiente del gobierno. Pelosi es la política estadounidense de mayor rango que ha visitado Taiwán desde que el entonces presidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, lo hiciera en 1997. Eso ocurrió después de la última gran crisis de Taiwán, cuando China declaró ejercicios similares cerca de Taiwán y lanzó misiles al mar cerca de sus puertos.

PUBLICIDAD
China rodeará Taiwán con ejercicios militaresdfd

Según el acuerdo de 1978 para normalizar las relaciones, EE.UU. sólo reconocía a Pekín como sede del gobierno chino, al tiempo que reconocía -pero no respaldaba- la postura china de que sólo hay una China y Taiwán forma parte de ella.

Estados Unidos ha insistido en que cualquier unificación entre la isla y el continente debe ser pacífica, y ha suministrado a Taiwán armamento avanzado, al tiempo que ha sido deliberadamente ambiguo sobre si las fuerzas estadounidenses ayudarían a defenderse de un ataque chino. Biden dijo en mayo que Washington intervendría en una crisis de este tipo, antes de que la Casa Blanca aclarara más tarde que se refería a la venta de armas realizada conforme a los acuerdos existentes.

PUBLICIDAD

“Todo el mundo será extremadamente consciente de las tensiones y estará atento a cualquier movimiento repentino”, dijo Amanda Hsiao, analista de Crisis Group con sede en Taiwán, a Bloomberg Television. “Este es un momento en el que las tres partes tienen que actuar con cautela para evitar encuentros peligrosos o malas interpretaciones durante lo que va a ser un periodo de tiempo extremadamente tenso”.

--Con la ayuda de Catherine Ngai, Colum Murphy, Hayley Wong, Cindy Wang, Adrian Leung, Jin Wu y Rebecca Choong Wilkins.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD