Asia

Kim Jong-un estuvo “seriamente enfermo” durante ola de Covid-19 en Corea del Norte

Su hermana acusó a Corea del Sur de enviar la enfermedad a través de panfletos transportados por globos a través de la frontera

Kim Jong-Un visto en un televisor en la estación de tren de Seúl en junio
Por Jeong-Ho Lee y Shinhye Kang
11 de agosto, 2022 | 10:56 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — La hermana de Kim Jong-un reveló que el líder norcoreano estuvo “gravemente enfermo” y sufrió “fiebre alta” durante el brote de Covid-19 que tuvo lugar recientemente en el país. También prometió “erradicar” a las autoridades surcoreanas si seguían tolerando los folletos de propaganda a los que el régimen culpa de la propagación del virus.

Repitiendo aseveraciones dudosas de que los planfletos causaron el brote de la enfermedad, Kim Yo-jong culpó a “títeres surcoreanos” por enviar “objetos sucios” a través de la frontera dentro de los panfletos transportados por globos, reportó el medio estatal KCNA.

La revelación de la enfermedad de su hermano fue una inusual admisión para un régimen que rara vez comenta la salud del líder, y sólo lo hace para mostrar que comparte las luchas del pueblo.

PUBLICIDAD

Kim Yo-jong añadió con voz temblorosa que su hermano “no podía acostarse ni un momento debido a su preocupación por el pueblo”, y la televisión estatal mostró a miembros del público llorando mientras ella hablaba. No dijo si el mayor de los Kim estaba entre lo que Corea del Norte llama “casos de fiebre” ni especificó la fecha en la que la enfermedad tuvo lugar.

La salud de Kim Jong Un, que tiene sobrepeso y es fumador, ha dado lugar a especulaciones durante años. Sus apariciones en público se siguen de cerca para obtener información sobre el régimen autocrático y hermético de Pyongyang, especialmente porque su familia tiene un historial de enfermedades cardíacas.

Imágenes del discurso

PUBLICIDAD

Kim Yo-jong emitió un mensaje cuidadosamente calibrado para subrayar que su hermano ha sufrido, al igual que los ciudadanos del país, dijo Rachel Minyoung Lee, gerente de asuntos regionales de la Red Nuclear Abierta, con sede en Viena.

“Es coherente con la estrategia de propaganda del liderazgo de Corea del Norte en los últimos años, que ha pasado de endiosar al líder a presentarlo como un ser humano normal y corriente que está constantemente con el pueblo y comparte con él sus alegrías y penas”, dijo Lee, que trabajó como analista para la Open Source Enterprise de la CIA durante casi dos décadas.

Kim Jong-un estuvo unos 17 días sin aparecer en los medios de comunicación estatales el mes pasado, aunque el líder norcoreano suele desaparecer de la vista en verano para pasar tiempo en su mansión junto al mar y en su megayate. El miércoles asistió a una reunión del partido gobernante en la que reivindicó la “victoria” en la “gran guerra de cuarentena”.

Corea del Norte no ha calificado de “Covid-19” los cientos de miles de casos de fiebre registrados, quizá porque carece de un suministro suficiente de kits de análisis. El país ha rechazado las vacunas del exterior, y los informes dicen que los envíos previstos se han suspendido debido a sus objeciones a las normas de Covax, un organismo respaldado por la Organización Mundial de la Salud.

Mientras que Kim Jong Un mencionó a Corea del Sur en las declaraciones publicadas, su hermana lanzó su primera amenaza contra el gobierno del presidente surcoreano Yoon Suk Yeol desde que tomó el poder en mayo. “Si el enemigo sigue haciendo algo tan peligroso que puede introducir virus en nuestra república, responderemos erradicando no sólo el virus sino también a las autoridades surcoreanas”, dijo en el discurso ante los miembros del partido gobernante.

El Ministerio de Unificación de Corea del Sur expresó su “fuerte pesar” por las declaraciones de Kim Yo Jong, calificando sus afirmaciones de “groseras” y sin fundamento. Las amenazas de Kim Yo Jong se formularon en términos condicionales, dijo el analista Lee, quien añadió que “por ahora es incierto hasta dónde llegará Corea del Norte para escalar las tensiones con Corea del Sur”.

PUBLICIDAD
La hermana de Kim Jong-undfd

La acalorada retórica de Corea del Norte contra Seúl podría sentar las bases para una reanudación de las provocaciones militares, que se han ralentizado en los últimos meses, posibilidad debida al brote. Corea del Norte parece estar preparándose para llevar a cabo su primera prueba nuclear desde 2017, según han declarado funcionarios gubernamentales de Japón, Corea del Sur y Estados Unidos.

Cualquier exhibición de las armas de su arsenal nuclear serviría como recordatorio de los acuciantes problemas de seguridad que plantea Pyongyang y que se han ido cocinando a fuego lento mientras la administración del presidente estadounidense Joe Biden se ha centrado en la invasión rusa de Ucrania.

Hay muchos lugares por los que el virus podría haber entrado en Corea del Norte. Aunque los aeropuertos han estado cerrados en su mayor parte durante la pandemia, el régimen reabrió un enlace ferroviario con China en enero y los comerciantes del mercado negro cruzan la frontera con frecuencia. Un organismo de las Naciones Unidas ha dicho que hay tráfico marítimo en su puerto internacional de Nampho, y que el comercio ilícito se lleva a cabo en alta mar en violación de las sanciones.

PUBLICIDAD

Corea del Norte -uno de los dos únicos Estados miembros de la ONU que no ha puesto en marcha un programa de vacunación- podría estar tratando de desviar la culpa de su líder sobre un brote que era demasiado grande para ignorarlo. El gobierno ha afirmado que “cosas extrañas” enviadas a través de la frontera por globos desde el sur introdujeron el coronavirus en su territorio - con expertos en salud y el gobierno de Corea del Sur diciendo que no hay precedentes para el tipo de transmisión descrito por su vecino.

“Es muy natural que consideremos los objetos extraños como vehículos de la enfermedad pandémica maligna”, dijo Kim Yo-jong, añadiendo que su hermano guió un “milagro que hace época” en la erradicación del virus.

PUBLICIDAD

Grupos de activistas liderados por desertores norcoreanos han enviado durante años millones de folletos contra Pyongyang en globo desde Corea del Sur, y el régimen de Kim suele aprovecharlos cuando quiere aumentar las tensiones.

Folletos similares fueron el centro de una serie de quejas norcoreanas en el verano de 2020 que culminaron con la voladura por parte del régimen de una oficina de enlace intercoreana en su lado de la frontera. Kim Yo Jong también estuvo al frente de los ataques retóricos de entonces contra el gobierno del ex presidente Moon Jae-in.

Corea del Norte puede estar “allanando su camino para reanudar su comercio con China” al reclamar la victoria, dijo Yang Moo-jin, un profesor de la Universidad de Estudios Norcoreanos en Seúl que ha asesorado al gobierno surcoreano.

PUBLICIDAD