Actualidad

Los venezolanos que regresan, ¿en cuánto tiempo vuelven a irse?

Luego de la migración masiva venezolana que se ha extendido durante los últimos años, un nuevo fenómeno se relaciona ahora con los retornados, que piensan en un segundo proceso migratorio

Venezolanos con equipaje caminan por el puente internacional Simón Bolívar hacia Cúcuta, Colombia, desde San Antonio del Táchira, Venezuela.
23 de agosto, 2022 | 01:39 PM

Caracas — Aunque la administración de Nicolás Maduro ha referido una cifra de 27.800 retornados, como parte de un plan gubernamental, el dato realmente es incierto para quienes estudian el fenómeno, que si bien ha cobrado fuerza en los últimos meses, aún representa un porcentaje minúsculo, en comparación con los venezolanos que huyeron de la crisis nacional.

Acorde a la Plataforma de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V), son más de 6 millones de migrantes venezolanos, con la mayoría de ellos entre países de Latinoamérica y el Caribe. Un número recabado a partir de información oficial de los gobiernos, que en lugar de reducirse, se incrementa ante la falta de poder adquisitivo y seguridad sanitaria en el país.

Un pequeño grupo, que podría alcanzar apenas el 0,5% de la población migratoria venezolana, sin embargo, se ha dispuesto a volver. Las condiciones precarias, que atraviesan durante su estadía en otros países de la región, es el principal motivo detrás de su decisión, de acuerdo a Mirla Pérez, del Centro de Investigaciones Populares.

PUBLICIDAD

“Retornan con la idea de que puede haber una mejoría económica, porque además en el país al que decidieron emigrar, dado a la pandemia y toda la depresión económica, tienen limitaciones para superar las condiciones que les expulsó de Venezuela. Están viviendo igual o peor, pero cuando vuelven se encuentran con un país que mantiene los problemas de salud, que hay poco trabajo, eso les vuelve a expulsar”, comenta en conversación con Bloomberg Línea.

La leve recuperación económica que ha experimentado el país, que cerró en 2021 con un crecimiento de 6,8%, según cifras oficiales, y que en mayo registraba un crecimiento del comercio nacional de 86%, con proyecciones favorables para la economía venezolana en 2022 de hasta 20%, no ha logrado cubrir las necesidades de toda la población.

La desigualdad en ese avance económico, ha sido evaluada por consultoras como Ecoanalítica o el Observatorio Venezolano de Finanzas, que recientemente registraron un incremento récord en la Canasta Básica Alimentaria, situada en 392 dólares al mes, ante la galopante inflación, que ha reducido 12 dólares del salario mínimo integral.

PUBLICIDAD

“El tiempo que puede tardar una persona en darse cuenta de eso, puede ser uno o dos meses, y vuelve a tomar la decisión de salir. El retornado vuelve al tener las condiciones de vida en precariedad, pero ese mismo factor condiciona la salida por segunda vez al país del que emigró”, agrega Pérez.

La investigadora y profesora en Antropología Cultural del Pueblo Venezolano de la Universidad Central de Venezuela, explica que ese segundo migratorio, contempla también dos matices. El que vuelve a Venezuela, y desde el país de origen, emigra nuevamente, y el venezolano que emigra en un segundo o tercer movimiento sin llegar a Venezuela.

Los casos más contundentes se reflejan en el aumento del número de venezolanos que cruzan diariamente la selva del Darién. Entre enero y junio de 2022, fueron más de 28.079 venezolanos los que emprendieron este recorrido, representando casi el 60% del total de migrantes que usan el camino para llegar a Estados Unidos, de acuerdo al Servicio Nacional de Fronteras de Panamá.

“Están en condiciones de pobreza, en el lugar al que emigraron, emprenden entonces ese segundo movimiento al no ver superada las condiciones de vida por las que se fueron inicialmente. Se está en Colombia, Perú, Ecuador, y deciden irse a Estados Unidos. En algunos casos directo, en otras con una entrada y salida de Venezuela, pero también con una entrada y salida a otro país”, expone la profesora del Centro de Investigaciones Populares.

PUBLICIDAD