Europa

Precios de electricidad en Alemania en récord por escasez de suministro ruso

El gasoducto Nord Stream estará en mantenimiento durante tres días a partir del 31 de agosto

Una manga de viento indica la dirección del viento por encima de un tanque de almacenamiento en la estación de compresión de recepción de gas del gasoducto Nord Stream 1 en Lubmin, Alemania, el lunes 11 de julio de 2022.
Por Vanessa Dezem y Anna Shiryaevskaya
22 de agosto, 2022 | 05:37 PM

Bloomberg — Los precios del gas y la electricidad en Europa aumentaron a medida que el pánico por los suministros rusos se apoderaba de los mercados y los políticos advertían a los ciudadanos que se prepararan para un duro invierno.

El gas de referencia alcanzó un máximo histórico, mientras que la electricidad alemana superó por primera vez los $700 euros (US$696) por megavatio-hora. Rusia anunció que el 31 de agosto interrumpirá las reparaciones de su principal gasoducto Nord Stream durante tres días, lo que hace temer que no vuelva a funcionar después de las obras. Europa lleva semanas en vilo por los envíos a través del ducto, cuyos flujos sólo se reanudaron a niveles muy bajos tras su cierre por obras el mes pasado.

“La catástrofe ya está ahí”, dijo Thierry Bros, profesor de energía internacional en Sciences Po en París. “Creo que la cuestión principal es cuándo van a despertar los líderes de la Unión Europea”.

PUBLICIDAD

En una de las advertencias más graves, el Primer Ministro belga, Alexander De Croo, dijo que Europa podría enfrentarse a hasta 10 inviernos difíciles. Esto supondría una presión sostenida sobre las principales economías y dejaría a miles de hogares con dificultades para pagar sus facturas. La preocupación por la economía llevó al euro a un mínimo de dos décadas el lunes, mientras que la inflación es la más alta en años.

Europa se encuentra en una situación precaria cuando falta poco más de un mes para el inicio oficial de la temporada de calefacción. Los países se apresuran a llenar los depósitos, pero siguen dependiendo en gran medida del gas ruso y cualquier nuevo recorte podría hacer realidad el racionamiento.

El presidente francés, Emmanuel Macron, advirtió a los ciudadanos de las posibles dificultades en los próximos meses y les pidió que “acepten pagar el precio de nuestra libertad y nuestros valores”, dijo en un discurso el viernes para conmemorar la liberación de una ciudad del sur de Francia en la Segunda Guerra Mundial.

PUBLICIDAD

Las circunstancias de Alemania son especialmente urgentes: la dependencia del gas ruso deja al país en una situación vulnerable mientras busca desesperadamente suministros alternativos. El país está considerando la posibilidad de volver a poner en marcha centrales eléctricas de carbón y podría prolongar la vida de las centrales nucleares restantes, al tiempo que insta a conservar el gas. Las industrias de la mayor economía de Europa ya están sufriendo un fuerte golpe.

“Al ser el centro neurálgico de Europa, la combinación de exposición industrial, junto con las industrias intensivas en energía, significa que podría haber un golpe significativo para Alemania a medida que la crisis continúe”, dijo Martin Devenish, un exdirector gerente de Goldman Sachs Group Inc. (GS) que ahora trabaja para S-RM Intelligence & Risk Consulting Ltd. “Los mercados de divisas ya están poniendo en precio una buena cantidad de riesgo en Europa, y eso está en parte relacionado con la energía”.

European energy prices have surged multifold this yeardfd

Si la crisis energética se agrava, es probable que se produzca una recesión el próximo invierno, declaró el fin de semana el jefe del Bundesbank, Joachim Nagel. El Ministro de Economía alemán, Robert Habeck, afirmó que podrían producirse nuevos cortes en el suministro de gas y reiteró su llamamiento a la conservación de la energía. “Tenemos ante nosotros un invierno muy crítico”, declaró a la cadena pública ZDF en Montreal, durante una visita a Canadá con el canciller Olaf Scholz. “Debemos esperar que (el presidente ruso Vladimir) Putin siga reduciendo el gas”.

El viernes, Gazprom dijo que se necesitan obras en la única turbina que funciona y que puede bombear gas al Nord Stream. El gasoducto lleva semanas funcionando sólo al 20% de su capacidad, y los políticos europeos insisten en que las restricciones tienen una motivación política. La empresa rusa Gazprom PJSC dijo que los volúmenes volverían a ese nivel tras el último cierre.

“El mercado puede hacer caso omiso de los comentarios de Gazprom y empezar a considerar que el gasoducto puede no volver a funcionar o, como mínimo, puede retrasarse por cualquier motivo”, dijo Biraj Borkhataria, analista de RBC Capital Markets.

Precios suben

El contrato holandés para el mes próximo, la referencia europea, subió un 13%, a $276,75 euros el megavatio-hora. Los precios son unas 15 veces superiores a la media de esta época del año. El equivalente británico subió un 14%.

PUBLICIDAD

La energía alemana de referencia para el año siguiente subió un 14% después de haber alcanzado un récord de $710 euros por megavatio-hora, mientras que el contrato francés cerró un 10% por encima de los $801 euros. Los futuros del carbón también alcanzaron niveles sin precedentes. La escasez del mercado de la electricidad a corto plazo se ve agravada por la disponibilidad de los reactores nucleares en Francia, que está cerca de ser la más baja de los últimos años.

Durante el fin de semana, los dirigentes alemanes afirmaron que el país podría tener dificultades para sustituir el menguante suministro de gas procedente de Rusia. El gobierno se propone reducir el consumo en un 20%. Aunque el país es uno de los más afectados por los recortes de Moscú, con la economía al borde de la recesión, la crisis energética ha repercutido en todo el continente.

“Europa se enfrenta ahora a una crisis paralela de gas y electricidad”, afirma Timera Energy en un informe. “Se nos acaban los adjetivos para describir el ritmo de esta alza de precios”.

Con la asistencia de Iain Rogers y Todd Gillespie.

PUBLICIDAD