Europa

Ni siquiera una fuerte alza de tasas del BCE hará que el euro deje de hundirse

Más allá de la política monetaria, la amenaza de recesión y los cortes de envíos energéticos por parte de Rusia están presionando a la moneda común

Imagen de una casa de cambio
Por Alexander Weber, Jana Randow y Naomi Tajitsu
24 de agosto, 2022 | 07:00 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — El euro sigue cotizando por debajo de la paridad con el dólar tras su más reciente caída, y son pocas las esperanzas de que una subida de tasas de interés (aún una de gran magnitud) rescaten a la divisa.

Más allá de la política monetaria, la amenaza de recesión y los cortes de envíos energéticos por parte de Rusia están presionando a la moneda común, dicen analistas. Es difícil para el Banco Central Europeo (BCE) contrarrestar esto, aún subiendo fuertemente los costos de endeudamiento como lo ha hecho la Reserva Federal.

“Las tasas no han sido las protagonistas de los mercados de divisas, especialmente durante el último mes: se trata realmente de la dinámica del crecimiento global”, dijo Sam Zief, jefe de estrategia global de divisas de JPMorgan Private Bank. “Las grandes subidas de tasas no apuntalan a la divisa cuando se hacen para mantener ancladas las expectativas de inflación y perjudican al mismo tiempo las perspectivas de crecimiento”.

PUBLICIDAD
Un euro débil está poniendo aún más presión sobre la zona eurodfd

Enfrentando la inflación más elevada desde la creación del euro, el BCE elevó los costos de endeudamiento por primera vez en más de una década en julio. En concreto, subió su tasa de depósitos en 50 puntos básicos al 0%.

Mientras los inversores esperan otro movimiento de esa magnitud el 8 de septiembre, los nubarrones se ciernen sobre la economía de los 19 países de la zona euro, ya que la crisis del costo de vida y la invasión rusa de Ucrania están poniendo presión sobre hogares y empresas.

Las encuestas empresariales publicadas el martes por S&P Global mostraron que la actividad se contrajo por segundo mes consecutivo en la zona euro, y que el repunte pandémico en áreas como el turismo casi se detuvo. Mientras tanto, la debilidad del euro, que esta semana ha alcanzado su nivel más bajo en dos décadas frente al dólar, está reforzando la inflación al encarecer las importaciones, lo que resulta especialmente preocupante cuando gran parte de la inflación de la región está impulsada por la energía, cuyo precio se fija en gran medida en dólares.

PUBLICIDAD

Este sombrío panorama significa que incluso una subida de tasas de tres cuartos de punto, algo que no tiene precedentes, no impulsaría el euro de forma significativa, según Dirk Schumacher, economista de Natixis en Fráncfort.

“Elegir 75 puntos básicos sobre 50 no cambiaría mucho”, dijo. “Se necesita un mínimo de perspectivas económicas positivas para influir significativamente en el tipo de cambio sólo con movimientos de tasas de interés”.

Preguntado sobre si una subida mayor tendría sentido en el contexto de la caída del euro, Joerg Kraemer, economista jefe de Commerzbank AG, dijo que tal medida “probablemente sería una buena idea dadas las perspectivas de inflación”. Aunque no excluye ese resultado, dijo que no “cree que el BCE vaya a hacerlo”.

De hecho, Fabio Panetta, miembro del Comité Ejecutivo del BCE, pidió el martes prudencia a la hora de trazar los próximos pasos, ya que la perspectiva de una desaceleración en la zona del euro es cada vez más probable.

“Si se produjera una desaceleración significativa o incluso una recesión, esto mitigaría las presiones inflacionistas”, dijo en una mesa redonda en Milán.

Su colega Isabel Schnabel, sin embargo, ha reconocido el impacto negativo que la debilidad de la moneda está teniendo en las perspectivas de inflación, diciendo a Reuters que importa aún más cuando la economía se enfrenta a un choque de precios de la energía.

PUBLICIDAD

Los mercados monetarios han descontado un aumento de medio punto el próximo mes y han colocado un 20% de probabilidades en 75 puntos básicos. Más allá de eso, los operadores apuestan por un endurecimiento de 130 puntos básicos para finales de año, con una tasa de depósito que acabará subiendo al 2% en septiembre de 2023.

Alemania, la mayor economía de Europa, es un punto especialmente débil, ya que el gobierno tiene dificultades para sustituir las importaciones de gas natural de Rusia y el aumento de los precios amenaza el crucial sector manufacturero del país.

Según Marco Valli, economista jefe para Europa de UniCredit, este tipo de cuestiones probablemente inclinarán a los responsables de la política monetaria hacia otro movimiento de 50 puntos básicos.

PUBLICIDAD

“El BCE optará por una subida de medio punto en septiembre; más sería una gran sorpresa y, de hecho, un error”, dijo. “El tipo de cambio refleja en gran medida los problemas a los que se enfrenta la zona euro en estos momentos. No es algo que el BCE tenga que perseguir”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD