Actualidad

¿Cuánto cuesta asegurarse en Venezuela mientras se mantiene el deterioro sanitario?

Una póliza básica de seguros puede estar entre los 5.000 y 200.000 mil dólares, con una prima desde los 40 dólares al mes, mientras el salario mínimo integral apenas roza los 22 dólares

Adriana Loureiro Fernandez/Bloomberg
25 de agosto, 2022 | 10:39 AM

Caracas — El acceso a la salud en Venezuela, sumida en una profunda crisis a nivel público, se ha convertido en un lujo para quienes aspiren optar por un seguro de vida privado, o quienes se arriesguen a acudir a un centro asistencial sin respaldo económico.

Trescientos dólares puede ser el costo por una luxación de codo –separación de dos huesos en el lugar donde se encuentran en una articulación–, en una pequeña clínica privada, en el centro de Caracas, que si bien el seguro no responde con prontitud, se le exigirá al paciente asumir el pago en las próximas horas.

Frente a un ingreso mínimo que se ubica en 18,57 dólares al mes, de acuerdo al último tipo de cambio oficial, al venezolano se le dificulta la adquisición de una póliza privada, entre las 40 aseguradoras operativas en el país, según el último registro del Sistema de Estados Financieros de Empresas de Seguros.

PUBLICIDAD

Pese a haber experimentado un repunte durante la pandemia, con una pequeña movilización de contratos, acorde a la Cámara de Aseguradores en Venezuela, la situación en el sector continúa siendo complicada, con el 70% de las afiliaciones destinadas solo al área sanitaria, restando prioridad a coberturas para vehículos, viviendas o viajes.

“Aquellos ciudadanos que han podido hacer un esfuerzo, buscaron contratar bolsas de seguros de salud (...) La pandemia lo que vino fue a agravar muchas cosas que ya venían con un problema, por toda la situación macroeconómica del país”, dijo la presidenta ejecutiva de la CAV, María del Carmen Bouffard, en mayo, durante entrevista radial.

El movimiento en el ranking de empresas de seguros en Venezuela, en enero, no presentó mayor incidencia y Seguros Mercantil se mantuvo a la cabeza, en cuanto al monto de primas cobradas, seguido por Seguros Caracas, Pirámide, Mapfre, La Internacional, Seguros Constitución, Hispana, Oceánica, Universitas y Estar, con un cierre total en la actividad aseguradora de 220 millones de bolívares (48,5 millones de dólares), según la Superintendencia de la Actividad Aseguradora, lo que representó un alza en moneda local de 318%, con relación al mismo período el año pasado.

PUBLICIDAD

Una cobertura con Seguros Mercantil puede ubicarse entre 5.000 dólares, alcanzando un máximo de 200.000 dólares, a través de la corporación nacional, y hasta 5 millones de dólares, con su filial en Mercantil Panamá. La prima, que puede ser cancelada de contado, con pagos mensuales, trimestrales o semestrales, está sujeta a la edad del afiliado, y cuenta con un rango entre 100 dólares y 1.800 dólares trimestrales.

Ocurre similar con otras compañías como Seguros Universitas o Pirámide, que aplican en todo caso, los mismos plazos de espera, con un mes para pacientes con covid-19, once meses para maternidad o 18 meses para hernias.

Las limitaciones en cuánto a asegurados por edades, o patologías se mantienen como primera queja en el proceso de afiliación, relacionados a las pólizas individuales. Las colectivas siguen siendo las más beneficiosas, en ese sentido, sin embargo existen otras fallas para la admisión en caso de emergencia o la confirmación de pago, que han sido ventiladas por usuarios en redes sociales.

Las clínicas, pese a las deficiencias que también pueden presentar, precisamente por la migración de personal o la falta de algunos recursos para la atención completa, con precios por tomografías entre 80 dólares y 500 dólares, dependiendo de la ubicación, siguen ocupando la opción de menor riesgo para la atención de una condición sanitaria, ante el deterioro del sistema de salud público.

Los intermediarios se han convertido también en un elemento clave para el mercado de los seguros, tramitándose al menos el 95% de las pólizas a través de una asesoría financiera y objetiva, con la que los beneficiarios se sienten acompañados al momento de algún reclamo, explica el presidente de la Cámara Venezolana de Empresas de Corretaje de Seguros, Kay Boetticher.

Mientras tanto, desde la Asamblea Nacional electa en 2020, de mayoría chavista, se aprobó el proyecto de reforma de la Ley de la Actividad Aseguradora, que a juicio de Boetticher, “incluirá nuevas oportunidades e innovadores productos y canales de venta para llegar a todos los estratos sociales”. Se espera que entre en vigencia antes del cierre de año.

PUBLICIDAD