Negocios

Inversor aconseja a los fundadores que mantengan capital en tiempos inciertos

En 2020, Advent recaudó US$2.000 millones para su séptimo fondo dedicado a América Latina, y este año recaudó US$25.000 millones para su segundo mayor fondo global

Los inversores quieren saber cuáles son los ingresos por empleado y cuántos ingresos pueden añadir los empresarios por su capital invertido.
26 de agosto, 2022 | 04:59 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Línea — Rafael Larragoiti, vicepresidente de Advent International, afirma que en los últimos años ha habido una gran euforia por parte de los inversores por hacer rondas con rapidez, con valuaciones estiradas y una due diligence “esquizofrénica”, a la que ha contribuido el exceso de capital en el mercado.

La firma, una empresa global de capital privado, comenzó a invertir en startups hace cuatro años en Brasil. Las inversiones recientes de Advent en América Latina incluyen una aportación de US$430 millones de dólares a Ebanx y participó con SoftBank en una ronda por US$225 millones a Merama el año pasado.

Advent es el decimotercer mayor accionista de Nubank (NU), con 49.022.360 acciones (1,38% del papel en circulación). CI&T, Prisma Medios de Pago, BIG Group, Enjoy, Somar Pharmaceutical Group, YDUQS y Canvia son otras inversiones de Advent en Latinoamérica.

PUBLICIDAD

En 2020, la empresa recaudó US$2.000 millones para su séptimo fondo de capital privado dedicado a la región, LAPEF VII, y este año recaudó US$25.000 millones para su segundo mayor fondo mundial.

Grandes inversores globales que empezaron a invertir más en América Latina, como el fondo de cobertura Tiger Global de Chase Coleman, fueron también quienes desencadenaron esta lucha de los capitalistas de riesgo por las transacciones.

Eso es porque el mercado ofreció cheques rápidos si el fundador accedía a cerrar la operación, que normalmente venía con valoraciones más altas que las que ofrecían los inversores de capital riesgo, en una estrategia de “dispara a lo que se mueva”, como dijo el CEO de Zippi, André Bernardes, durante un evento patrocinado por Trace Finance el miércoles por la noche.

PUBLICIDAD

Bernardes dijo que en poco tiempo cerró una inversión Serie A de US$ 16 millones con Tiger a finales de mayo de este año.

El crecimiento de activos destinados al VC en América Latina ha sido mayor que el del capital privado (que suele estar en empresas más consolidadas), según datos de Preqin recogidos recientemente por The Wall Street Journal.

Los activos gestionados en capital riesgo alcanzaron US$9.250 millones de dólares en septiembre del año pasado en América Latina, lo que supone un crecimiento del 48% respecto al año anterior.

Lea más del negocio de Advent en América Latina:

Larragoiti afirma que en los últimos años los inversores han sufrido del FOMO (miedo a perderse). Pero ahora eso ha cambiado debido a factores macroeconómicos tanto externos como locales, específicos de Brasil.

La sequía de capital ha repercutido en la valuación y en la velocidad de las rondas, que tardan más y tienen valuaciones estables o incluso rondas a la baja a partir de la serie C. No veo una mejora en las valuaciones en el corto plazo de aquí a fin de año”, dijo, durante el mismo evento, respondiendo a una pregunta sobre si los fundadores que tienen dinero para 24 meses deben esperar a mejores escenarios de valuación para buscar nueva financiación.

PUBLICIDAD

“Si yo fuera alguien que tiene 24 meses de margen, empezaría por apretarme el cinturón para llegar con la mejor rentabilidad por producto, entregar todo lo prometido a los inversores capables. Si tiene un plan de financiación sobre la mesa, le aconsejo que lo ponga. Es un entorno complicado, tendremos elecciones y luego la resaca electoral. Lo vemos en el ciclo del Private Equity y es importante tener capital en el bolsillo”, dijo.

En tanto, Bernardes complementa: “Si alguien te quiere dar su dinero, tómalo”.

El año pasado, con la euforia de los VC, algunos fundadores contrataron a más gente de la que debían sólo para mostrar a los inversores que estaban construyendo la empresa, para crear un rumor que les permitiera conseguir la siguiente ronda, según Bernardes.

PUBLICIDAD

Ahora, el juego cambió. Los inversores quieren saber cuáles son los ingresos por empleado y cuántos ingresos pueden añadir los empresarios por su capital invertido.

“En el lado operativo hay que empezar a pensar cuál es la unidad mínima de recurso de capital intelectual que puedo conseguir para ofrecer el máximo valor”, dijo el fundador de Zippi.

PUBLICIDAD

¿Hasta dónde llegará el capital privado?

Advent es uno de los mayores inversores de capital riesgo del mundo y tradicionalmente ha invertido en empresas maduras, entrando como socio minoritario en una startup de serie D que ya cuenta con varios inversores de capital de riesgo. El año pasado, la empresa se debatió sobre la antelación con la que entraría en las rondas de las startups.

Por otro lado, Advent decidió no participar en rondas con cheques inferiores a US$50 millones, o por lo menos de Serie B o C, precisamente para no cargar con demasiadas entidades participadas y poder seguir de cerca a su portafolio de empresas.

Lo más temprano que Advent ha invertido en América Latina a la fecha fue en el unicornio mexicano-brasileño Merama, cuando entró en la Serie B, junto con SoftBank.

PUBLICIDAD

“Las startups que crecían tenían retos de gobernanza, de expansión más allá de Brasil. Llevamos 20 años haciéndolo, llevando a las empresas desde Brasil hasta la salida a bolsa”, dijo.

-- -- Artículo actualizado para aclarar que el vicepresidente de Advent opinó como inversor y no vocero de la empresa de capital privado.

Lea esta historia en

Portuguese o enEnglish
PUBLICIDAD