Europa

El Banco Central Europeo prepara el escenario para otro gran aumento de tasas

Los formuladores de políticas están luchando para estabilizar los precios después de ver que la inflación se salió de control este año

BCE
Por Jana Randow
29 de agosto, 2022 | 08:43 PM

Bloomberg — Las autoridades del BCE (Banco Central Europeo) están dispuestas a repetir, como mínimo, la subida de 50 puntos básicos en las tasas de interés efectuada en julio, sin descartar una subida incluso superior, puesto que la inflación se aproxima a un nuevo máximo.

Así lo han expresado los responsables del Banco Central Europeo que participaron en el evento anual de la Fed en Jackson Hole, que concluyó este sábado. Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, fijó el tono, señalando que los costos de endeudamiento de Estados Unidos se dirigen al alza y se quedarán allí “por algún tiempo”.

El Consejo de Gobierno del BCE, integrado por 11 miembros, en su mayoría de tendencia agresiva, se desplazó a Wyoming, donde adoptó una línea muy similar a tan solo dos semanas de la reunión de formulación de políticas monetarias el próximo mes. La miembro del Comité Ejecutivo, Isabel Schnabel, la más veterana de los funcionarios del banco que participaron en la reunión, exhortó a sus compañeros a “dar una clara señal de su decisión de volver a situar la inflación en su objetivo lo antes posible”.

PUBLICIDAD
Tasas del BCEdfd

Seguramente, los datos de los precios de consumo de la eurozona, previstos para este miércoles, harán hincapié en esta situación. Los cálculos apuntan a otro máximo histórico del 9%, más del cuádruple del objetivo del 2%, y la debilidad del euro agudiza el problema al encarecer las importaciones.

Los formuladores de políticas están luchando para estabilizar los precios después de ver que la inflación se salió de control este año. Pero su capacidad para pisar los frenos se ve limitada por el creciente riesgo de una recesión en Europa y el hecho de que no tienen control sobre la guerra en Ucrania y la voluntad de Rusia de utilizar los suministros energéticos para perturbar la economía del continente.

Los funcionarios del BCE más moderados, como el economista jefe Philip Lane y el griego Yannis Stournaras, tendrán la oportunidad de presentar su caso esta semana. Algunos en ese campo creen que una recesión en el bloque monetario de 19 naciones podría enfriar los precios.

PUBLICIDAD

Además de las tasas, otros temas abordados en Jackson Hole incluyeron la caída del euro frente al dólar y cómo reducir los billones de dólares en bonos que el BCE compró durante las crisis recientes para ayudar a la economía. Aquí hay un resumen de todo lo que aprendimos:

Tasas de interés

Después de un aumento de 50 puntos básicos mayor de lo esperado en julio, una minoría considerable del Consejo de Gobierno de 25 miembros está dispuesta a considerar un paso de 75 puntos básicos el 8 de septiembre, con el austriaco Robert Holzmann, el holandés Klaas Knot y el letón Martins Kazaks, todos ellos estableciendo 50 puntos básicos como mínimo.

Ninguno de esos funcionarios indicó que presionarán con fuerza por un movimiento más grande, citando la importancia de los datos y pronósticos que aún están por llegar. Pero las nuevas proyecciones del personal del BCE que vencen el próximo mes probablemente mostrarán revisiones al alza significativas que pueden llevar la inflación de 2023 a más del 5%, según personas familiarizadas con la situación.

Incluso algunos de los formuladores de políticas más cautelosos del BCE, como el finlandés Olli Rehn y el francés Francois Villeroy de Galhau, enfatizan la necesidad de una acción “significativa”, lenguaje que se cree que indica apoyo para otro paso de 50 puntos básicos.

Mientras tanto, Schnabel dijo que incluso si llega una recesión, “básicamente tenemos pocas opciones que continuar nuestro camino de normalización”. El jefe del Bundesbank (Banco central de Alemania), Joachim Nagel, dijo que es “demasiado pronto para pensar” cuándo deberían detenerse los aumentos de tasas.

Los alcistas pueden acabar utilizando la perspectiva de una subida de 75 puntos básicos como moneda de cambio en otros debates. Pero no hay que olvidar que la idea de una subida de medio punto en julio se consideraba extremadamente improbable hasta pocos días antes de esa decisión.

PUBLICIDAD

Inflación

Existe una creciente preocupación de que la gente pronto comience a perder la confianza en la capacidad del BCE para controlar los precios al consumidor.

Rehn destacó el riesgo de que las expectativas de inflación se desanclen, mientras que Kazaks dijo que los efectos secundarios se están volviendo “más transparentes y obvios”. Schnabel advirtió que la probabilidad y el costo de ese escenario es “incómodamente alto”.

“Lo que yo vigilaría muy cuidadosamente son las expectativas de inflación, la inflación general, pero sobre todo la inflación subyacente”, dijo Kazaks. Eso incluye la conciencia de que “no debemos apresurarnos” a retroceder “si la inflación subyacente en un trimestre, durante un mes, baja”.

PUBLICIDAD

El principal impulsor de la presión sobre los precios, la guerra en Ucrania y su efecto en los costos de la energía, no va a desaparecer.

Europa se enfrenta a una “confrontación prolongada” con Rusia, por lo que la reducción del suministro de gas natural y el aumento de los precios de los combustibles fósiles serán un “fenómeno de larga data”, según Rehn.

PUBLICIDAD

El tipo de cambio

El euro ha perdido más del 12% frente al dólar desde enero y se ha estancado por debajo de la paridad, empeorando las perspectivas de inflación ya que el precio de la energía se cotiza principalmente en la moneda estadounidense. En términos comerciales ponderados, el euro se ha depreciado alrededor de un 4% este año.

Si bien los funcionarios del BCE sostienen que el tipo de cambio no es un objetivo de política y representa solo un factor al evaluar la economía, algunos están haciendo sonar la alarma. Rehn calificó la situación como una “consideración significativa al establecer la política monetaria”.

Exceso de liquidez

Años de compras de activos y generosas condiciones de préstamo a largo plazo han dejado al sistema financiero de la zona euro con más de 4 billones de euros (US$4 billones) de exceso de liquidez.

PUBLICIDAD

Una vez que la tasa de depósito suba del 0% el mes que viene, los bancos que almacenan liquidez en el BCE empezarán a obtener considerables ingresos libres de riesgo que corren peligro de distorsionar la eficacia de la transmisión monetaria, al tiempo que suponen pérdidas para los bancos centrales de la región.

Muchos funcionarios quieren que el problema se aborde lo antes posible. Las discusiones han comenzado, según Rehn, quien ve una posible solución en una próxima reunión del BCE.

Las opciones incluyen una reversión de la política de niveles utilizada para proteger parcialmente a los prestamistas de los efectos de las tasas negativas, cambios en la forma en que se manejan los requisitos de reserva obligatorios y una actualización de las reglas que rigen los préstamos a largo plazo, según personas familiarizadas con la situación.

PUBLICIDAD

Ajuste cuantitativo

Con las subidas de tasas en marcha, la reducción del balance del BCE es el siguiente paso lógico a considerar. Tanto la Fed como el Banco de Inglaterra han comenzado a reducir sus tenencias de bonos, y poco a poco se está iniciando un debate sobre cómo abordar el problema en la zona euro.

Algunos funcionarios del BCE más agresivos están listos para poner el tema sobre la mesa, si no en septiembre, ciertamente para fin de año.

“Cuanto antes lo discutamos, mejor, pero eso no significa, y esto es lo que creo que el mercado debe entender, que si se discute hoy, lo empleamos mañana”, dijo Kazaks. “Lo primero que tenemos que hacer es conseguir algo de espacio político con las tasas de interés”.

--Con la asistencia de Zoe Schneeweiss

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD