Mercados

G7 respalda limite a precios del petróleo ruso para reducir los ingresos de Moscú

Los ministros de finanzas del bloque dijeron que la intención es que el límite entre en vigor junto con las sanciones de la UE sobre el petróleo ruso el 5 de diciembre

Operación de perforación de petróleo en Rusia
Por Michael Nienaber, Alberto Nardelli y Ewa Krukowska
02 de septiembre, 2022 | 09:34 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Los países del G7 indicaron este viernes que planean imponer un límite a los precios de las compras globales de petróleo ruso, una medida que EE.UU. espera relaje las presiones sobre los mercados energéticos y reduzca los ingresos de Moscú.

“Confirmamos nuestra intención política conjunta de finalizar y aplicar una prohibición completa de los servicios que permiten el transporte marítimo de petróleo crudo y productos petrolíferos de origen ruso a nivel mundial”, dijeron los ministros de finanzas del G7 en una declaración conjunta.

“La prestación de tales servicios sólo se permitiría si el petróleo y los productos petrolíferos se adquieren a un precio (”el tope de precios”) o por debajo de él, determinado por la amplia coalición de países que se adhieran a dicho tope de precios y lo apliquen”, agregaron.

PUBLICIDAD

Los ministros dijeron a su vez que la intención es que el límite entre en vigor junto con las sanciones de la UE sobre el petróleo ruso el 5 de diciembre. La declaración, que destaca que todos los Estados miembros de la UE deberán aprobar cualquier cambio en las sanciones, no dio ningún rango en dólares para el límite.

El plan del G7, que forma parte de los esfuerzos más amplios para castigar a Rusia por su invasión de Ucrania, permitiría a los compradores de petróleo ruso con un precio limitado seguir obteniendo servicios cruciales como la financiación y el seguro para los petroleros.

Los precios del petróleo se redujeron ligeramente tras conocerse que el G7 estaba a punto de llegar a un acuerdo, mientras los operadores analizaban la probabilidad de que se imponga un régimen de este tipo y el impacto que podría tener.

PUBLICIDAD
Imagen de la más reciente reunión del G7dfd

Para aplicar un tope, los diplomáticos tendrán que convencer a los países miembros de la Unión Europea de que modifiquen su sexta ronda de sanciones a Rusia por la invasión de Ucrania, y eso puede resultar difícil. Ese paquete, que prohíbe la compra de petróleo ruso a partir del 5 de diciembre, incluye la prohibición de que terceros países utilicen las empresas del bloque para los servicios financieros y de seguros relacionados con el petróleo.

Sin embargo, no está claro hasta qué punto sería eficaz un régimen de limitación de precios, sobre todo porque algunos de los principales compradores de Rusia no han aceptado adherirse. La India es reacia a adherirse formalmente a un régimen de precios máximos, ya que a su industria le preocupa que pueda perder frente a otros compradores la oportunidad de adquirir crudo ruso con descuento, según personas familiarizadas con las opiniones de las empresas indias.

El vicesecretario del Tesoro de EE.UU., Wally Adeyemo, visitó la India el mes pasado, donde dijo que la coalición para poner un tope a los precios del petróleo ruso se ha ampliado y que varios países se han unido, aunque declinó nombrarlos.

“Habrá que tomar medidas bastante amplias para garantizar que las empresas no encuentren formas de eludir las limitaciones de los precios”, dijo Richard Watts, director gerente de la empresa de asesoramiento sobre comercio de materias primas HR Maritime de Ginebra. “Este fue el reto que se planteó en el plan de alimentos por petróleo de Irak en la década de 1990. La cuestión es cómo lo controla el G7″.

Tampoco será fácil conseguir el pleno respaldo de la UE. Hungría, que ha mantenido relaciones más estrechas con Rusia, retrasó el acuerdo sobre el paquete de sanciones original durante semanas mientras el bloque intentaba llegar a un acuerdo sobre el sector energético ruso. Budapest ha señalado que se opondría a cualquier tope en el precio del petróleo, lo que supone otra lucha política potencialmente incómoda.

Rusia dijo el viernes que no venderá petróleo a las naciones que impongan un tope al precio de su petróleo. “Simplemente no nos relacionaremos con ellos por principios que no son de mercado”, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, en una conferencia telefónica, y añadió que el petróleo ruso encontrará mercados alternativos.

PUBLICIDAD

EE.UU. y sus aliados han debatido sobre la mejor manera de sancionar a Rusia después de que su invasión sacudiera los mercados energéticos y disparara los precios del crudo. El G7 -que también incluye a Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, Japón y Canadá- se comprometió a principios de este año a frenar la dependencia de la energía rusa, incluso “eliminando o prohibiendo la importación de petróleo ruso”.

Los líderes del G7 anunciaron en una cumbre celebrada en junio en Elmau (Alemania) que examinarían el plan de limitación de precios. Pero el canciller alemán, Olaf Scholz, insiste en que el tope de precios sólo puede funcionar correctamente si se introduce a nivel mundial y cuenta con el apoyo de algo más que los países del G7. El respaldo de los grandes compradores de petróleo ruso, como India y Turquía, se considera especialmente crucial.

“El tope de precios carece fundamentalmente de impacto a menos que el G7 pueda persuadir a los demás compradores principales (es decir, China, India, Turquía, etc.) para que se adhieran”, dijo Christopher Haines, analista de crudo global de la consultora Energy Aspects, en una respuesta por correo electrónico a las preguntas. “Todos ellos son reacios a pesar de la oferta de exenciones de las sanciones financieras y de seguros de transporte de Occidente. Mientras tanto, Rusia estará decidida a socavar la política por razones tanto políticas como económicas”.

PUBLICIDAD

Los funcionarios estadounidenses han argumentado que el límite de precios podría funcionar incluso si muchos compradores no se unen oficialmente a la coalición, ya que podrían seguir utilizando el sistema para influir en las negociaciones de contratos con Moscú y negociar precios más bajos.

Otro factor clave será el nivel al que se fije el límite de precios. Los funcionarios estadounidenses han sugerido que pretenden fijarlo ligeramente por encima del coste marginal de producción de Rusia, según una persona familiarizada con el asunto, aunque el nivel final dependería en parte del precio global del petróleo cuando entre en vigor.

PUBLICIDAD

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo el jueves que la medida, de ser adoptada, reduciría los ingresos petroleros del presidente Vladimir Putin en general, “forzando a bajar el precio del petróleo ruso para ayudar a atenuar el impacto de la guerra de Putin en los surtidores”.

-- Con la ayuda de Josh Wingrove, Archie Hunter y Kwaku Gyasi.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD