Europa

La imagen de Rusia como superpotencia se evapora a 6 meses de la invasión a Ucrania

La decisión de Putin de invadir Ucrania ha puesto en marcha un profundo replanteamiento de las capacidades convencionales de Rusia

Un tanque ruso destruido en Ucrania
Por Marc Champion
24 de agosto, 2022 | 03:43 PM
Tiempo de lectura: 8 minutos

Bloomberg — A seis meses de la invasión a Ucrania ordenada por Vladimir Putin, la guerra ha alterado presunciones fundamentales sobre la economía y el poderío militar de Rusia.

Cuando EE.UU. advirtió por una guerra inminente a principios de año, funcionarios y analistas en Washington y Europa asumieron que Rusia, con un ejército mucho más grande y con mejor armamento, sometería a las fuerzas ucranianas con velocidad. También creyeron que Putin se encontraría acorralado por una economía doméstica débil.

El jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., Mark Milley, llegó a advertir al Congreso que Kiev podría caer dentro de las 72 horas siguientes a una invasión. Joe Biden dijo que convertiría el rublo en “escombros”. En el Kremlin, mientras tanto, Putin y sus asesores más cercanos veían a Ucrania como una nación dividida con líderes incompetentes que carecerían de voluntad de lucha.

PUBLICIDAD

Todas esas expectativas estuvieron equivocadas.

Lo que esto significará mientras Ucrania cumple medio año de guerra y sigue siendo independiente es tan incierto como el resultado del conflicto. Lo que está claro es que, en lugar de reafirmar a Moscú como potencia militar mundial, como esperaba Putin, su decisión de invadir Ucrania ha puesto en marcha un profundo replanteamiento de las capacidades convencionales de Rusia. También ha provocado una mayor expansión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, con la decisión de Finlandia y Suecia, hasta ahora neutrales, de unirse a la alianza militar.

Rusia “no tiene un ejército comparable al de Estados Unidos” o incluso a las fuerzas más pequeñas de la OTAN, dijo Phillips O’Brien, profesor de estudios estratégicos de la Universidad de St. La guerra demostró que “no es capaz de llevar a cabo operaciones complejas del modo en que pueden hacerlo los británicos, los franceses o los israelíes, así que en esos términos ni siquiera es una potencia militar de segundo nivel”.

PUBLICIDAD

Ucrania ha sufrido grandes daños en infraestructuras, pueblos y ciudades, y grandes bajas militares, mientras que el conflicto ha obligado a millones de personas a huir del país. Su economía se encuentra en dificultades.

Aun así, el Presidente Volodymyr Zelenskiy se ha erigido como un desafiante presidente de época de guerra capaz de liderar a su nación para infligir enormes pérdidas al ejército ruso, que se vio obligado a retirarse de los alrededores de la capital, Kiev, y reagruparse en el este.

“El 24 de febrero nos dijeron: No tenéis ninguna posibilidad. El 24 de agosto, decimos: ¡Feliz Día de la Independencia, Ucrania!” dijo Zelenskiy el miércoles en un discurso a la nación con motivo del 31º aniversario de su independencia de la antigua Unión Soviética. “¿Cuál es el final de la guerra para nosotros? Solíamos decir: Paz. Ahora decimos: Victoria”.

Ucrania sigue contando con el apoyo de los suministros de armas avanzadas de Estados Unidos y Europa, incluso aún no habiendo podido demostrar que puede montar una contraofensiva exitosa a gran escala y sus aliados se encuentran bajo una creciente presión económica.

Cuando el periódico suizo Blick le preguntó este mes si temía que Estonia, miembro de la OTAN, fuera el próximo objetivo de Rusia, la primera ministra Kaja Kallas dijo que no veía ninguna amenaza en sus fronteras, a pesar de que Putin mencionó la ciudad estonia de Narva en un discurso pronunciado en junio en el que habló de la necesidad de recuperar las tierras rusas perdidas.

“La pregunta correcta sería: ¿Es el turno de la OTAN?”, dijo Kallas a Blick. “¿Está Rusia preparada para ello?”.

PUBLICIDAD

Los pronósticos sobre el colapso económico de Rusia han resultado ser igual de erróneos, ya que el producto interior bruto cayó a un ritmo sombrío, pero menos que catastrófico, del 4% en el segundo trimestre, mientras el aumento de los precios de la energía apuntala los ingresos presupuestarios. En mayo, el propio Ministerio de Finanzas ruso preveía una contracción del 12% este año para una economía lastrada por un aluvión de sanciones internacionales.

Mientras que Estados Unidos y sus aliados cercanos han impuesto sanciones, muchos países -desde China hasta India y Medio Oriente- no lo han hecho y siguen comerciando con Moscú.

La caída de la economía rusa es mucho menor que lo esperado inicialmentedfd

Rusia ha recortado el suministro de gas natural a Europa, esgrimiendo una inesperada y potente arma económica propia. Aunque se han hecho preparativos para mitigar el impacto de nuevos cortes de suministro rusos, funcionarios desde Finlandia hasta Alemania han advertido en los últimos días a los ciudadanos que se preparen para pasar dificultades.

PUBLICIDAD

Los próximos “5 a 10 inviernos serán difíciles”, dijo el lunes el Primer Ministro belga, Alexander De Croo, mientras los precios del gas natural en Europa se elevaban a unas 15 veces su media de verano.

O’Brien fue uno de los pocos analistas de defensa occidentales que predijo un atolladero para Putin en Ucrania incluso antes de la guerra, y los acontecimientos ocurridos desde entonces no han hecho más que ahondar en su escepticismo sobre la calidad del equipo, el entrenamiento y el mando rusos.

PUBLICIDAD

Según O’Brien, Rusia no ha encontrado respuesta a los 20 sistemas de cohetes HIMARS de largo alcance, una tecnología estadounidense de los años 80 que las tropas ucranianas están utilizando para destruir los depósitos de munición y los sistemas logísticos en lo más profundo de las líneas rusas. “Estados Unidos tiene 540 de ellos. Rusia ni siquiera está en la misma liga”.

Dentro y fuera del gobierno, algunos responsables de formular políticas y asesores rusos dicen que eran muy conscientes de las debilidades del ejército -y de los retos a los que se enfrentaría en Ucrania- antes de que Putin lanzara su “operación militar especial” del 24 de febrero. Por eso muchos se negaron hasta el final a creer que iba a apretar el gatillo.

Una persona cercana al establishment de defensa ruso dijo que la opinión era que cualquier invasión sería como la Guerra de Corea en la década de 1950, con un frente posicional en desarrollo. Sin embargo, incluso ellos pensaban que Rusia podría tomar más territorio al este del río central Dnipro.

PUBLICIDAD

Una de las razones del bajo rendimiento ruso es que sólo después de la guerra ha quedado claro que su ejército estaba sobrecontabilizado para ocultar su escasa inversión en personal, según Michael Kofman, director de Estudios sobre Rusia en CNA, un think tank de Washington.

Casas destruidas en Irpindfd

Mientras Rusia reunía tropas en torno a Ucrania para la invasión, las estimaciones sobre la escala de la fuerza se basaban en un recuento de los llamados Grupos Tácticos de Batallones, o BTG (unidades maniobrables con su propia artillería, defensa aérea, logística y unos 50 tanques y vehículos blindados) que se suponía que incluían entre 700 y 900 soldados cada uno. Eso sugería una fuerza de invasión de unos 150.000 efectivos.

En realidad, el BTG medio tenía 600 efectivos o menos, y la fuerza total podría haber incluido sólo 90.000 tropas rusas regulares, dijo Kofman en un reciente podcast con el Instituto de Guerra Moderna de West Point. Con el grueso de los recortes de personal en la infantería, “esencialmente iban a la guerra y no había nadie en los vehículos”.

PUBLICIDAD

Eso tuvo un gran impacto en la guerra, explicando las dificultades rusas para salir de las carreteras, participar eficazmente en la guerra urbana y tomar territorio, según Kofman. Sin embargo, sigue siendo cauteloso a la hora de sacar conclusiones, recordando las dificultades que encontró Estados Unidos contra ejércitos muy inferiores en Afganistán e Irak.

El bajo rendimiento de las fuerzas aéreas y las defensas aéreas rusas también ha llevado a cuestionar la calidad de los propios equipos, así como la formación de los pilotos y soldados rusos que los manejan.

Es probable que la capacidad de Rusia para producir armas tecnológicamente avanzadas se vea aún más mermada a medida que las sanciones dificulten las importaciones. Un estudio de los equipos rusos capturados o destruidos en los campos de batalla de Ucrania encontró 450 componentes de fabricación extranjera en 27 sistemas de armas críticos rusos, incluyendo drones, misiles y equipos de comunicaciones.

La mayoría de esas piezas eran fabricadas por empresas estadounidenses, y el resto procedía principalmente de otros partidarios de Ucrania. Aunque el contrabando y el espionaje pueden llenar parte del vacío, “Rusia y sus fuerzas armadas siguen siendo muy vulnerables a los esfuerzos multilaterales para cortar estos flujos de componentes y elevar los costes de su agresión en Ucrania”, señala el informe del 8 de agosto del Royal United Services Institute del Reino Unido.

Al mismo tiempo, la motivación y la capacidad de las fuerzas ucranianas para innovar, superar a los comandantes rusos sobre el terreno y desplegar armamento estándar de la OTAN poco conocido ha sorprendido a muchos, y algunos analistas -y según una encuesta de opinión de agosto, el 98% de los ucranianos- están ahora convencidos de que pueden ganar la guerra.

Es posible que Rusia ni siquiera pueda mantener su arsenal nuclear a largo plazo, mientras siga sancionada, según Pavel Luzin, analista de defensa de Riddle, un grupo de expertos dedicado a Rusia, y antiguo asesor del encarcelado líder de la oposición rusa Alexey Navalny.

“La falta de equipos industriales, tecnologías y capital humano hará que el número actual de ICBMs, SLBMs y bombarderos pesados sea simplemente imposible”, dijo Luzin, refiriéndose a los misiles nucleares rusos lanzados desde tierra, submarinos y aire.

A pesar de todo, Rusia sigue siendo una superpotencia nuclear con una temible capacidad de escalar el conflicto que aún puede resultar decisiva. La Unión Soviética consiguió desarrollar su arsenal sin tener acceso a la tecnología occidental (o china moderna), obteniéndola a través de redes de espionaje cuando era necesario.

“Occidente subestima el grado de elasticidad del sistema ruso, porque es pobre e incompetente, pero también bastante explosivo porque es global”, dijo Gleb Pavlovsky, asesor político del Kremlin durante la primera década de Putin en el poder.

“Y en algún momento explotará, pero cómo lo hará es otra cuestión”.

-- Con la ayuda de Daryna Krasnolutska.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD