Bloomberg Green

BMW apuesta por la fabricación de sistemas de celdas de combustible de hidrógeno

La empresa cree que los vehículos impulsados por hidrógeno serán importantes para poder alcanzar los objetivos climáticos

Un logotipo de BMW AG en una sala de exposición de automóviles en Berlín, Alemania, el lunes 2 de agosto de 2021.  Fotógrafo: Krisztian Bocsi/Bloomberg
Por Wilfried Eckl Dorna
04 de septiembre, 2022 | 12:56 PM
Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — El fabricante de automóviles BMW AG (BMW) ha iniciado la producción de sistemas de celdas de combustible para su utilitario deportivo iX5, propulsado por hidrógeno, apostando así por un combustible alternativo que sus competidores germanos no prevén que sea funcional en los vehículos para pasajeros.

El miércoles, su CEO, Oliver Zipse, declaró en un acto de inauguración de su planta de producción de Múnich que “el hidrógeno cobrará mayor relevancia en la conducción individual debido a sus bondades”. “Los autos propulsados por hidrógeno son para nosotros la tecnología óptima para suplementar los vehículos eléctricos puramente a batería”.

La empresa tiene previsto fabricar menos de cien vehículos de hidrógeno iX5 para finales de 2022 y está analizando detenidamente la viabilidad de fabricar automóviles de este tipo en la presente década. Por su parte, Toyota Motor Corp. (TM) aportará las celdas de combustible, en tanto que BMW se ha ocupado de elaborar determinados elementos, como los compresores y en Baviera fabricará los sistemas de celdas de combustible.

PUBLICIDAD

De los fabricantes de coches de lujo de Alemania, BMW es el último que se ha decidido por los motores de hidrógeno, ya que Mercedes (DAI) abandonó la producción de su utilitario GLC de celdas de combustible para concentrar sus esfuerzos en los vehículos de batería; Audi también lo descartó por la misma razón.

Zipse dijo a principios de agosto que los modelos impulsados por hidrógeno podrían ser una opción para la nueva plataforma “Neue Klasse” de BMW a partir de 2025. Para entonces y hasta 2030, la infraestructura de recarga de los vehículos eléctricos será insuficiente en muchos países, por lo que los vehículos impulsados por hidrógeno serán importantes para alcanzar los objetivos climáticos, afirmó.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD