Bloomberg Green

El único auto eléctrico que vale la pena comprar hoy en EE.UU. es uno de segunda mano

Es probable que la mayoría de los vehículos con batería que hay en el mercado sean demasiado caros para que la compra resulte rentable en el corto plazo.

Los BMW i3 EV recién montados.
Por Kyle Stock
28 de agosto, 2022 | 08:56 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — ¡Buena suerte a los valientes y prudentes compradores en los Estados Unidos que intentan aprovechar los nuevos incentivos para comprar un vehículo eléctrico!

Se espera que los US$12.000 millones de ayuda a los vehículos eléctricos establecidos en la Ley de Reducción de la Inflación, que incluye reembolsos de hasta US$7.500 en el punto de compra, hagan que la adquisición se acelere. Pero es probable que la mayoría de los vehículos con batería que hay en el mercado sean demasiado caros, demasiado extranjeros o demasiado escasos para que la compra resulte rentable en el corto plazo. Como dice Ethan Zindler, analista de BloombergNEF: “No hay muchos coches disponibles y no hay muchos créditos disponibles en 2022″.

Eso significa que es el momento de interiorizar lo que muchos estadounidenses ya saben: Un auto nuevo a menudo no es la mejor idea, incluso si es eléctrico. Por cada auto nuevo que sale del concesionario, los estadounidenses compran tres de segunda mano, lo que da lugar a un mercado mucho más líquido con un espectro de precios mucho más amplio. Si a esto le añadimos una rebaja de hasta US$4.000 por la compra de un vehículo eléctrico usado, los llamados “de segunda mano” son posiblemente el dinero más inteligente en ruedas subvencionadas.

PUBLICIDAD
La camioneta Ford Lightning F-150 es uno de los pocos vehículos eléctricos del mercado que pueden acogerse a los incentivos de EE.UU., pero los pedidos se acumulan durante meses y las versiones más lujosas son demasiado caras para poder optar a ellos. Fotógrafo: David Paul Morris/Bloombergdfd

El precio y la disponibilidad siempre han hecho de los autos de segunda mano una opción viable, pero hay otra razón para la prevalencia de los vehículos eléctricos de segunda mano: Los autos eléctricos se han depreciado de manera más parecida a los teléfonos celulares que a los autos, al menos hasta hace poco. La tecnología de las baterías mejora a gran velocidad, lo que significa que los vehículos eléctricos tienden a perder su brillo mucho más rápidamente que los modelos de combustión interna.

Y aunque los precios récord de la gasolina de este verano han impulsado la demanda de VE usados (como es probable que lo hagan los incentivos), sigue habiendo muchas opciones que no alcanzan el límite de US$25.000 del incentivo de la IRA.

De los 18.223 vehículos eléctricos usados comprados por los estadounidenses en lo que va del año, casi el 17% estuvo por debajo de ese límite de precio, según Cox Automotive Inc. Según el concesionario digital Carvana Co., alrededor de un tercio de su inventario electrificado se puede tener por menos de US$25.000 y una búsqueda rápida esta semana descubrió casi 800 unidades de este tipo, incluyendo un BMW i3 2015 por US$24.990 , un Volkswagen e-Golf 2016 por US$22.990 y un Toyota Prius 2016 por US$24.590.

PUBLICIDAD

Christopher Malikschmitt, un abogado de práctica privada en el centro de Nueva Jersey, está encantado con el BMW i3 de 2018 que compró el año pasado por US$23.000. Le encanta cómo se maneja y cómo destaca en una ciudad centrada en Tesla; un incentivo de US$4.000 solo habría hecho la compra más dulce. La batería había perdido algo de capacidad cuando la máquina llegó a Carvana, pero lleva fácilmente a Malikschmitt al trabajo y viceversa (40 minutos de ida y vuelta) completamente con electrones.

“Con este auto, realmente sólo tiene valor si lo compras usado”, dice. “Nunca habría comprado un auto nuevo para una familia; es una locura”.

También es especialmente difícil para los que se empeñan en aprovechar las rebajas del IRA. De las aproximadamente 82 variantes de modelos de vehículos totalmente eléctricos que hay en el mercado estadounidense, sólo 31 cuestan menos de los US$55.000 de tope de precio para la compra de autos nuevos. De esos autos, es probable que un poco más de la mitad no cumplan con los nuevos requisitos de componentes y construcción de origen estadounidense.

“Todavía no está claro qué vehículos recibirán incentivos”, afirma Scott Hardman, investigador profesional del Instituto de Estudios del Transporte de la Universidad de California. “Es muy confuso y creo que eso va a reducir su eficiencia”.

Luego está la cuestión de la oferta. El F-150 Lightning y el Mustang Mach-E de Ford están entre los pocos vehículos que pueden acogerse a la nueva serie de incentivos, al menos en lo que respecta a los modelos básicos, pero la producción está reservada desde hace meses. Mientras Ford se apresura a poner en marcha las plantas de baterías y a añadir líneas de montaje, ha llegado a dejar de aceptar pedidos durante semanas.

Zindler, de BNEF, espera que los incentivos para los nuevos vehículos eléctricos empiecen a impulsar el mercado el año próximo, a medida que las empresas automotrices reorganicen sus cadenas de suministro para cumplir los umbrales de fabricación nacionales. Hyundai, por ejemplo, tiene uno de los vehículos eléctricos más vendidos del mercado, pero ninguno de sus coches eléctricos puede acogerse a los nuevos incentivos. Ahora se habla de que la empresa está avanzando en sus planes de construir una fábrica de vehículos eléctricos en Estados Unidos.

PUBLICIDAD
Hasta hace poco, los vehículos eléctricos como el Chevrolet Bolt se depreciaban más como smartphones que como autos, dejando un amplio espectro de precios para los compradores de autos usados. Fotógrafo: Daniel Acker/Bloombergdfd

Los concesionarios, por su parte, están agravando el problema de la asequibilidad. Muchos han analizado la situación actual de la oferta (todas las reservas en línea y la falta de los chips de las computadoras) y han añadido fríamente una serie de márgenes de “ajuste de mercado”. Los 4.300 conductores de vehículos eléctricos encuestados por Bloomberg Green pagaron una media de casi US$82.000 por sus vehículos.

Sin embargo, el dinero para autos usados está sujeto a ciertas condiciones. Para poder tener acceso, el vehículo debe comprarse en un concesionario, y sólo los hogares que declaran impuestos conjuntos y ganan menos de US$150.000 al año pueden optar a los reembolsos de la IRA. Si el coche es híbrido, debe tener una batería con una capacidad superior a 7 kilovatios. Y el crédito para vehículos usados es de US$4.000 o hasta el 30% del valor, lo que sea menor.

Los fabricantes de automóviles también prometen un desfile de productos más asequibles. El Chevrolet Blazer EV, por ejemplo, se espera que debute el próximo verano con precios a partir de US$45.000. Pero si bien eso puede ser una gran oferta en el mercado de los futuros vehículos eléctricos, para los que hacen cuentas ahora mismo, se trata de dos Nissan Leaf, ligeramente usados.

PUBLICIDAD

Con la asistencia de Ira Boudway.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD