Guatemala

Desaceleración de remesas en agosto no debe alarmar a Guatemala, según el Banguat

A partir de julio del presente año se empezó a observar una baja en el ritmo de los envíos, pese a esa tendencia, la proyección de cierre se mantiene positiva.

Los niveles observados en los últimos años de las remesas familiares, contienen un alto componente permanente, es decir, es un fenómeno que se mantendrá a lo largo del tiempo.
06 de septiembre, 2022 | 06:23 PM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Guatemala — El Banco de Guatemala (Banguat) actualizó los ingresos por remesas familiares correspondiente a agosto del presente año cuando se recibieron US$1.642,7 millones, un crecimiento de aproximadamente un 18% en comparación con el mismo mes del año pasado, que ascendió a US$1.388,6 millones.

Obviando el dato de julio (US$1.370 millones) es de los crecimientos más bajos de todo el 2022, afirmó Ricardo Rodríguez, analista económico de la firma Cabi a Bloomberg Línea.

En total el país acumula en ocho meses del presente año US$11.724,1 millones y las proyecciones se mantienen para un crecimiento de un 15% al cierre del año (US$17.500 millones) que superaría los US$15.200 millones del año pasado.

PUBLICIDAD

“La hipótesis planteada el mes pasado se mantiene porque ya empieza a desacelerar los flujos de remesas por las condiciones económicas en el origen (EE.UU.) pero no al nivel dramático del mes de julio”, expresó el analista.

Tendencia no afecta crecimiento

Recientemente, las autoridades del Banguat compartieron que hay una desaceleración en el ingreso de remesas, pero no es un factor que encienda las alertas sobre las proyecciones de crecimiento para este año.

Sergio Recinos, presidente del Banguat aseguró que la tendencia no debe ser motivo de alarma y estimó que el próximo año continuarán desacelerándose, “sería de preocupación si fuera consistente con los niveles de crecimiento previo a la pandemia”, expresó.

PUBLICIDAD

“Arrancamos con un crecimiento cercano al 30%, al mes de junio llegábamos a un crecimiento cercano a un 25%. Actualmente, bajó a un 18% y esa tendencia esperaríamos que se mantenga el resto del año para cerrar cercano a un 15%, que sigue siendo una cifra fuerte”, resaltó Rodríguez.

Para el analista de Cabi si es una desaceleración relevante al compararlo con el 30% de principios del 2022, pero entre un 15 y 18% al cierre del año, aún es positivo para Guatemala.

Efecto colateral

De acuerdo a los análisis elaborados por los departamentos técnicos del Banco de Guatemala y del Fondo Monetario Internacional (FMI) y que coinciden con el reciente estudio elaborado por el Doctor Sebastián Edwards para Guatemala, se concluye que los niveles observados en los últimos años de las remesas familiares, contienen un alto componente permanente, es decir, es un fenómeno que se mantendrá a lo largo del tiempo, indicaron las autoridades del Banguat a Bloomberg Línea.

Además, la reducción en las perspectivas de crecimiento económico para los Estados Unidos de América, y la probabilidad de que dicha economía sufra una recesión económica sigue siendo moderada, al menos en el corto plazo, como lo demuestran las más recientes estimaciones de crecimiento económico para dicho país, elaboradas por el Fondo Monetario Internacional en Julio de 2022, de un crecimiento de 2.3% para el 2022.

Para el Banguat, lo anterior cobra relevancia dado que, el comportamiento de los flujos de divisas por remesas familiares está estrechamente relacionado, entre otras variables, con el desempeño del mercado laboral en los Estados Unidos, de donde proviene cerca de 97% de dichos flujos.

Por lo anterior, una desaceleración de la actividad económica en dicho país podría generar una desaceleración en el flujo de remesas familiares, únicamente si la referida desaceleración afecta directamente los segmentos del mercado laboral relevantes para los migrantes guatemaltecos (construcción, comercio, alojamiento, servicio de comidas y otros servicios), puntualizó el Banguat.

PUBLICIDAD