Observadores exigen zona de seguridad en torno a central nuclear en sur de Ucrania

Los constantes ataques alrededor de la central nucelar de Zaporiyia desde julio han dañado infraestructura y cables críticos para la seguridad

Central nucelar de Zaporiyia
Por Jonathan Tirone
06 de septiembre, 2022 | 05:12 PM

Bloomberg — Con el fin de reducir la posibilidad de un accidente atómico, observadores internacionales exigieron el establecimiento inmediato de una zona de seguridad alrededor de la planta nuclear ocupada por Rusia en el sur de Ucrania.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) pidió el cese de los bombardeos y la necesidad del establecimiento “urgente” de una zona de seguridad nuclear alrededor de la central nuclear de Zaporiyia, dijo la agencia en un informe de 52 páginas publicado el martes que detalla los daños en la instalación.

VER +
Guerra en Ucrania: inspectores del OIEA llegan a planta nuclear de Zaporiyia

“El OIEA sigue gravemente preocupado por la situación”, dice el informe.

La semana pasada, los monitores hicieron su primera visita a la estación de Zaporiyia, la planta de energía nuclear más grande de Europa, desde que las tropas rusas la tomaron hace seis meses. Los constantes ataques desde julio han dañado infraestructura y cables críticos para la seguridad. Dos inspectores del OIEA permanecen en la planta para monitorear los acontecimientos.

PUBLICIDAD
La mayor central nuclear de Europa, bajo ataque

El informe detalla la presencia de vehículos militares rusos y asesores de la empresa estatal de energía nuclear Rosatom en la planta. Sus autores fueron especialmente críticos con el deterioro de las condiciones laborales a las que se enfrentan los técnicos ucranianos, incluso cuando han mantenido los reactores en funcionamiento durante la guerra.

“El OIEA considera que la presencia del personal técnico sénior de Rosatom podría provocar una interferencia con las líneas normales de mando o autoridad operativa y crear posibles fricciones en lo que respecta a la toma de decisiones”, escribió la agencia. El “alto estrés y presión constantes” sobre el personal ucraniano es insostenible y corre el riesgo de provocar un error humano, dijo.

El OIEA, con sede en Viena, dijo que estaba listo para las negociaciones sobre cómo podría implementarse una zona de seguridad alrededor de la planta. Los inspectores continuaron absteniéndose de asignar responsabilidades por los ataques a la planta. Tanto Rusia como Ucrania han culpado a la otra parte por los ataques.

PUBLICIDAD

Los inspectores “observaron con preocupación que el bombardeo podría haber afectado las estructuras, los sistemas y los componentes relacionados con la seguridad, y podría haber causado impactos significativos en la seguridad, pérdida de vidas y lesiones al personal”, según el informe, que también señaló que los generadores de respaldo y los sistemas de seguridad permanecen intactos. Los niveles de radiación son normales.

El director general del OIEA, Rafael Mariano Grossi, quien dirigió el equipo que investiga la planta, emitió el informe. Fue la primera vez en los 65 años de historia del OIEA que los monitores cruzaron un frente de batalla activo para realizar una inspección.

Lea más en Bloomberg.com