Actualidad

Vendedores de Amazon prevén temporada de fin de año “aterradora” por menor gasto

Los clientes cuentan con menos dinero para gastar, ya que el costo de sus productos básicos se ha elevado enormemente debido a la inflación

Señalización de Amazon.com Inc. en el centro de cumplimiento de la compañía en Sydney, Australia, el martes 5 de julio de 2022. Amazon.com Inc. se ha convertido en el tercer gigante tecnológico de EE.UU. que se somete a las nuevas y estrictas normas antimonopolio de Alemania, que se centran en el dominio de un puñado de poderosas empresas digitales, y también se enfrentará a otra investigación en el Reino Unido. Fotógrafo: Brent Lewin/Bloomberg
Por Spencer Soper
09 de septiembre, 2022 | 05:31 PM

Bloomberg — En Amazon.com Inc. (AMZN) los vendedores se están preparando para una temporada de compras de fin de año poco alentadora, pues los compradores, castigados por la inflación, restringen sus gastos.

Un gran número de comercios, los cuales venden en la tienda web de Amazon más de la mitad de sus artículos, creen que tendrán que rebajar los precios para vender una montaña de productos que tienen en inventario. Esto supone un cambio abrupto en comparación con los dos años previos, en los que los vendedores se esforzaron por introducir suficientes productos en las bodegas de Amazon para hacer frente a la demanda generada por la pandemia de Covid-19, a pesar de que la escasez constante les permitía incrementar sus precios.

En 2022, las ventas por internet en Estados Unidos crecerán apenas un 9,4%, hasta alcanzar US$1 billón, lo que representa el primer incremento de sólo un dígito, de acuerdo con Insider Intelligence, que redujo en junio su anterior previsión anual. La firma de investigación señala que el gasto en Amazon ascenderá a US$400.000 millones, lo que supone un aumento del 9% y una ralentización del sector en su conjunto.

PUBLICIDAD

“No parece que los consumidores estén desembolsando grandes cantidades de dinero más allá de sus necesidades básicas, con lo que los que venden deberán ofrecer rebajas y cupones y un marketing enérgico, que puede resultar caro”, afirmó la cofundadora de Riverbend Consulting, Lesley Hensell, que ofrece asesoramiento a los vendedores de Amazon. “Este año, el cuarto trimestre se ve espeluznante”.

La desafiante temporada de compras de las fiestas de fin de año fue el tema principal esta semana en Surge Summit, un evento de redes de comercio electrónico organizado por la firma de Hensell que atrajo a unos 300 vendedores a Tampa, Florida. Durante una sesión llamada “Navegando el mercado bajista como vendedor”, docenas de comerciantes discutieron el cambio abrupto en el comportamiento del consumidor y cómo ajustar sus negocios en consecuencia.

Amazondfd

Korion Morris, que dirigió la sesión del mercado bajista, es el director de crecimiento de Unybrands, propietaria de empresas de comercio electrónico en categorías como bebés, fitness y cuidado personal. Les dijo a los asistentes que Unybrands está tratando de mantener el control de los precios al reducir los costos logísticos y de otro tipo.

PUBLICIDAD

“Los consumidores están sufriendo en este momento”, dijo Morris durante el evento. “En los raros casos en que aumentamos los precios, agregaremos una promoción para compensarlo”.

El propio Amazon se está viendo obligado a adaptarse a la nueva normalidad. La empresa de comercio electrónico más grande del mundo estaba cargada con demasiados almacenes y trabajadores cuando terminó el auge de la pandemia. Desde entonces, Amazon ha abandonado docenas de instalaciones existentes y planificadas en los Estados Unidos., según MWPVL International Inc., una firma de investigación seguida de cerca. Algunos de los cierres están relacionados con un programa de modernización, dijo un portavoz de Amazon la semana pasada, y la compañía continúa abriendo instalaciones donde la demanda de los clientes requiere capacidad adicional.

En respuesta a las preocupaciones de los vendedores sobre una temporada de compras festivas mediocre, un portavoz de Amazon dijo que los vendedores que utilizan el servicio de logística de la empresa suelen pagar menos que otros métodos. Amazon también ha ampliado un programa que ofrece costos de envío bajos en artículos económicos para incluir productos que pesen hasta tres libras (1,36 kilos) ; anteriormente el límite era de 12 onzas (340 gramos).

“Los vendedores son increíblemente importantes para Amazon, y trabajamos todos los días para brindarles herramientas y servicios poderosos que ayuden a reducir sus cargas operativas, desarrollar sus marcas y conectarlos con los clientes para que puedan hacer crecer rápidamente sus negocios durante períodos de compras ocupados y más allá. “, dijo el portavoz Patrick Graham en un comunicado enviado por correo electrónico.

Mientras tanto, los vendedores están haciendo sus propios movimientos para reducir los costos de envío. Marlee Rabin de Montreal lanzó la marca de su organización, Homie Collection, en Amazon hace dos años y su producto más vendido fue un contenedor de despensa de plástico transparente de US$25. Se está preparando para lanzar un organizador de cocina más pequeño este año que espera vender por menos de US$10. Además de apuntar a los compradores conscientes de los costos, dice, el contenedor más pequeño y liviano le ahorrará un montón en las tarifas de almacenamiento y envío de Amazon.

“Me encantaría cobrar precios premium”, dijo. “Pero en este entorno, creo que lo haré mucho mejor con el precio más bajo”.

PUBLICIDAD

Estos efectos se extienden desde los vendedores hasta las empresas que los apoyan, incluidos los prestamistas de pequeñas empresas. Los comerciantes de Amazon suelen pedir prestados unos US$100.000 para comprar inventario y pagar campañas de marketing durante las fiestas, y pagan los préstamos con sus ingresos. Seth Broman, director de ingresos de Swiftline, que ofrece préstamos a los comerciantes en línea, está rechazando más solicitudes de préstamos este año. El aumento de los costos y la ralentización del crecimiento han hecho que prestar dinero a los vendedores sea demasiado arriesgado, dijo.

“Muchos clientes están sobre apalancados y sus ventas están bajas”, dijo Broman.

Incluso los comerciantes más pequeños están sintiendo el pinchazo. Nancy Philips vende en Amazon libros usados que recoge en ventas de garaje y en liquidaciones de bibliotecas. Está rebajando los precios de unos 100 libros que llevan un año en los almacenes de Amazon antes de que suban las tarifas de almacenamiento. Amazon aumenta las tarifas de almacenamiento de los productos que no se venden rápidamente para evitar que sus almacenes se saturen.

PUBLICIDAD

“Los libros que vendía por US$20 los rebajaba a US$10 o menos”, dijo. “Las tarifas de Amazon son de alrededor de US$8, así que no ganaré nada de dinero. Necesito deshacerme de ellos, y la gente está comprando menos”.

Vendedor de Amazondfd

Steven Pope, que lleva siete años vendiendo regalos en Amazon, dice que nunca ha estado más nervioso por una temporada navideña. Las ventas de su “caja de mamá” de US$50, que incluye una bomba de baño, jabones y loción, cayeron más del 50% el pasado Día de las Madres en comparación con 2021. Teme una caída similar de cara a las fiestas de fin de año ya que los compradores se centran en necesidades como la comida y la gasolina y tienen menos dinero para caprichos.

PUBLICIDAD

“La industria de regalos se ha derrumbado por completo”, dijo Pope, con sede en Atlanta, que está desarrollando nuevos productos de bocadillos para compensar la desaceleración de las ventas de regalos.

Pope, que también brinda servicios de consultoría a más de 300 comerciantes, cambió recientemente su eslogan de marketing para reflejar tiempos difíciles. Antes era “Hacemos crecer las ventas”. Ahora es “Ofrecemos tranquilidad”.

“Es muy difícil navegar el clima en este momento”, dijo. “Este será un año decisivo para muchas empresas”.

PUBLICIDAD

-Con la asistencia de Matt Day.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD