Bloomberg Green

Puntos de inflexión climáticos podrían suceder aún si calentamiento queda en 1,5°C

Diversos sistemas del planeta están en riesgo de colapsar sin remedio aunque los países restrinjan el calentamiento al umbral más bajo establecido en el Acuerdo de París

Incendio forestal en Indonesia
Por Fritz Habekuss
11 de septiembre, 2022 | 08:31 AM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — La sequía y las inundaciones registradas en este verano boreal de 2022 han puesto de manifiesto el efecto de un calentamiento global de 1,1º Celsius, que es el cambio climático al que se ha llegado desde la época preindustrial.

En esta línea, una amplia reevaluación científica revela que diversos sistemas del planeta están en riesgo de colapsar sin remedio aunque los países restrinjan el calentamiento a 1,5 °C, el umbral más bajo establecido en el Acuerdo de París.

De acuerdo con un nuevo trabajo publicado en la revista Science, con ese nivel de calentamiento, los arrecifes de coral morirían, las capas de hielo de Groenlandia y el oeste de la Antártida se destruirían y el permafrost se descongelaría de manera brusca.

PUBLICIDAD

Este artículo reúne evidencias sobre la probabilidad de que ocurran graves cambios en el sistema climatológico, así como enormes repercusiones medioambientales y en la sociedad, a partir de variaciones de temperatura más bajas de lo que se creía previamente. Su redacción estuvo a cargo de un gran equipo de científicos internacionales liderados por David Armstrong McKay, de la Universidad de Estocolmo (Suecia) y la Universidad de Exeter (Reino Unido).

“Con este trabajo se demuestra sin lugar a dudas que 1,5 °C de calentamiento es un límite climático que no debe tomarse a la ligera”, señaló el director del Instituto de Investigación del Impacto Climático de Potsdam (Alemania), Johan Rockström, uno de sus autores. “Sobrepasarlo, probablemente desencadene diversos puntos de inflexión climáticos (CTP, por sus siglas en inglés)”. Se estima que la tendencia presente del calentamiento global es de unos 2,6 °C.

Rockström y sus colegas analizaron los “puntos de inflexión” globales y regionales, es decir, los umbrales a partir de los cuales los cambios climáticos se autoperpetúan. Los autores los desglosan en función de la sensibilidad al calentamiento y ofrecen niveles de confianza bajos, medios y altos para estimar las temperaturas que los desencadenarán y las escalas de tiempo en las que pueden producirse.

PUBLICIDAD

Cruzar estos umbrales no es el equivalente planetario a caer de repente por un acantilado, pasando de la seguridad al peligro. Más bien, cada incremento del calentamiento aumenta las probabilidades de que los cambios se autoperpetúen. “Cada décima de grado cuenta”, dijo Rockström.

Aproximadamente a 1,5 °C se pueden alcanzar algunos puntos de inflexión, incluso para las capas de hielo de Groenlandia y el oeste de la Antártida, el deshielo acelerado del permafrost boreal y la extinción de los arrecifes de coral tropicales. Pero los autores “no pueden descartar” que ya se hayan superado los puntos de inflexión de la capa de hielo y que algunos otros elementos de inflexión tengan umbrales mínimos en el rango de 1,1 °C a 1,5 °C de calentamiento.

Con un mayor calentamiento, la lista crece: el hielo marino invernal en el mar de Barents, al norte de Rusia, puede superar un umbral de 1,6 °C; Glaciares alpinos a 2°C; y las corrientes oceánicas en el Atlántico Norte a 1,8°C. La zona del Sahel podría experimentar una alteración significativa a 2,8 °C, con una posible desecación de África occidental o un reverdecimiento del desierto del Sahara y las cuencas subglaciales en la Antártida oriental pueden volverse inestables a 3 °C.

La probabilidad de que se desencadene la extinción de la selva amazónica se vuelve “no despreciable” a 2°C y aumenta con 3°C, escriben los autores.

“Nuestra evaluación proporciona evidencia científica sólida para la acción urgente para mitigar el cambio climático”, escriben los científicos en un resumen. “Demostramos que incluso el objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento muy por debajo de 2°C y preferiblemente 1,5°C no es seguro, ya que 1,5°C y más corre el riesgo de cruzar múltiples puntos de inflexión. Cruzar estos CTP puede generar comentarios positivos que aumentan la probabilidad de cruzar otros CTP”.

Los posibles efectos en cascada de los puntos de inflexión deben tenerse en cuenta, dice la coautora Ricarda Winkelmann, también del Instituto de Potsdam. Como ejemplo, señala que el derretimiento sustancial de la capa de hielo de Groenlandia liberaría agua dulce en el océano, lo que podría ralentizar la circulación de vuelco del Atlántico que lleva el calor de los trópicos a las latitudes medias y las regiones polares. “Esto, a su vez, puede conducir a un calentamiento neto en el océano Austral y, por lo tanto, a largo plazo podría desestabilizar partes de la capa de hielo de la Antártida”, dijo.

PUBLICIDAD

El nuevo documento se basa en el trabajo que se remonta a 2008, cuando un grupo de investigadores identificó por primera vez los puntos de inflexión en el sistema climático de la Tierra. Años de investigación adicional sobre climas antiguos, más datos del mundo real y modelos más sofisticados llevaron a los autores del nuevo artículo a expandir la lista de sistemas amenazados de nueve a 16, con siete impactos adicionales que se manifestarían regionalmente en lugar de globalmente. Estos incluyen el monzón de África occidental y los arrecifes de coral alrededor del ecuador.

En comparación con la evaluación de 2008, el conjunto de factores de inflexión “básicos” globales también ha cambiado. Ahora incluye el colapso de la convección en el mar de Labrador y de las cuencas subglaciales en la Antártida Oriental. Ya no se incluyen el hielo marino del verano ártico y el fenómeno meteorológico El Niño-Oscilación del Sur, debido a la falta de evidencia de la dinámica de inclinación.

La bióloga marina e investigadora de los fondos marinos Antje Boetius, que no participó en el nuevo estudio, lo calificó de oportuno e importante. “Destaca las señales de alerta temprana de la naturaleza que deben ser escuchadas”, dijo Boetius, directora del Instituto Alfred Wegener de Investigación Polar y Marina en Alemania. “El actual calentamiento de 1,1ºC ya viene acompañado de extremos alarmantes en cuanto a inundaciones, sequías, tormentas e incendios, que perturban los medios de subsistencia en todo el mundo”.

PUBLICIDAD

Con la asistencia de Eric Roston.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD