Guatemala

La tasa de interés en Guatemala aumenta por tercera vez en el año y llega a 3.00%

La decisión que tomó la Junta Monetaria de manera unánime tiene como objetivo contener la inflación en el país.

La Junta Monetaria continuará dando seguimiento cercano a la evolución de los principales indicadores económicos.
22 de septiembre, 2022 | 01:00 PM
Tiempo de lectura: 1 minuto

Guatemala — Alfredo Blanco Valdés, vicepresidente del Banco de Guatemala informó que la tasa de interés líder subió en 0.25 puntos básicos, por lo que pasa de 2.75% a 3.00%.

Anteriormente, la Junta Monetaria había decidido aumentar el nivel de la tasa de interés líder de política monetaria en 50 puntos básicos de 2.25% a 2.75%.

Se trata del tercer aumento que se da como medida para contener la inflación en el país y la decisión se basó en factores internos y externos.

PUBLICIDAD

En el caso de los externos se tomaron en cuenta las perspectivas de crecimiento económico a nivel mundial, aunque siguen siendo positivas tanto para el 2022 como para el 2023, mostraron una desaceleración adicional, en un entorno de elevados niveles de incertidumbre y crecientes riesgos a la baja.

Además, la inflación a nivel internacional permanece alta, debido, principalmente a las repercusiones negativas del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, y la lenta normalización de las principales cadenas de suministro mundiales.

Asimismo, los precios internacionales del petróleo, del trigo y del maíz amarillo siguen ubicándose por encima de los niveles observados en los años previos y las proyecciones disponibles anticipan que, en el escenario base, los precios medios de dichas materias primas continuarían siendo superiores a los observados en el 2021.

PUBLICIDAD

Efectos de segunda vuelta

En el caso del entorno interno resaltó que el comportamiento que mantiene la mayoría de indicadores a corto plazo de la actividad económica, sigue siendo congruente con el rango de crecimiento económico previsto para el presente año, que se ubica entre 3.00% y 5.00%.

Por otra parte, enfatizó que los choques de oferta externos sobre los precios de los energéticos y los alimentos continúan generando efectos de segunda vuelta, reflejados en incrementos adicionales en los pronósticos y las expectativas de inflación para 2022 y 2023.

La Junta Monetaria, también analizó los riesgos para el crecimiento de la economía mundial, tanto al alza como a la baja.

A la baja:

  • Intensificación y prolongación del conflicto Rusia – Ucrania
  • Persistencia de las presiones inflacionarias
  • Endurecimiento acelerado de las condiciones financieras internacionales
  • Nuevos brotes y surgimiento de otras variantes del Covid-19

Al alza:

  • Contención de las presiones inflacionarias
  • Mejora de la productividad laboral
  • Mejoramiento de la confianza de los consumidores y las empresas

Asimismo, la Junta Monetaria continuará dando seguimiento cercano a la evolución de los principales indicadores económicos, tanto externos como internos, que puedan seguir afectando el nivel general de precios y, por ende, las expectativas de inflación.

PUBLICIDAD