Europa

Gasoducto Nord Stream es dañado y Alemania sospecha que fue un acto de sabotaje

Pérdidas de gas de tres enlaces distintos aparecieron de manera prácticamente simultánea en el Mar Báltico. De acuerdo a un funcionario de seguridad alemán, la evidencia apunta a un acto violento

Imagen del Nord Stream 1
Por Arne Delfs
27 de septiembre, 2022 | 09:02 AM

Bloomberg — Alemania sospecha que el gasoducto Nord Stream, clave para los flujos desde Rusia a Europa, fue dañado en un acto de sabotaje. De efectivamente ser el caso, sería una importante escalada en el marco del conflicto energético entre Moscú y Europa.

Pérdidas de gas de tres enlaces distintos aparecieron de manera prácticamente simultánea en el Mar Báltico, lo que llevó a Dinamarca a anunciar mayores medidas de seguridad alrededor de sus activos energéticos. De acuerdo a un funcionario de seguridad alemán, la evidencia apunta a un acto violento, no a un problema técnico.

Se trata de la señal más clara de que Europa tendrá que atravesar el invierno boreal sin flujos de gas ruso. Los enlaces ya estaban fuera de servicio, pero esto termina con cualquier esperanza de que Rusia reanude los flujos. Los precios del gas subieron tras la noticia.

PUBLICIDAD

“Es difícil imaginar que sean coincidencias”, dijo la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, a la prensa. “No podemos descartar un acto de sabotaje”.

Ucrania supo ser un cuello de botella para el gas ruso, pero la expansión y construcción de nuevos gasoductos ha reducido su importancia como punto de tránsitodfd

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que antes de los resultados de una investigación era prematuro especular sobre un posible sabotaje. “No se puede descartar nada”, dijo.

Rusia lleva meses apretando el suministro de energía a Europa, participando en un juego del gato y el ratón mientras intenta ejercer la máxima presión sobre los aliados de Ucrania. Europa ha respondido llenando los depósitos de gas e intentando buscar suministros alternativos. Por ahora, parece que esos esfuerzos serán suficientes para que Europa pase este invierno, aunque sigue habiendo dudas sobre el siguiente. Antes de la guerra, el bloque obtenía de Rusia cerca del 40% de su gas por gasoducto, cifra que ahora se sitúa en torno al 9%.

PUBLICIDAD

No es la primera vez que se insinúa la existencia de un juego sucio en las instalaciones energéticas desde que comenzó la guerra. Los líderes europeos han acusado a Moscú de militarizar los flujos de energía durante meses, y de utilizar los problemas de mantenimiento y reparación como pretexto para detener los suministros. La semana pasada, Rusia dijo que había frustrado un ataque a un complejo de petróleo y gas que abastece a Europa.

Ya en julio, Bloomberg informó de que era probable que el Kremlin mantuviera los flujos de gas vitales para Europa en niveles mínimos mientras el enfrentamiento con Ucrania siguiera aumentando la presión sobre el continente.

Las autoridades alemanas, danesas y suecas están investigando las fugas, que fueron tan grandes que se vieron en los radares de los buques que estaban en las inmediaciones. Las fugas proceden de Nord Stream -que seguía enviando volúmenes reducidos de gas a Europa hasta que lo que Moscú describió como un problema técnico detuvo los flujos a principios de este mes- y de Nord Stream 2 -un proyecto que se archivó justo cuando estaba a punto de completarse poco antes de que comenzara la guerra-.

Dinamarca ha enviado un barco de guerra, así como un buque medioambiental y un helicóptero a la zona, dijeron las Fuerzas Armadas danesas. El Ministerio de Energía y Clima dijo anteriormente que había registrado fugas de gas tanto del Nord Stream como del Nord Stream 2 en su zona económica exclusiva en el Mar Báltico, y también en la de Suecia.

Daños sin precedentes

Nord Stream, controlada mayoritariamente por la empresa rusa Gazprom PJSC, dijo que era imposible decir cuándo podrían arreglarse los daños.

“La destrucción ocurrida en un día en tres líneas del sistema de oleoductos Nord Stream no tiene precedentes”, dijo el operador el martes. “Es imposible ahora estimar el plazo para restablecer las operaciones de la infraestructura de envío de gas”.

PUBLICIDAD

Los precios de referencia del gas en Europa subieron hasta un 12% el martes, tras cuatro días de pérdidas.

“Los precios también están subiendo por la especulación de que se trata de un sabotaje, aunque su significado sigue siendo muy especulativo”, dijo James Huckstepp, jefe de análisis de gas en EMEA de S&P Global Commodity Insights. S&P Global Commodity Insights ya ha asumido que los flujos de gas ruso restantes hacia Europa caerán a cero antes de finales de año, dijo.

Las fugas de gas también plantean riesgos medioambientales y de seguridad. El lunes, la Autoridad Marítima danesa aconsejó a los buques que evitaran las zonas al sur y sureste de la isla de Bornholm tras detectar varias fugas de gas en las proximidades de los gasoductos.

PUBLICIDAD

“Las fugas de los gasoductos ocurren con muy poca frecuencia, por lo que elevamos el nivel de preparación a raíz de los sucesos que hemos visto en las últimas 24 horas”, dijo Kristoffer Bottzauw, jefe de la Agencia Danesa de la Energía, en un comunicado. “Queremos vigilar a fondo las infraestructuras críticas de Dinamarca para reforzar la seguridad del suministro en el futuro”.

La Administración Marítima sueca prohibió a los buques entrar en una zona situada a menos de cinco millas náuticas tanto del Nord Stream 1 como del Nord Stream 2, alegando daños, fugas y “gas explosivo en las proximidades”.

PUBLICIDAD

La guardia costera sueca está vigilando la zona en avión.

No se han detectado fugas del Nord Stream en la zona económica exclusiva de Finlandia, dijo por teléfono Petteri Salli, oficial a cargo del Distrito de Guardacostas del Golfo de Finlandia.

Los daños en los gasoductos no han tenido ningún impacto en las infraestructuras de gas adyacentes en tierra en Alemania, dijo el operador de la red Gascade.

PUBLICIDAD

--Con la ayuda de Christian Wienberg, Lars Paulsson, Kati Pohjanpalo, Vanessa Dezem, Anna Shiryaevskaya y Elena Mazneva.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD