EE.UU.

Las seis amenazas del huracán Ian ahora que ha llegado a Estados Unidos

Muchos de estos efectos se verán magnificados porque golpeó el corazón de Florida, el tercer estado más poblado de Estados Unidos

El puente Caloosahatchee antes del huracán Ian en Fort Myers, Florida, Estados Unidos, el miércoles 28 de septiembre de 2022. El huracán Ian cobró fuerza rápidamente -con vientos que alcanzaron las 155 millas por hora- a medida que se acercaba a la costa de Florida, amenazando con arrancar los tejados de las casas, destrozar las cosechas agrícolas y paralizar las infraestructuras como una de las tormentas más costosas que han azotado los Estados Unidos. Fotógrafa: Eva Marie Uzcategui/Bloomberg
Por David R. Baker
28 de septiembre, 2022 | 08:50 PM

Bloomberg — El huracán Ian podría causar daños a las familias, los cultivos, las costas y las industrias incluso mucho tiempo después de que tocara tierra en Estados Unidos.

La tormenta, que traerá una embestida de viento y agua, junto con inundaciones que durarán en el tiempo, suponen un riesgo importante para la vida de las personas que no han sido evacuadas. Los huracanes de categoría 4 pueden dañar las redes eléctricas, acabar con las casas y dejar muchas vías intransitables, aislando a la gente cuando más la ayuda necesita.

Pero los efectos económicos se extienden más allá de la trayectoria de la tormenta. El problema es que en el caso de Ian el golpe se verá magnificado porque llegó en el corazón de Florida, el tercer estado más poblado de Estados Unidos.

PUBLICIDAD

La tormenta tenía vientos de 150 millas (241 kilómetros) por hora cuando tocó tierra el miércoles después de las 3 de la tarde, hora local, cerca de Cayo Costa. A medida que EE.UU. y el estado comienzan a responder a la tormenta y luego a recuperarse, estas son algunas de las amenazas que hay que vigilar.

Muro de agua

Los huracanes empujan el agua delante de ellos cuando se mueven sobre el océano. Esto se conoce como “marea de tormenta”, que puede causar una importante destrucción costera. La geografía baja y la plataforma continental poco profunda de algunas partes del oeste de Florida lo hacen especialmente vulnerable. La marea de tempestad proyectada por Ian, de 4 metros a 18 pies, podría enviar el agua del mar muy adentro.

La marejada y los vientos que traerá Ian a tierra serán un golpe devastador para las ciudades y pueblos de la costa. Pero las intensas lluvias que se produzcan en Florida y en Georgia, Carolina del Sur y más allá, extenderán la miseria y los daños.

PUBLICIDAD

Un ejemplo: Walt Disney World (DIS), en la zona de Orlando, en el centro de Florida, emitió una orden de refugio para los huéspedes del hotel a pesar de estar a unas 140 millas de donde la tormenta tocó tierra.

Es posible que caigan más de 60 centímetros de lluvia en el centro de Florida. El Servicio Meteorológico Nacional advierte que podría haber inundaciones récord en los ríos de todo el estado. En los próximos siete días podrían caer lluvias torrenciales desde Florida hasta el sur de Nueva Jersey y a lo largo de los Montes Apalaches, según el Centro de Predicción Meteorológica de Estados Unidos.

El Estado del Sol podría quedarse a oscuras durante días

Las tormentas de categoría 4 causan tales daños en las redes eléctricas -como la rotura de postes- que el Centro Nacional de Huracanes dice que los apagones pueden durar semanas o incluso meses. Florida Power & Light, la mayor empresa de electricidad del estado, dijo a sus clientes que se prepararan para los “cortes generalizados” de Ian y advirtió que podrían durar días.

La empresa NextEra Energy Inc. gastó miles de millones de dólares en fortalecer su sistema después de que una serie de huracanes azotara el estado hace más de una década, pero ahora se enfrenta a la posibilidad de tener que reconstruir partes del mismo.

Más de 30.000 trabajadores de empresas de servicios públicos de 26 estados fueron movilizados para ayudar a restablecer la electricidad una vez que pase la tormenta, según el Edison Electric Institute, un grupo comercial. Pero para ello será necesario acceder a los equipos y a las comunidades que pueden quedar aisladas por las inundaciones o los árboles caídos.

Sin gasolina

Muchas terminales de combustible de Florida están cerradas, mientras que los fuertes vientos y las inundaciones hacen imposible la entrega de camiones en muchas zonas. Los distribuidores de combustible en el estado están advirtiendo de largos tiempos de espera para reabastecer a las empresas y hogares con diesel para generadores.

PUBLICIDAD

La interrupción prolongada del transporte marítimo podría poner en peligro el suministro de combustible del estado, que llega en un 90% en barcazas a 4 puertos.

El presidente Joe Biden advirtió a las compañías petroleras que no suban los precios de la gasolina tras el paso de Ian: “No -permítanme repetirlo, no, no- utilicen esto como excusa para subir los precios de la gasolina en Estados Unidos”.

El desayuno se encarece aún más

Los futuros del zumo de naranja se dispararon cuando Ian se acercó a la costa de Florida. Y si los daños en la famosa cosecha de Florida son tan extensos como se teme - potencialmente el 90% de su cinturón de cítricos, según Maxar - empeorará aún más la inflación alimentaria que azota a los consumidores.

PUBLICIDAD

Para los productores, los daños podrían obligar a tomar decisiones que cambien su vida. Los productores de Florida ya están luchando contra una devastadora enfermedad llamada enverdecimiento de los cítricos, que daña la fruta y acaba matando los árboles.

Un golpe destructivo de Ian podría ser la gota que colma el vaso para algunos cultivadores, dijo Raymond Royce, director ejecutivo de la Asociación de Cultivadores de Cítricos del Condado de Highlands, en Sebring, Florida.

PUBLICIDAD

También está el impacto en los fertilizantes. El fabricante de fertilizantes Mosaic Co. evacuó algunas de sus operaciones en Florida a medida que el huracán Ian se acercaba a tierra - otra amenaza de inflación de los alimentos.

Riesgo de vertidos químicos y peces muertos

Florida produce gran parte de los fertilizantes fosfatados de EE.UU., en un proceso que produce un subproducto radiactivo y tóxico llamado fosfoyeso, que se almacena en pilas - o grandes montículos. El año pasado, uno de ellos sufrió una avería catastrófica debido a las fuertes lluvias, provocando una marea roja que mató a unos 816 kilos de vida marina y obligó a evacuar las poblaciones cercanas.

Los expertos en medio ambiente temen que se repita con Ian, cuya trayectoria podría acercarse a donde Mosaic tiene la mayor parte de sus instalaciones de fosfato. Un portavoz de la empresa dijo que ha realizado mejoras en sus instalaciones para ayudar a prevenir cualquier problema de este tipo, incluyendo “un sistema de diques internos más completo.”

PUBLICIDAD

Buena suerte para conseguir un seguro

El mercado de seguros de Florida ya era caótico antes de Ian. Pero la tormenta llega tras seis insolvencias entre las aseguradoras que suscriben pólizas para propietarios de viviendas en el estado.

Las mayores aseguradoras se habían retirado del mercado después de anteriores catástrofes naturales, mientras que las empresas más pequeñas que siguen activas allí han tenido dificultades para soportar las pérdidas.

Los daños por inundación no suelen estar cubiertos en las pólizas de hogar. En su lugar, se incluyen en las pólizas gestionadas por la Agencia Federal de Gestión de Emergencias de Estados Unidos.

PUBLICIDAD

“Si se trata de una inundación importante, eso podría dejar vulnerables a muchos propietarios de viviendas”, dijo Mark Friedlander, portavoz del Instituto de Información de Seguros. “Si se produjeran grandes pérdidas por tormentas de viento, otras compañías también podrían verse abocadas a una posible insolvencia”.

-- Con la ayuda de Brian K Sullivan, Will Wade, Mark Chediak, Chunzi Xu, Tatiana Freitas, Jen Skerritt, Linda Poon, Kriston Capps, Max Reyes y Martine Paris.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD