Europa

Cinco dolores de cabeza que esperan a la próxima primer ministra de Italia

El presupuesto, que se aprobará a finales de año, la crisis energética y el futuro de la nacionalizada Banca Monte dei Paschi están entre los retos

Giorgia Meloni, líder del partido Hermanos de Italia, reacciona en el acto de la noche electoral del partido en Roma, Italia, el lunes 26 de septiembre. 2022.
Por Sonia Sirletti y Alessandra Migliaccio
01 de octubre, 2022 | 10:44 AM
Últimascotizaciones

Bloomberg — La italiana Giorgia Meloni se convertirá en primera ministra después de que su coalición de derechas ganara las elecciones del domingo, pero tendrá poco tiempo para descorchar el prosecco.

Le esperan unas perspectivas económicas cada vez más sombrías, una elevada deuda y la subida de los precios de la energía tras la invasión rusa de Ucrania. El golpe a las finanzas italianas y la perspectiva de más subidas de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo han llevado el rendimiento de los bonos italianos a 10 años a más del 4,5%, frente a menos del 1% en diciembre.

He aquí un resumen de los principales retos a los que se enfrenta Meloni:

PUBLICIDAD

Ley de Presupuestos

El proyecto de presupuesto que se presentará poco después de las elecciones, y que se aprobará a finales de año, será probablemente una versión abreviada centrada en las sombrías previsiones económicas. Eso significa menos margen de intervención fiscal para ayudar a la economía.

Meloni ha prometido mantener las finanzas públicas bajo control y ayudar a los italianos a capear la crisis. Con la ralentización del crecimiento y el aumento de los tipos de interés, a Meloni le resultará cada vez más difícil mantener el equilibrio sin ampliar el déficit del país, algo que podría no gustar a los mercados. Su principal aliado, Matteo Salvini, de la Liga, quiere una subvención estatal de 30.000 millones de euros (US$30.000 millones) para limitar el coste de la energía para las empresas de cara al invierno.

Crisis energética

Italia ha gastado hasta ahora 66.000 millones de euros en proteger a sus ciudadanos de las subidas de los precios de la energía, y se necesitarán más. Incluso la mera ampliación de las exenciones fiscales a las empresas que consumen mucha energía hasta el mes de diciembre costaría casi 5.000 millones de euros, según personas familiarizadas con el asunto. El país se enfrenta a la perspectiva de pagar el doble por las importaciones de energía que hace un año, lo que hace temer el futuro de miles de pequeñas y medianas empresas.

PUBLICIDAD

Meloni es partidaria de fijar un tope al precio del gas en toda la UE. Pero está dispuesta a reestructurar el mercado energético italiano una vez en el poder sin esperar a sus homólogos europeos. Desvincular el precio de la energía procedente de fuentes renovables del gas costaría entre 3.000 y 4.000 millones de euros hasta marzo, dijo, y no requerirá aumentar la gran deuda de Italia.

Monte Paschi

Apenas unas semanas después de la votación, el Tesoro italiano se dispone a inyectar 1.600 millones de euros adicionales de fondos frescos en la nacionalizada Banca Monte dei Paschi di Siena SpA en una ampliación de capital prevista de 2.500 millones de euros. Este es el último de una larga serie de intentos de renovar el maltrecho prestamista, que fue rescatado por primera vez en 2009 y que desde entonces ha gastado unos 18.000 millones de euros de los contribuyentes y de los inversores.

Maurizio Leo, uno de los principales asesores económicos de Meloni, pidió el 11 de septiembre que se retrasara la ampliación de capital del banco, argumentando que el plan debía esperar hasta que hubiera un nuevo gobierno. Unos días más tarde, dijo que si el banco podía conseguir dinero ahora, sería bienvenido.

Incluso si la petición de efectivo tiene éxito, el Estado tendrá que salir del prestamista después de que las conversaciones con UniCredit SpA fracasaran el año pasado. Matteo Salvini, de la Liga, que forma parte de la coalición de Meloni, ha dicho que el banco puede prosperar por sí solo si se combina con sus pares italianos más pequeños. El partido de Meloni, Hermanos de Italia, puede tener una opinión diferente, al igual que los reguladores.

ITA

El gobierno saliente del primer ministro Mario Draghi entabló conversaciones exclusivas a finales de agosto con un grupo liderado por el fondo de inversión Certares, que incluye a Air France-KLM (AF) y Delta Air Lines Inc (DAL), para vender la aerolínea nacida de la problemática Alitalia.

Meloni se opuso al plan, diciendo que entregar ITA a fondos extranjeros después de haber gastado miles de millones en la aerolínea era un error. La oposición de los ganadores de las elecciones podría dar al traste con el acuerdo, ya que no hay fecha fijada para finalizar las conversaciones en exclusiva. El próximo gobierno podría optar por otro grupo inversor o incluso bloquear la privatización de la compañía.

PUBLICIDAD
El nuevo Senado italiano: el bloque de derechas de Giorgia Melonis cuenta con una amplia mayoría para gobernardfd

Telecom Italia

Telecom Italia está intentando acelerar un plan de reconversión que le llevará a ceder el control de su red. En julio, el consejo de administración de la empresa pidió al consejero delegado, Pietro Labriola, que cediera el control de la red y recortara más de 30.000 millones de euros de deuda bruta, dividiendo la compañía telefónica en varias unidades y buscando nuevos socios.

El intento de Labriola de vender la red de telefonía fija de la empresa a un grupo liderado por Cassa Depositi e Prestiti, KKR & CO. y Macquarie Group Ltd ha sido cuestionado por el partido de Meloni. Con Meloni al mando, los planes podrían cambiar rápidamente.

El partido de Meloni está promoviendo un plan para hacer que Telecom Italia sea privada y vender los activos de la compañía telefónica en un intento de reducir su pila de deuda a más de la mitad, han dicho personas familiarizadas con el asunto. Meloni fomentaría una oferta de adquisición por parte de la entidad crediticia estatal Cassa Depositi, y luego vendería unos 30 millones de abonados de telefonía móvil y fija de Telecom Italia a sus competidores por unos 13.000 millones de euros, según estas personas.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD