Brasil en español

Cómo llega Bolsonaro a la primera vuelta en busca de su reelección

El presidente argumenta que la recuperación económica y la inyección de miles de millones de reales en los últimos meses pueden llevarlo a participar en una segunda vuelta

El presidente Jair Bolsonaro busca su reelección en los comicios del domingo 2 de enero.
01 de octubre, 2022 | 12:16 PM

Lea esta historia en

Portugués

Bloomberg Línea — El presidente Jair Bolsonaro (del Partido Liberal) va a la primera vuelta de este domingo (2) en una situación inédita desde que se instituyó la posibilidad de reelección en el país en 1997, con aplicación práctica ya al año siguiente: yendo, como jefe del Ejecutivo, por detrás en los sondeos de intención de voto.

También es una situación diferente a la que vivió hace cuatro años, en 2018, cuando llegó a la víspera de la primera vuelta con el 40% de las intenciones de voto válidas y una clara ventaja de 15 puntos porcentuales sobre su principal oponente, Fernando Haddad (Partido de los Trabajadores), según una encuesta de Datafolha de entonces.

Una vez cerrado el escrutinio en 2018, Bolsonaro se desempeñó mejor de lo que indicaba la encuesta, con el 46,03% de los votos válidos, mientras que Haddad también estuvo por encima de lo proyectado, con el 29,28%. Este es, de hecho, uno de los datos que reivindica el actual presidente para argumentar que estará más cerca o incluso por delante del expresidente Lula cuando se escruten los votos este domingo.

PUBLICIDAD

Pero incluso si se confirma que está por detrás del expresidente Lula, Bolsonaro cuenta con cartas clave como una base de apoyo de votantes leales, que le han permitido mantener un nivel de alrededor del 25% al 30% de intención de voto y de aprobación de su gobierno incluso en los momentos más difíciles de la pandemia y la crisis económica a lo largo de su primer mandato.

La pandemia supuso un punto de inflexión para su gobierno en cuanto a los retos que debía afrontar y la erosión gradual de su apoyo popular, como ha ocurrido con otros gobernantes en todo el mundo. Aunque mantiene una base de apoyo, ha visto cómo la gran parte de los que le rechazan se mantiene por encima del 50% de los brasileños desde al menos mayo de 2021, según Datafolha.

A lo largo de su campaña, Bolsonaro ha mantenido muchas de sus banderas asociadas al pensamiento conservador y de derecha, como la defensa de la familia, la religión y los agronegocios, el antagonismo con cualquier gobierno de izquierdas y la defensa de la posesión de armas por parte de los brasileños.

PUBLICIDAD

En 2019, su primer año de gobierno, y en este 2022 de campaña para la reelección, también logró avanzar en algunas de sus principales propuestas en materia de liberalismo económico, encabezadas desde la campaña de 2018 por el economista Paulo Guedes, ministro al frente de esta área de estrategia.

Reforma de la Seguridad Social y privatización de Eletrobras

Bolsonaro consiguió que se aprobara la reforma de la Seguridad Social al principio de su mandato, aprobó medidas favorables a los inversores, como la autonomía del Banco Central, y se desprendió de toda participación en BR Distribuidora (ahora Vibra Energia). En el ámbito de las privatizaciones, el principal logro fue haber conseguido vender este año el control de Eletrobras (ELET3), un proyecto que históricamente se enfrentó a una gran resistencia en el Congreso en todos los espectros ideológicos, dado su fuerte rendimiento regional.

Por otro lado, la aprobación de estas medidas, y la forma en que se produjo, evidenció la metamorfosis que ha sufrido la relación del presidente con las fuerzas tradicionales del Congreso: de la crítica a la llamada “vieja política” cuando aún estaba en campaña a una colaboración de poder ahora simbiótica.

La reforma de las pensiones en 2019, por ejemplo, no resultó como el ministro Paulo Guedes la presentó a los legisladores y dependió en gran medida de los esfuerzos del entonces presidente de la Cámara, el diputado Rodrigo Maia (ahora en el PSDB, entonces en el DEM de Río).

Las ayudas de emergencia pagadas durante la pandemia, que se convirtió en la principal bandera social de su gobierno, constituyen también un ejemplo de la transformación de la relación con el Congreso. El gobierno se resistió inicialmente al programa y luego aceptó el pago de 200 reales. Pero los diputados del Centro, coordinados con la oposición, cambiaron el proyecto del gobierno y aprobaron una ayuda de R$600.

Después de la pandemia, el gobierno transformó la ayuda de emergencia en Auxílio Brasil y redujo el monto a R$400. En agosto de este año, en vísperas de las elecciones, la cantidad volvió a ser de R$600.

PUBLICIDAD

En la recta final del gobierno, el gobierno decidió acelerar el gasto social: la aprobación de enmiendas constitucionales que alteraron el techo de gasto, principal ancla fiscal del país, redujo la confianza de los inversores en la sostenibilidad de la deuda pública, lo que se reflejó en el aumento del costo del capital del país, una medida que en definitiva juega en contra del crecimiento económico.

Además de aumentar el monto de la ayuda a R$600, defendida por los especialistas desde el punto de vista de la asistencia a los más pobres, pero criticada por haber sido posible sólo en vísperas de las elecciones — con el presidente de la República detrás en las encuestas — el gobierno redujo los impuestos junto con el Congreso para bajar el precio del combustible y creó pagos para los taxistas y transportistas.

Estas medidas fueron cuestionadas por políticos ajenos a la base de apoyo del gobierno, dado que la legislación electoral prohíbe la creación de programas sociales en un año electoral.

PUBLICIDAD

Pero, por otro lado, el impulso de los estímulos ha contribuido a reforzar la actividad en el sector de los servicios, en una ecuación que ha llevado al crecimiento de la economía en 2022 a superar las estimaciones.

Enfrentamientos con la Corte y las urnas electrónicas

En la pandemia, el presidente consiguió al principio incluso aumentar su popularidad, alcanzando un récord en su gobierno de 37% de aprobación entre los votantes en dos momentos del segundo semestre de 2020, a raíz del pago de la ayuda de emergencia de 600 reales a 67 millones de brasileños. Por otro lado, entre el 32% (en agosto) y el 34% (en diciembre) desaprobaban el gobierno de Bolsonaro.

PUBLICIDAD

Pero el conjunto de factores que se produjo en 2021 contribuyó a socavar su popularidad: la reducción por parte del gobierno de la cuota susceptible de recibir ayudas, la segunda oleada de la pandemia con el cierre de empresas, la escalada de muertes, el retraso en el inicio de la campaña de vacunación contra el Covid-19 en comparación con otros países, y la disparada de la inflación por encima del 10% anual.

Los índices de aprobación y desaprobación se alternaron: los primeros alcanzaron los niveles más bajos del gobierno de Bolsonaro, cayendo al 22% tanto en septiembre como en diciembre de 2021; al mismo tiempo, los índices de desaprobación alcanzaron un récord, con el 53% de los brasileños en esa postura en ambos momentos.

Mientras tanto, el presidente también se enfrentó a los ministros de la Corte Suprema de Justicia, cuestionando decisiones, incitando a la población a levantarse contra la institución y haciendo insinuaciones de que podría haber un golpe con hipotético apoyo militar en nombre de los intereses de los brasileños.

PUBLICIDAD

Su cuestionamiento de las instituciones democráticas incluyó la puesta en duda de la fiabilidad de las mismas urnas electrónicas que lo eligieron no sólo presidente de la República de Brasil hace cuatro años, sino también miembro del Congreso tantas otras veces, con un total de siete legislaturas en la Cámara de Representantes que suman 27 años. Bolsonaro entré en a la política en 1988 bajo la bandera de la defensa de los intereses de los militares, tras haber servido en el ejército durante unos 15 años y haber llegado a capitán.

Fuerza en las redes sociales

Bolsonaro fue electo presidente de Brasil hace cuatro años en una campaña que fue vista con escepticismo no sólo por los analistas sino también por el propio establishment político. Fue una contienda rodeada de incertidumbre, dado que había dudas sobre si el entonces claro líder en las encuestas, el expresidente Lula, podría presentarse o no. Había sido detenido en abril de ese año, en 2018, tras ser condenado en segunda instancia (pero aún puede apelar) por los delitos de corrupción y blanqueo de capitales. El año pasado, las sentencias fueron anuladas en una decisión de la Corte.

Sólo a finales de agosto, poco más de un mes antes de la primera vuelta electoral, los ministros del tribunal máximo decidieron que Lula era inelegible. A Bolsonaro, que lideró los simulacros de una elección sin el expresidente, pasaba a ser considerado un fuerte candidato a la presidencia.

PUBLICIDAD

Pero todavía pesaba la falta de apoyo político, pues su partido de entonces, el PSL, sólo tenía una alianza (con el PRTB) y el derecho a sólo 8 segundos de tiempo de televisión en la propaganda electoral. El PT tuvo 2 minutos y 23 segundos, y el PSDB del candidato Geraldo Alckmkin, con la mayor coalición, 5 minutos y 32 segundos.

Los analistas políticos más avezados decían que sería muy difícil que el Tucán no subiera en las encuestas en la recta final antes de la primera vuelta. Por delante de él estaban Ciro Gomes y Marina Silva. Los tres tenían una amplia ventaja sobre Bolsonaro en los simulacros de una segunda vuelta.

Pero un mes antes de la primera vuelta ocurrió el episodio que, según muchos analistas, definió la elección: el apuñalamiento que sufrió Bolsonaro durante un acto de campaña en Juiz de Fora (Minas Gerais). Tuvo que someterse a una operación y a un tratamiento médico, se libró de las críticas de sus rivales respecto a su estado de salud y aumentó la intención de voto de los brasileños tras este ataque. Pasó a la segunda vuelta con una amplia ventaja sobre Haddad, el único al que derrotaba en las encuestas.

Bolsonaro también logró superar la falta de fondos de campaña y de exposición televisiva con un arma de los “nuevos tiempos”: el creciente acceso de los brasileños a redes sociales como Facebook y Twitter, así como a los mensajes en grupos de WhatsApp, la principal app de comunicación del país.

Hoy Bolsonaro cuenta con más de 9 millones de seguidores en Twitter, con 14 millones en Facebook — red en la que realiza transmisiones semanales los jueves — y 21,8 millones en Instagram. El presidente a veces se anticipa a las decisiones en Facebook, como fue el caso de la dimisión del entonces presidente de Petrobras Roberto Castello Branco a principios de 2021, opuesto al aumento de los precios de los combustibles.

En ese momento, se sospechó del uso de un esquema de mensajería masiva a través de WhatsApp. La campaña de Bolsonaro fue acusada de financiamiento ilegal de campaña, ya que el esquema habría sido financiado por empresas privadas, lo cual está prohibido. La Corte Suprema de Justicia, sin embargo, no encontró pruebas de un vínculo entre la campaña de Bolsonaro y los empresarios.

No hay Moro y no más un outsider

En estos cuatro años, no fue solo la preferencia de la mayor parte del electorado lo que perdió Bolsonaro: dos de las plataformas políticas que lo ayudaron a ser elegido, la lucha contra la corrupción y su bandera de ser un outsider de la política, también vieron debilitado su atractivo entre los brasileños.

En el primer caso, las acusaciones de corrupción no sólo contra el PT, sino también en relación con los demás partidos, perdieron espacio en la propia lista de prioridades de los brasileños por inclinarse a cuestiones como la preocupación por el trabajo y el costo de la vida, después de dos años y medio de pandemia.

La crisis económica derivada en gran parte por los efectos de la pandemia, algo presente no sólo en Brasil sino también en el mundo, dejó a 15,3 millones de brasileños sin empleo en el primer trimestre de 2021. Esta cifra se redujo en el segundo trimestre de este año a 10,1 millones de personas, pero la mejora de las condiciones de vida y la percepción sobre la misma no se reflejan inmediatamente en la intención de voto.

También pesan las investigaciones que involucran a su hijo Flávio Bolsonaro, hoy senador por el PL, en la época en que era diputado estatal de Río de Janeiro. Fue acusado e investigado por la presunta práctica de la rachadinha, una especie de diezmo político en la que los asesores entregan la parte parlamentaria de sus ingresos.

También hubo un acercamiento con antiguos dirigentes del Centrão, el ala de la Cámara que Bolsonaro criticó durante la campaña de 2018 con su discurso antipolítico dada la imagen de supuesta asociación de algunos parlamentarios con prácticas de intercambio de apoyos por favores en gobiernos pasados.

Este acercamiento con los líderes del Centrão, que fue fundamental para garantizar una base política que lo apoyara en la votación de proyectos en la Cámara de Diputados y para contener los pedidos de juicio político en el momento más álgido de la pandemia, también sacudió el discurso de hace cuatro años como un outsider de la política tradicional en Brasilia.

PUBLICIDAD