Brasil en español

La ruta de Lula para liderar los sondeos previos a la elección

El expresidente de Brasil entre 2003 y 2010 tratará de asegurarse la victoria este domingo en una campaña en la que, una vez más, su figura se antepuso a las propuestas del PT

El expresidente Lula sostiene la bandera brasileña durante un acto de campaña en 2022
Por Bloomberg Línea
01 de octubre, 2022 | 10:40 AM

Lea esta historia en

Portugués

Bloomberg Línea — El expresidente Lula (PT) llega a las elecciones de este domingo (2) como claro favorito. Líder en todas las encuestas al menos desde principios del año pasado, ahora busca un tercer mandato como presidente, tras haber gobernado Brasil en dos ocasiones entre 2003 y 2010.

A sus casi 77 años (los cumple el día 27 de octubre) y después de haber sido detenido y enfrentado a casi 30 juicios por presunta corrupción, la figura política de Lula ha vuelto a resurgir, a pesar de las críticas y de las afirmaciones de sus adversarios de que su vida pública estaba terminada.

Lula dejó el gobierno en 2010, pero no antes de elegir a su sucesora, Dilma Rousseff. En ese momento, tenía un 83% de aprobación, según una encuesta de Datafolha publicada en diciembre de ese año. Una hazaña sin precedentes para cualquier presidente del país hasta el día de hoy (el índice de aprobación de Bolsonaro en una encuesta publicada esta semana alcanzó el 31%, tres meses antes del final de su primer mandato).

PUBLICIDAD

No es de extrañar, por tanto, que su figura atraiga más votos que el propio programa del PT.

De líder sindical a reconocimiento en Davos

Lula fue uno de los fundadores del Partido de los Trabajadores en 1980. Antes fue presidente del Sindicato de Metalúrgicos del ABC Paulista, uno de los sindicatos más tradicionales del país, y durante la década de 1970 se consolidó como líder sindical. En abril de 1980, ya en el PT, fue detenido por el régimen militar en base a la antigua Ley de Seguridad Nacional por haber dirigido una huelga de trabajadores metalúrgicos en São Bernardo do Campo (Sao Paulo Fue liberado un mes después y nunca fue procesado por ello.

Cuando fue elegido por primera vez, en 2002, había perdido tres elecciones presidenciales consecutivas (en 1989 ante Fernando Collor; en 1994 y 1998 ante Fernando Henrique Cardoso). Para calmar al mercado financiero y enviar un mensaje de que se comprometería con la responsabilidad fiscal y con los contratos firmados por los gobiernos anteriores, lanzó su famosa Carta a los brasileños durante la campaña.

PUBLICIDAD

Dos décadas después, Lula dice que ahora no necesita ninguna señal de este tipo para el mercado, ya que gobernó el país durante ocho años y, según él, no entregó un déficit primario, redujo el desempleo y logró mantener la inflación dentro de la meta, además de haber aumentado las reservas internacionales a más de US$350.000 millones y haber pagado los préstamos que Brasil había contraído con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Incluso acudió al Foro Económico Mundial de Davos (Suiza), un encuentro anual que reúne a autoridades, ejecutivos e inversores de algunas de las mayores empresas del mundo. En su último año de mandato, ganó el premio Global Statesman que concede el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) por sus logros como jefe de Estado en ámbitos como la lucha contra la pobreza y la protección del medio ambiente.

Estas credenciales, suele decir el expresidente, lo liberan de cualquier acto simbólico en defensa de la estabilidad económica.

Crisis: del mensalão al colapso de las subprime

Durante sus dos gobiernos, se enfrentó a varias crisis. Una, durante su primer mandato, fue la acusación del mensalão, una trama de desvío de dinero de las empresas estatales para sobornar a los diputados para que apoyaran las políticas del gobierno en el Congreso. Lula nunca fue acusado en este caso, pero el Supremo Tribunal Federal condenó a varios dirigentes del PT, como José Dirceu, Antonio Palocci, José Genoíno y João Paulo Cunha, lo que desarticuló el mando del partido y debilitó al gobierno.

Aun así, fue reelegido en 2006, derrotando al entonces gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, actualmente en el PSB y su candidato a la vicepresidencia, pero en aquel momento uno de los principales líderes del PSDB.

Dos años más tarde llegó la crisis financiera mundial de 2008, que derrumbó los mercados financieros de varios países, especialmente en EE.UU., origen del colapso del mercado inmobiliario de alto riesgo. La falta de liquidez y las quiebras de empresas provocaron una desaceleración de la economía mundial, incluida la brasileña, aunque Lula calificó los efectos de la crisis de “marolinha” (pequeña ola de mar).

PUBLICIDAD

En cualquier caso, al año siguiente de la caída del PIB en 2009, el país creció un 7,5% en el año de la elección del presidente, el mejor resultado en dos décadas y media. Como resultado, el presidente del PT dejó el país con un índice de aprobación récord y logró elegir a su sucesora — Dilma — derrotando, una vez más, a un líder histórico del PSDB, el hoy candidato a diputado José Serra.

Cáncer y Operación Lava Jato

Tras dejar la Presidencia en 2011, se enfrentó a un cáncer de laringe, se sometió a sesiones de quimioterapia y radioterapia y se le consideró curado en 2012. En los años siguientes, se enfrentó a la que quizás fue la mayor crisis de su vida política: la Operación Lava Jato.

La operación fue creada por el Ministerio Público Federal de Paraná para investigar un esquema de manipulación de licitaciones para cobrar en exceso a los contratistas por los contratos con Petrobras. Parte del dinero obtenido con la sobrefacturación, según el MPF, se utilizó para sobornar a políticos y financiar partidos.

PUBLICIDAD

Los fiscales acusaron a Lula de ser el líder y el mayor beneficiario de la trama. Fue condenado a nueve años y seis meses de prisión, en una decisión de primera instancia en 2017 por el entonces juez Sergio Moro, por los delitos de corrupción y lavado de dinero en el caso de un apartamento tríplex en Guarujá (Sao Paulo).

La sentencia fue impugnada en los círculos jurídicos: el principal motivo aducido por el magistrado en su momento fue la “indeterminación de los actos de cargo” que habrían beneficiado a las empresas OAS y Odebrecht, ya que no había pruebas documentales que demostraran la implicación del expresidente, sino un “conjunto de indicadores”. Lula podía apelar en libertad.

PUBLICIDAD

La condena fue confirmada posteriormente por el Tribunal Regional Federal de la 4ª Región y Lula fue detenido en abril de 2018, después de que el Supremo Tribunal Federal autorizara la llamada ejecución anticipada de la sentencia, antes del final del proceso penal, en el que todavía son posibles los recursos para el acusado.

El expresidente estuvo encarcelado durante 580 días en la prisión de la Policía Federal en Curitiba y durante este periodo se le prohibió dar entrevistas y se le impidió ser candidato a la presidencia por el Tribunal Superior Electoral (TSE), ya que encabezaba las encuestas con una amplia ventaja. Al final, su candidato a la vicepresidencia, el exalcalde de Sao Paulo Fernando Haddad (del PT), se presentó en su lugar, pero perdió ante Jair Bolsonaro (del PL).

Lula fue liberado en noviembre de 2019, después de que el Tribunal Supremo cambiara su decisión sobre la ejecución anticipada de la sentencia. En marzo de 2021, el STF anuló sus condenas por el entonces juez Sergio Moro. El tribunal interpretó que el caso no podría haber sido tratado en Curitiba y que el juzgador era sospechoso de llevar el caso por haber orientado los movimientos de la acusación. En enero de este año, el Tribunal Federal de Distrito sobreseyó el caso por prescripción.

PUBLICIDAD

Moro, que fue ministro de Justicia de Bolsonaro durante más de un año, es candidato a senador por la Unión Brasil de Paraná y apoya la reelección del presidente, aunque rompió con él cuando dejó el gobierno, acusando al presidente de haber interferido ilegalmente en las investigaciones y en la Policía Federal.

Su partido presentó la candidatura de la senadora Soraya Thronicke a la Presidencia de la República y Moro ocupa el segundo lugar en las encuestas, detrás de Álvaro Dias (Podemos).

Volver como una hoja limpia

Desde que se anularon sus condenas en Curitiba, Lula ha sido absuelto en 26 casos y se presenta como una “hoja limpia”, como se denomina a los candidatos que no tienen procesos judiciales pendientes.

PUBLICIDAD

Su condición de favorito en las elecciones de 2022 se debe a que ha logrado posicionarse como el candidato más capaz de vencer a Bolsonaro en las urnas.

Aunque esté en segundo lugar en las encuestas con posibilidades de pasar a la segunda vuelta, Bolsonaro enfrenta un rechazo considerado alto, superior al 50% en las principales encuestas, y es considerado culpable por una parte de los brasileños del empeoramiento del escenario económico y de los indicadores sociales del país.

Bolsonaro también se enfrenta al rechazo por su gestión a lo largo de la pandemia, con demoras en la compra de vacunas y el inicio de la campaña de vacunación en comparación con países similares.

Con todo, durante la campaña, Lula habló poco de sus propuestas en un posible tercer mandato. Se ocupó más de ideas abstractas, como rediscutir la reforma laboral aprobada durante el gobierno de Michel Temer, que asumió en 2016 después de que Rousseff fuera derrocada en un proceso de impeachment, o apoyar una reforma que “exente la productividad y grave el patrimonio”.

A lo largo del periodo electoral, fue dejando que los asesores y los miembros de la campaña hablaran de temas concretos, como el techo de gasto. La propuesta del PT al respecto es sustituir el techo por otro régimen fiscal, similar al que defienden Bolsonaro y Paulo Guedes.

PUBLICIDAD