Nuevo enfoque de Lula de cara a la segunda vuelta: el noreste de Brasil y São Paulo

Los asesores del expresidente están preocupados por la estrecha ventaja de Lula frente a Bolsonaro en la primera vuelta

Luiz Inacio Lula da Silva, ex presidente de Brasil, después del recuento de votos durante la primera ronda de las elecciones presidenciales en el hotel Novotel Jaragua en Sao Paulo, Brasil, el domingo 2 de octubre de 2022.
Por Simone Iglesias
04 de octubre, 2022 | 07:08 AM

Lea esta historia en

Inglés

Bloomberg — Luiz Inácio Lula da Silva se reunió el lunes en Sao Paulo con sus principales asesores, a medida que busca orientar su campaña hacia el noreste del país y el estado de Sao Paulo. Esto luego de una votación en primera vuelta con un resultado más estrecho de lo esperado ante su rival, Jair Bolsonaro.

Un aspecto central de sus reuniones también implica la pregunta sobre cómo ampliar su coalición de partidarios para incluir a más políticos centristas, el sector clave a medida que comienza la campaña de cara a la segunda vuelta que tendrá lugar el 30 de octubre.

La mayoría de los votos de la primera vuelta fueron para Lula. Pero con un 48% frente a un 43% para Bolsonaro, no consiguió las cifras necesarias para obtener la presidencia, y el margen fue más estrecho de lo que la mayoría de los encuestadores habían pronosticado.

Una de las prioridades es asegurarse el apoyo de la senadora Simone Tebet, que quedó tercera el domingo y ya ha dado señales de que podría ponerse de su lado, según dos altos funcionarios de la campaña. El domingo no anunció su apoyo a Lula, diciendo que daría a los líderes de su coalición 48 horas para tomar una decisión al respecto.

PUBLICIDAD

“No voy a ser negligente”, dijo. “Tengo un bando y me pronunciaré en el momento adecuado”.

VER +
Lula cree que la segunda vuelta es una ‘prórroga’ y una oportunidad para ampliar el diálogo

Un desafío clave para Lula es el estado de São Paulo, donde reside casi una cuarta parte de los votantes del país y donde comenzó su carrera política como líder sindical hace cinco décadas. Bolsonaro ganó el estado por un margen de 7 puntos porcentuales, y el rechazo al Partido de los Trabajadores de Lula fue más fuerte de lo que su campo había anticipado.

El exgobernador de São Paulo, Geraldo Alckmin, compañero de fórmula de Lula, tendrá que trabajar más duro en el estado, incluyendo la obtención del apoyo de los líderes de la agroindustria, dijeron los asesores, que pidieron no ser identificados para discutir la estrategia de campaña. A nivel nacional, Alckmin tendrá que conseguir el apoyo de los políticos que han roto con Bolsonaro, pero que tampoco se sienten cómodos asociándose con el Partido de los Trabajadores después de una serie de escándalos de corrupción que sacudieron sus gobiernos anteriores.

PUBLICIDAD

Escenario de pesadilla

El sólido desempeño de Bolsonaro en todo Brasil, incluyendo sus inesperados avances en algunos estados del noreste que han sido tradicionalmente el bastión de Lula, ha traído una fría dosis de realidad a la campaña del ex mandatario. Un sentimiento de frustración invadió su cuartel general el domingo por la noche cuando quedó claro que el expresidente terminaría la carrera con una ventaja de poco más de 5 puntos porcentuales. En el peor de los casos, según las personas, la ventaja habría sido de 8 puntos porcentuales.

Los partidarios del expresidente Lula esperan los resultados al final de la jornada electoral general en el Largo da Prainha en Río de Janeiro el 2 de octubre de 2022.dfd

Una ventaja tan estrecha puede explicarse por una migración de algunos de los partidarios del candidato presidencial Ciro Gomes hacia Bolsonaro, según la gente.

Gomes, exgobernador del estado de Ceará, el segundo más grande de la región nordeste, buscó convertirse en una alternativa viable en medio de Lula y Bolsonaro, pero nunca alcanzó el 10% de la intención de voto en las encuestas.

VER +
Bolsonarismo seguirá siendo influyente en Brasil aún si Lula gana las elecciones

A medida que la campaña de Gomes se esforzaba, más de sus partidarios, tradicionalmente de izquierdas, se inclinaban hacia Lula. El candidato reaccionó intensificando los ataques contra el expresidente, incluso sacando a relucir las acusaciones de corrupción que pesan sobre él en el pasado.

Gomes quedó en cuarto lugar el domingo con sólo el 3% de los votos, su desempeño más débil en cuatro carreras presidenciales. Los asesores de Lula esperan que la mayoría de esos votos vengan ahora hacia él, independientemente de que Gomes decida apoyar al expresidente.

Lula también dedicará más tiempo a la campaña en la región nordeste, en particular en su estado natal, Pernambuco, donde no obtuvo el fuerte resultado que esperaba. Lula se llevó el estado con el 65% de los votos frente al 30% de Bolsonaro, frente a una previsión de 69% a 23% en un sondeo de Ipec publicado en la víspera de la votación.

Lea más en Bloomberg.com