Economía

Nobel de Economía pide poner atención a la crisis por la guerra y subida del dólar

Ben Bernanke, expresidente de la FED y quien fue uno de los ganadores del premio anunciados este lunes, habló sobre los retos para le economía mundial

Ben S. Bernanke, expresidente de la FED.
Por Rich Miller
10 de octubre, 2022 | 05:25 PM

Bloomberg — El ex presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, quien recibió el lunes el Premio Nobel de Economía por sus investigaciones sobre las crisis financieras, habló este lunes en Brookings Institution de Washington, donde es miembro senior, pocas horas después de haber sido anunciado con el Nobel de Economía junto a Douglas Diamond, de la Universidad de Chicago, y Philip Dybvig, de la Universidad de Washington, por sus investigaciones sobre las crisis bancarias y financieras.

En la rueda de prensa, Bernanke instó a los responsables políticos a estar atentos a cualquier empeoramiento de las condiciones financieras en todo el mundo a medida que las presiones de la guerra y las fluctuaciones monetarias presionen a las economías.

“Incluso si los problemas financieros no inician un episodio, con el tiempo, si el episodio empeora las condiciones financieras, pueden agravar el problema e intensificarlo, así que eso es algo a lo que creo que tenemos que prestar mucha atención”, dijo Bernanke el lunes durante una rueda de prensa en la Brookings Institution de Washington, donde es miembro senior.

PUBLICIDAD

Aunque el sistema financiero estadounidense está en mejor forma que antes de la crisis mundial de finales de la década de 2000, Bernanke se refirió a las preocupaciones en otros lugares. En Europa, por ejemplo, las instituciones financieras podrían verse presionadas por el cierre de los flujos de gas natural debido a la invasión rusa de Ucrania, mientras que los mercados emergentes “se enfrentan a un dólar muy fuerte y a muchas salidas de capital”, dijo.

El lunes, la Real Academia Sueca de las Ciencias anunció el premio Nobel a Bernanke, Douglas Diamond, de la Universidad de Chicago, y Philip Dybvig, de la Universidad de Washington, por sus investigaciones sobre las crisis bancarias y financieras.

Diamond, en una sesión informativa separada para la prensa el lunes, dijo que los banqueros centrales deben proceder con cuidado al subir los tipos de interés para evitar que el miedo y la “profecía autocumplida” creen inestabilidad financiera.

PUBLICIDAD

Fracasos bancarios

Bernanke, que se autodenomina “aficionado a la Gran Depresión”, fue citado por la academia por su trabajo sobre esa época. En un artículo de 1983, demostró que la recesión fue tan profunda y prolongada en gran parte porque las quiebras bancarias contrajeron severamente el crédito, causando un daño significativo a la economía.

Más tarde puso en práctica esa investigación cuando fue presidente de la Fed y la economía se vio afectada por una crisis financiera en 2008 y 2009, derivada de una burbuja inmobiliaria que se vino abajo. Aunque al principio tardó en reconocer las posibles ramificaciones de la caída de los precios de la vivienda para el sistema financiero, Bernanke trabajó después febrilmente para combatir la crisis y evitar que se convirtiera en otra depresión.

Hoy en día, si bien puede haber algunos riesgos para la estabilidad financiera en EE.UU., “ciertamente no estamos en nada parecido a la grave situación en la que estábamos hace 14 años”, dijo Bernanke el lunes.

Diamond, por su parte, considera que el sistema bancario está en mucha mejor forma que en 2008, durante la crisis financiera, en parte debido a la nueva regulación. Y aunque se negó a comentar las preocupaciones actuales sobre la inflación y la política monetaria de EE.UU., a largo plazo sugirió que la Fed “lo ha hecho notablemente bien en términos de estabilidad financiera.”

Bernanke dijo que, no obstante, la Fed aún se enfrenta a “un reto muy difícil” al intentar diseñar un aterrizaje suave para la economía en el que se reduzca la inflación sin desencadenar una recesión.

Una gran subida

Los banqueros centrales de EE.UU. parecen estar preparando otra gran subida de los tipos de interés para intentar frenar la economía y reducir la inflación en su próxima reunión del 1 y 2 de noviembre.

PUBLICIDAD

La inflación -medida por el índice de precios de los gastos de consumo personal- registró una tasa interanual del 6,2% en agosto, lo que supone el 18º mes consecutivo en que se sitúa por encima del objetivo del 2% fijado por la Reserva Federal.

Bajo el mandato de Bernanke, la Fed adoptó el objetivo del 2% en 2012, poniendo en práctica algunas de las investigaciones que realizó y que mostraban la utilidad de los objetivos de inflación para ayudar a los bancos centrales a gestionar los altibajos de sus economías.

“Lo que hay que tener en cuenta es que el objetivo de inflación es un objetivo a medio plazo”, dijo Bernanke. “No tiene que cumplirse en seis meses ni nada parecido”.

PUBLICIDAD

A medida que la economía se ralentiza en respuesta a las subidas de los tipos de interés de la Reserva Federal, los responsables políticos “empezarán a equilibrar” sus objetivos gemelos de estabilidad de precios y máximo empleo al establecer la política monetaria, dijo.

Con la ayuda de Michael Sasso.

Léalo en Bloomberg.com

PUBLICIDAD