Startups

Emprendedores de piel muy oscura son casi inexistentes en el ecosistema mexicano

El clasismo y el racismo son dos de las principales barreras para los emprendedores en México, revela un estudio de Impact Hub en colaboración con Meta

El clasismo y el racismo son dos de las principales barreras para los emprendedores en México, revela un estudio de Impact Hub en colaboración con Meta
14 de octubre, 2022 | 05:22 PM

Ciudad de México — Los emprendedores de piel muy oscura tienen presencia casi nula en el ecosistema emprendedor en México, revela el estudio (Des)ventajas al emprender en México, elaborado por Impact Hub Ciudad de México con la colaboración de Meta.

Si se habla de razas, el ecosistema emprendedor mexicano se compone de 45% de personas con piel clara, 44% de tono de piel medio y 9,9% de piel oscura. “Básicamente la representación del tono más oscuro de piel es inexistente en el ecosistema emprendedor”, dijo a Bloomberg Línea, el managing director de Impact Hub, Ciudad de México, Mario Romero Cantú.

El directivo mencionó que no significa que no emprendan, sino que no se encuentran integrados en el ecosistema, en la dinámica de participar en comunidades emprendedoras, de incubadoras o aceleradoras, o de buscar programas públicos de financiamiento. La razón es porque no se sienten representados.

PUBLICIDAD

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Discriminación (ENADIS) que publica el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en México la distribución general de la población mexicana por color de piel es cerca del 28% blanca, 30% tono medio, 29.6% tono oscuro y 11.2% tono más oscuro.

“Estos datos van reafirmando ciertas creencias que se existían acerca de cómo el emprendimiento podría ser un privilegio”.

El clasismo y el racismo son dos de las principales barreras para los emprendedores en México, revela el estudio.

PUBLICIDAD

Diferentes tonos, diferentes oportunidades

En México el 45.8% de las personas que emprenden son de tono de piel claro y 61.3% son de clase social media o alta.

Además, tres de cada 10 emprendedores de clase social alta reconocen que su condición de origen es una ventaja a la hora de emprender.

Por otro lado, el 43.8% de los emprendedores que perciben que su tono de piel les afecta al momento de aplicar a programas públicos son de tono de piel oscuro.

Con respecto al financiamiento, seis de cada 10 considera que ser blanco sí le ha ayudado a conseguir financiamiento. De la misma manera, 60% de los emprendedores de color oscuro refiere que ha tenido barreras para acceder a financiamiento debido a su color de piel.

“Son datos contrastantes y esperábamos que las personas de piel blanca dijeran que su color no les afectaba ni les beneficiaba”, dice Romero.

El estudio concluye que en promedio uno de cada 10 emprendedores que tienen como característica ser de piel oscura logra alcance internacional, frente a cinco de cada 10 de piel blanca.

PUBLICIDAD

Estos resultados se aplican a las tres categorías de los más de 1.000 emprendedores que participaron en el estudio: negocios tradicionales, negocios digitales y negocios disruptivos (startups tecnológicas).

Causas de discriminación y acceso a oportunidades

Romero explicó que el estudio (Des)ventajas al emprender en México se centró en el análisis del acceso a cinco oportunidades: financiamiento, programas de incubadoras y aceleradoras, programas públicos, programas de capacitación y actualización universitaria y networking y puntos de venta.

En estos, las causas de discriminación que perciben los emprendedores más frecuentemente en México son: 70% la clase social, 69% la edad, 62% el nivel de estudios y 48% el tono de piel.

PUBLICIDAD

El estudio revela que los emprendedores menos exitosos se encuentran en el sur del país; su tono de piel pertenece al tono medio, el nivel educativo es educación básica en institución pública, no cuentan con estudios en el extranjero y su único idioma es el español.

Son datos contrastantes con respecto a la situación en el norte de México, donde los emprendedores fueron a escuelas privadas, hablan dos o más idiomas y sus estudios son licenciatura o maestría. “La brecha de desigualdad es considerable”, mencionó Romero.

PUBLICIDAD

Los resultados de este estudio sirven para la reflexión del ecosistema emprendedor mexicano. “Ya no son creencias y opiniones ya son datos sobre cómo temas con clasismo el racismo también existen”.

Y concluye que todos los actores del ecosistema emprendedor desde incubadoras aceleradoras, fondos de inversión, programas de de gobiernos deben reflexionar si están excluyendo, aunque no sean intencionalmente, a algunas personas de sus procesos y evitando que exista cierta representatividad de la diversidad cultural mexicana.

* Esta nota se actualizó en el cuarto párrafo agregando la distribución de tonos de piel en la población mexicana.

PUBLICIDAD