Brasil en español

Bolsonaro y Lula reajustan planes de campaña antes de la segunda vuelta electoral

Ambos candidatos están dirigiendo sus últimos esfuerzos hacia los votantes que menos han podido conquistar a lo largo de la carrera presidencial

Los partidarios de Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil, se reúnen antes de un evento en Belo Horizonte, estado de Minas Gerais, Brasil, el viernes 14 de octubre de 2022.
Por Daniel Carvalho y Simone Iglesias
26 de octubre, 2022 | 09:48 PM

Bloomberg — El brasileño Jair Bolsonaro está a la defensiva después de que los recientes errores de campaña y un violento enfrentamiento entre la policía y uno de sus partidarios más ruidosos dieran munición a su contrincante de izquierda antes de la reñida segunda vuelta electoral del 30 de octubre.

Ha habido tantos contratiempos en los últimos 10 días que la euforia entre el personal de la campaña de Bolsonaro, provocada por su desempeño más fuerte de lo previsto en la primera ronda de la votación, casi se ha disipado por ahora, según un asesor presidencial familiarizado con la situación.

Los errores también se han traducido en una pérdida de impulso para el presidente en las encuestas de opinión. Los principales sondeos publicados esta semana mostraban al excapitán del Ejército estancado con cerca del 47% de los votos válidos, y a Luiz Inacio Lula da Silva ganando con cerca del 53%. Pero el líder izquierdista aún se enfrenta a un mayor riesgo de que parte de sus partidarios no se presenten el día de las elecciones, como muestra una encuesta de Quaest publicada el miércoles.

PUBLICIDAD

En el cuartel general de la campaña de Bolsonaro, los preocupados gerentes están ahora haciendo malabares con su tiempo entre las muy necesarias acciones de control de daños y la planificación de estrategias ofensivas contra Lula, dijo el asesor, pidiendo el anonimato para discutir asuntos internos. Su principal preocupación, añadió el asesor, es blindar la imagen del presidente en los segmentos de la población que tanto le cuesta conquistar: las mujeres y los pobres.

Bolsonaro trató de acercarse a los votantes de bajos ingresos a principios de esta semana con un viaje a Bahía, un estado en la empobrecida región noreste que Lula tomó por una avalancha el 2 de octubre. El miércoles, el titular está visitando el estado de campo de batalla de Minas Gerais, donde obtuvo el apoyo del gobernador reelegido y varios alcaldes que están trabajando para revertir la ventaja de Lula allí.

A finales de la semana, viajará a Río de Janeiro para preparar un debate televisado a todo o nada organizado por Globo TV, con el potencial de llegar a decenas de millones de brasileños a sólo dos días de la votación.

PUBLICIDAD

Lula, por su parte, ha descartado las visitas programadas a zonas alejadas de Brasil, una nación del tamaño de un continente, y permanecerá en Sao Paulo, un estado que alberga a más del 20% del electorado y donde sufrió una inesperada y contundente derrota en la primera vuelta.

Sin embargo, en lugar de participar en mítines de campaña y grandes actos públicos, Lula está trabajando para potenciar su presencia online a través de transmisiones en directo en las redes sociales, así como entrevistas a podcasts y radios locales, según dos asesores familiarizados con el plan. La estrategia, ampliamente utilizada por Bolsonaro desde su campaña de 2018, se considera eficaz para comunicarse con los brasileños que están fuera del alcance de los grupos de medios sociales que apoyan al expresidente.

Disparos de rifle y granadas

Si bien la campaña de Lula ha cometido su cuota de errores en lo que va de la carrera -subestimando un fuerte sentimiento anti Partido de los Trabajadores en Sao Paulo y negándose a detallar los planes económicos, entre ellos-, es Bolsonaro y su equipo quienes han cometido un sorprendente número de errores garrafales en la recta final de la carrera.

Todo comenzó hace dos semanas con un video en el que Bolsonaro habla de una visita a un grupo de migrantes venezolanas “muy guapas de 14 o 15 años” en un barrio pobre de Brasilia, sugiriendo que eran prostitutas. La reacción fue tan grande que el presidente se vio obligado a abordar el tema en varias ocasiones, diciendo que sus palabras habían sido “sacadas de contexto de mala fe.”

Luego, esta semana surgieron un par de propuestas del ministro de Economía, Paulo Guedes, y su equipo para liberar recursos presupuestarios para el gasto social, arriesgándose a la ira de los votantes de clase media que son los más beneficiados por las normas actuales. Guedes y Bolsonaro se apresuraron a desmentir los planes, que incluían el fin de los aumentos de las pensiones y de los salarios del sector público vinculados a la inflación y la eliminación de las deducciones del impuesto sobre la renta relacionadas con el gasto en salud y educación. El titular de Economía llegó a decir que la divulgación de esas ideas era obra de miembros del partido de Lula “infiltrados” en el Gobierno.

Sin embargo, nada fue tan condenatorio para Bolsonaro como un impactante enfrentamiento entre la policía federal y Roberto Jefferson, un exjefe de partido que se había convertido en un abierto partidario del presidente. Jefferson ya estaba bajo arresto domiciliario por haber proferido amenazas contra el Tribunal Supremo, un objetivo habitual del mandatario y sus aliados. El domingo, disparó un rifle y lanzó granadas contra la policía que llevaba órdenes de detenerlo por violar los términos de su confinamiento domiciliario.

PUBLICIDAD

Dos agentes resultaron heridos antes de que fuera detenido.

Desde entonces, Bolsonaro ha tratado de distanciarse de Jefferson, diciendo que no son amigos y que quien va contra la policía es un criminal. Sin embargo, los mercados locales se vendieron con la noticia, anticipando su impacto negativo en las posibilidades de reelección del presidente y también preocupados por las perspectivas de violencia postelectoral en el país.

Desde entonces, Lula ha empezado a utilizar el episodio para afirmar que la postura pro-armas y la retórica belicosa de Bolsonaro alentaron el enfrentamiento violento.

PUBLICIDAD

Tenientes regionales

Con Lula acorralado en Sao Paulo, se enviaron aliados clave para representarlo personalmente en regiones cruciales: La senadora Simone Tebet, que lo apoyó tras quedar tercera en la carrera, recibió la misión de neutralizar los avances de Bolsonaro en Minas Gerais, el segundo estado más poblado, después de Sao Paulo.

Tres senadores aliados que fueron elegidos para representar al Nordeste fueron enviados a la región para participar en mítines y actos públicos en nombre del líder izquierdista.

PUBLICIDAD

La exministra de Medio Ambiente, Marina Silva, por su parte, se centrará en actos públicos en las ciudades de Sao Paulo y Río de Janeiro, mientras que el exgobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, compañero de fórmula de Lula, recibió la misión de desplazar votos en otros lugares del estado y también en algunas ciudades de Minas Gerais.

Bolsonaro ha adoptado una estrategia similar, enviando a su compañero de fórmula, el general Walter Braga Netto, a viajes en solitario por todo el país. La primera dama, Michelle Bolsonaro, también tiene su propia agenda, que consiste principalmente en mantener reuniones con mujeres en un intento de reducir el alto índice de rechazo del ex capitán del ejército entre las votantes femeninas.

PUBLICIDAD