Startups

Uber, Rappi y apps subirían precios por reforma que da prestaciones a trabajadores

La Secretaría del Trabajo prevé que medio millón de personas que trabajan vía aplicaciones digitales serían regularizadas con la reforma

Aumentar una carga por la seguridad social de los empleados podría surtir un efecto en la subida de los costos de los servicios de movilidad y delivery.
28 de octubre, 2022 | 09:04 AM

Ciudad de México — La reforma laboral en materia de plataformas digitales podría generar un efecto adverso: Uber, Rappi y otras aplicaciones podrían subir precios si no se toman en cuenta todas las aristas al aprobar la iniciativa de la Secretaría del Trabajo para dar prestaciones a los trabajadores, dijeron a Bloomberg Línea directivos de dos plataformas.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) planea que en 2023 ya estén regularizados medio millón de trabajadores de plataformas de delivery y movilidad y su relación laboral sea reconocida al amparo de la Ley Federal del Trabajo y de la Ley del Seguro Social.

Fernando Cota, jefe de asuntos y políticas públicas de Rappi, dijo a Bloomberg Línea que el aumento en los precios dependerá de cómo se apruebe la Ley, pero en caso de que haya un incremento en los costos, estos se van a distribuir a lo largo de la cadena.

PUBLICIDAD

Esto no significa sólo una pérdida económica para las plataformas, sino un incremento para los costos de los usuarios finales, señaló Cota.

Hugo Hernández-Ojeda, socio encargado de la práctica de trabajo, empleo y seguridad social en Hogan Lovells, explicó que plataformas como DiDi, Uber, Rappi, InDrive, Beat y Cabify van a tener que pagar un porcentaje “alto” por la seguridad social de sus empleados que antes no pagaban, lo que podría repercutir en su negocio y en el encarecimiento de sus servicios, lo cual impactará al usuario final.

“Para el trabajador sería buenísimo tener beneficios de ahorro, de Afores y de atención médica, quizá sería más productivo sabiendo que atrás tiene un soporte, pero quizá el consumidor final es quien estaría pagando ese costo extra”, refirió a Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD

Hernández-Ojeda dijo que se debe buscar una fórmula para que los socios de las apps se puedan afiliar al seguro social de la mejor manera para todos los involucrados.

“Quizás revisar la estructura para ver si hay algún plan de beneficios que les pudiera convenir o pagarles un seguro de gastos médicos y de vida. Habría muchas aristas que se podrían formar”, sugirió.

Efecto dominó para la industria

El efecto también recaería en los aliados comerciales, los restaurantes y pequeños comercios que utilizan los servicios de las apps para darse a conocer y repartir sus productos.

Fernando Cota dice que al encarecerse los precios Rappi no podrían encontrarse en todas las 110 ciudades en las que hoy se encuentran. “Estamos en Polanco, pero estamos también en Chalco, estamos en la colonia Roma, pero también en Ecatepec”.

Agregó que le preocupa que al encarecerse los servicios sólo haya demanda en zonas con alto poder adquisitivo.

“Termina afectando a los emprendimientos y a las pequeñas y medianas empresas que requieren de estos servicios para poder competir al tú por tú con las grandes empresas de alimentos que tienen capacidad de correr campañas de marketing y tener sus equipos de reparto”, apuntó.

PUBLICIDAD

Nicolás Sánchez, director de políticas públicas de Uber para México, dijo que en conversaciones sobre la reforma para dar prestaciones a los trabajadores de las plataformas digitales, se ha sugerido aceptarlo y subir un poco los precios.

Pero aumentar los costos vuelve un negocio de nicho a las apps de movilidad o delivery. Cuando Uber llegó a Ciudad de México era prácticamente un 35% más caro porque sólo estaba disponible en Polanco, dijo a Bloomberg Línea en el marco del foro Plataformas digitales y Seguridad Social del futuro organizado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Sánchez ejemplificó que en Suiza y España -donde la regulación para dar seguridad social a los socios de estas plataformas no ha funcionado como se esperaba- la industria se redujo un 70%. “Es decir de los 500.000 trabajadores de apps es posible que salgan 350.000 en México”, dijo.

PUBLICIDAD

“Una mala política pública, que busca un bien para todos, ocasionó en esos países que estos servicios de delivery y movilidad sólo sean para pocos, para quienes no son sensibles al precio, es decir, las personas con más dinero”, sostuvo Sánchez.

El directivo de Uber dijo que es importante analizar las experiencias de las regulaciones en otros países antes de tomar una decisión en México.

Tanto para el directivo de Rappi como el de Uber, la clave estará en legislar a favor de que se mejore la calidad de vida de repartidores y conductores, pero sin afectar a toda la cadena.

PUBLICIDAD