De la cárcel al tercer mandato: El detrás de escena del regreso de Lula

Ahora su presidencia se enfrenta a un país muy polarizado, marcado por la política identitaria y una desigualdad económica que se afianzaron durante una terrible pandemia

Lula da Silva
Por Simone Preissler Iglesias
31 de octubre, 2022 | 01:23 PM

Lea esta historia en

Inglés

Bloomberg — En su época más oscura, una de las cocineras predilectas de Luiz Inácio Lula da Silva se desplazó 800 millas (1.290 km) entre la ciudad capital y aquella en la que se encontraba recluido por sobornos, con el fin de hacerle una rabada, el típico plato brasileño de rabo de buey.

Con sesenta y ocho años, Maria de Jesus Oliveira da Costa, más bien conocida por el apodo de “Tía Zelia”, le pagó al gerente de un hotel de Curitiba por usar su cocina a fin de elaborar el plato. Cuando estuvo terminado, puso el plato en una bolsa de comida y lo mandó a su celda.

“De ninguna manera deseaba verlo en prisión”, afirmó Zelia desde su modesto establecimiento situado muy cerca del recinto presidencial de Brasilia, mientras atendía a sus clientes y hablaba con ellos. “Sin embargo, mandé una nota con su comida”.

Las muestras de solidaridad de seguidores, al igual que Zelia, de un gran número de ellos, que organizaron vigilias a las puertas de la prisión, apoyaron a Lula mientras estuvo preso, le dieron la fuerza necesaria para sobreponerse a las intensas dificultades y le posibilitaron emprender su lucha por reconquistar el cargo de presidente.

PUBLICIDAD
María de Jesús Oliveira da Costadfd

Con su victoria en la segunda vuelta sobre Jair Bolsonaro, Lula, de 77 años, está listo para volver al timón de la economía más grande de América Latina después de lograr uno de los regresos políticos más espectaculares en la historia de Brasil.

Y, sin embargo, la estrecha naturaleza de su victoria, con Bolsonaro a punto de dar la sorpresa, muestra la amplia presencia de valores conservadores que impregna Brasil, una realidad que Lula no puede darse el lujo de ignorar. La pregunta es cómo su experiencia dará forma a su respuesta a los abrumadores desafíos que se avecinan en un país muy diferente al que dirigió por primera vez hace dos décadas.

No hay duda de que los 580 días que pasó Lula entre rejas en 2018 y 2019 lo marcaron de por vida. Cuando el país dio la espalda a 14 años de gobierno de izquierda y eligió a Bolsonaro, de 67 años, un excapitán del ejército de extrema derecha, los amigos de Lula temieron por su salud mental.

PUBLICIDAD

Los peores momentos llegaron con las pérdidas. En el espacio de cuatro meses en la cárcel, el expresidente vio morir a un viejo amigo, un hermano y un nieto.

VER +
La victoria de Lula implica un cambio en la relación de Brasil con América Latina

“Eso lo afectó mucho”, dijo Julio Bersot, de 70 años, amigo cercano de Lula durante unas cuatro décadas.

En sus primeros días en prisión, recibió un tomo de 1000 páginas sobre la colonización portuguesa y la esclavitud en Brasil, a pesar de no ser un gran lector. “Cuando recibí este libro, me preguntaba cuánto tiempo estaría en la cárcel”, publicó Lula en las redes sociales el año pasado.

Continuó leyendo 41 libros, en su mayoría biografías, de líderes como Nelson Mandela, Fidel Castro, Hugo Chávez y Carlos Marighella, quienes encabezaron un movimiento armado contra la dictadura militar brasileña. También recibió 25.000 cartas enviadas por amigos, admiradores y su futura esposa, Janja.

“Desde la vigilia hasta la lectura de decenas de libros a amigos que no lo abandonaron y a Janja: todo eso fue fundamental para Lula”, dijo Bersot.

De vuelta en el palacio presidencial, heredará un Brasil muy diferente al que solía gobernar. Es un país profundamente polarizado, marcado por la política de identidad y la desigualdad económica que se enconaron durante una pandemia calamitosa. Hasta el lunes por la mañana, Bolsonaro aún no había cedido. El presidente entrante no tendrá mucho espacio para maniobrar.

Aun así, el viaje de Lula es uno de los extremos; a veces, su historia parecía demasiado buena para ser verdad. Un migrante pobre del noreste empobrecido que de niño trabajaba como limpiabotas y que perdió un dedo al operar una máquina de fábrica, se convirtió en el único presidente brasileño de la era democrática que procedía de un origen humilde.

PUBLICIDAD

“Este es mi hombre aquí, amo a este tipo”, dijo Barack Obama a su homólogo brasileño en la cumbre del Grupo de los 20 en Londres en 2009, llamando a Lula “el político más popular de la Tierra”.

No fue del todo una broma: Lula dejó el cargo en diciembre del año siguiente con un índice de aprobación de alrededor del 90%, después de haber preparado a Dilma Rousseff como su sucesora. Se convertiría en la primera mujer presidenta de Brasil.

Entonces empezó a desmoronarse. El auge de las materias primas que había impulsado el crecimiento durante la era de Lula se esfumó y el país se hundió en una crisis política en medio de una investigación de corrupción conocida como la Operación Lava Jato. Dilma fue acusada y destituida de su cargo en 2016.

La investigación llegó a Lula ese mismo año. Fue acusado de corrupción y lavado de dinero y condenado a 12 años de prisión por el juez federal Sergio Moro, quien terminó ejerciendo como ministro de Justicia de Bolsonaro.

PUBLICIDAD

Eso parecía el final de la historia. En realidad, era un nuevo capítulo.

El día que el expresidente fue a la cárcel, cientos de personas se reunieron frente al edificio de la policía donde estaba recluido en un barrio residencial de clase media en la ciudad sureña de Curitiba, gritando “¡Libertad para Lula!”.

PUBLICIDAD

A partir de ese momento, muchos decidieron que solo se irían cuando él saliera. Se formó un campamento, administrado por sindicatos y otros movimientos. Lula podía escuchar tres cánticos diarios desde su celda: “Buenos días, presidente”, “Buenas tardes, presidente” y “Buenas noches, presidente”.

“Algunas personas piensan que odio Curitiba porque estuve en la cárcel aquí”, dijo Lula en un evento de campaña allí en septiembre. “Tengo gratitud por esta ciudad, y cariño por los hombres y mujeres que no escatimaron esfuerzos para seguir pidiendo mi libertad en los 580 días que estuve aquí”.

Entre los cientos de simpatizantes acampados se encontraba una socióloga y miembro del Partido de los Trabajadores llamada Rosangela da Silva, conocida como Janja.

PUBLICIDAD

La esposa de Lula durante 43 años, Marisa Leticia, había muerto de un derrame cerebral a la edad de 66 años durante la investigación. Había enviudado durante más de un año cuando fue arrestado.

“Escribí cartas de amor a Janja y dejé que el odio saliera de mi pecho”, dijo en una entrevista de radio local en julio, dos meses después de casarse. “Ahora solo soy amor”.

El amor por sí solo no será suficiente para la lucha política que se avecina. Lula fue liberado por un tecnicismo en noviembre de 2019 y vivió como un ermitaño con Janja lejos del centro de atención hasta 2021, cuando su condena fue anulada por el tribunal superior, lo que lo dejó en libertad para postularse.

VER +
Lula es el nuevo presidente de Brasil en las elecciones más reñidas de la historia
Lula y su esposa Rosangeladfd

En el cargo, se enfrentará a un congreso hostil, mientras que los tres estados más poblados, incluido Sao Paulo, están en manos de la oposición. En todo el país, una minoría considerable cree que su futuro presidente es corrupto. Sus políticas son vagas, más allá del deseo de justicia social, y se apoyan en gran medida en sus logros pasados, con poco que decir sobre una nueva administración. Sin embargo, debe pagar sus promesas de campaña sobre beneficios sociales y tratar de salvar la división política si quiere tener alguna posibilidad de éxito.

PUBLICIDAD
Brasildfd

El próximo gobierno tendrá que ser una coalición que devuelva a Brasil “a la normalidad de la democracia”, con la inclusión social en el centro de sus políticas económicas, dijo en una entrevista Edinho Silva, jefe de campaña de Lula.

“Lula sabe que Brasil atraviesa un momento complejo que requerirá una amplia coalición que movilice a todo el campo democrático”, dijo Silva. “Él liderará, negociará y construirá esta coalición”.

Eso es un cambio de la imagen incendiaria de su juventud, cuando desafió a la dictadura militar liderando enormes huelgas laborales y fundó el Partido de los Trabajadores bajo el lema de poner “la ética en la política”. Se necesitaron tres carreras en la presidencia y 12 años para finalmente obtener el puesto más alto.

Ese fue el tiempo que le tomó a él ya su partido, comprender que necesitaban adoptar una postura más mesurada para desestimar las preocupaciones de los inversionistas y ser elegidos. En el cargo, mantuvo los mercados a bordo mientras trabajaba para los más pobres de la sociedad. Es una indicación de que mantendrá la coalición moderada forjada durante la campaña hasta su tercer mandato.

Lula da Silvadfd

“Lula ha pasado por la gloria y la desgracia y sabe que no puede dirigir el gobierno solo con amigos de izquierda”, dijo Adriana Dupita, economista brasileña de Bloomberg Economics. “Habrá un compromiso de pasar al centro”.

Lula ha dejado claro que dirigirá a Brasil solo durante los próximos cuatro años. Algunos en el Partido de los Trabajadores ven a Janja, de 55 años, quien ha tenido una fuerte presencia durante la campaña, como su sucesora en 2026.

Antes de eso, es probable que veamos a un Lula mayor, pero más sabio que está impaciente por hacer las cosas y tiene la intención de dar forma a su legado para siempre.

“Es un Lula diferente”, dijo Thomas Traumann, un consultor de comunicaciones con sede en Río de Janeiro que ha asesorado a expresidentes, incluida Dilma. “Él sabe que es su última oportunidad, un Lula de solo un mandato más”.

Lea más en Bloomberg.com