Economía

Los salarios mínimos de LatAm que aún le ganan a la inflación en 2022

En algunos países de la región el aumento que se hizo del salario mínimo para este año todavía supera la inflación acumulada. Este es el panorama en los países

La inflación ya ha devorado los salarios mínimos de algunos países de la región en lo que va del año.
01 de noviembre, 2022 | 07:00 AM

Bloomberg Línea — Los salarios mínimos de América Latina han sido testigos de los retos económicos que América Latina ha tenido que atravesar durante 2022: problemas en la cadena de suministros global, aumento en la demanda de bienes y servicios, la guerra de Rusia en Ucrania y un avance rápido de la inflación en la mayoría de las economías.

Hasta junio de 2022, según un documento de Claves para el Desarrollo de la Cepal, la inflación de América Latina se había ubicado en un promedio de 8,4%, más del doble del valor promedio registrado en el período de 2005 a 2019.

De esta manera, los salarios mínimos en los países han ido perdiendo capacidad adquisitiva, aunque algunos aún le ganan a la inflación acumulada, si se tiene en cuenta el porcentaje de aumento que realizaron los gobiernos para empezar el año o durante el mismo.

PUBLICIDAD

Bloomberg Línea analizó esta ‘carrera’ entre el salario mínimo de cada país y la inflación acumulada entre enero y septiembre de 2022, dejando como resultado que en ocho países los salarios aún tienen cierta resistencia a los precios (en porcentaje), mientras que en otros seis países la inflación ya se ‘devoró’ el aumento de los salarios, sin contar Argentina y Venezuela.

Los salarios que pierden frente a la inflación

Costa Rica es el país donde el aumento del salario mínimo para 2022 ha perdido el mayor porcentaje frente a la inflación acumulada hasta septiembre. Allí el salario pasó de CRC$317.915 (US$514 con tasa de cambio al 31/10/2022) a CRC$324.560 (US$524), un aumento del 2,09%, mientras que la inflación hasta el noveno mes del año se ubicó en 8,41%.

Por debajo se ubica Honduras, en donde el aumento al salario mínimo de 5,32% ha sido opacado por una inflación acumulada de 7,63%, un comportamiento similar por el que pasa República Dominicana, en donde la inflación acumulada de 6,01% hasta septiembre ya consumió el aumento de 5,26% que se hizo al salario mínimo para 2022.

PUBLICIDAD

Entre tanto, en Uruguay y Panamá fue hasta septiembre que la inflación tuvo un avance mayor que el cubierto por el aumento del sueldo mínimo. En el primero, se hizo un aumento del 8% y la inflación hasta el noveno mes llegó al 8,65%, y en el segundo, el aumento de 1,24% ya fue contrarrestado por una inflación acumulada de 1,74%.

Colombia también mostró un comportamiento similar, pues en septiembre la inflación acumulada en 2022 fue prácticamente igual al aumento del salario mínimo para este año (10,08% frente a un aumento de 10,07%).

Por su parte, El Salvador debe contarse en este grupo de países aunque para 2022 no se ha hecho hasta ahora ningún ajuste en el salario mínimo, es decir, en el país aún rige el ajuste que se hizo de 2020 a 2021, llegando a un referencial de US$365 en las actividades de comercio e industria. La inflación acumulada a septiembre fue de 5,72% en este país.

“La alta inflación ha impactado los ingresos reales y los efectos sobre el consumo privado ya se han observado en algunos países a partir de la segunda mitad de este año”, precisó la Cepal a mediados de octubre, al revelar su nuevo documento de Estudios Económicos para América Latina, en el que estimó un crecimiento del PIB en 2022 de 3,2%, pero rebajó su proyección para 2023 a 1,4%.

Los que aún están por delante de la inflación

Otros países de la región aún tienen salarios mínimos que resisten a los choques de los precios al consumidor y en donde los aumentos para 2022 todavía son superiores a la inflación acumulada.

En donde más se ha cubierto el salario frente a la inflación es en México, al menos en términos porcentuales, pues allí el aumento para 2022 fue de 22%, llevando el salario de MXN$4.310 (US$217) a MXN$5.258 (US$265), mientras que la inflación acumulada fue de 6,2% hasta septiembre.

PUBLICIDAD

En el panorama también es positivo en Brasil y Chile. En el primero, el aumento del salario fue de 10,18% y la inflación hasta septiembre de 4,09%, y en el segundo el aumento al salario que se hizo efectivo en agosto cubrió a los chilenos de la alta inflación que atraviesa el país, dejando el aumento en 18,69%, frente a una inflación acumulada de 10,8%.

Paraguay (11,4% de aumento frente a 7,1% de inflación acumulada), Perú (10,22% frente a 6,68%) y Guatemala (14,45% frente a 7,93%) también entraron en este grupo, pues la inflación aún no devora los aumentos hechos por los gobiernos en el sueldo mínimo.

En Ecuador, que es una economía dolarizada, el salario sigue resistiendo a la inflación, pues el aumento casi que duplica la inflación acumulada, representando un 6,25% aplicado al salario frente a un 3,46% hasta septiembre.

PUBLICIDAD

Bolivia también tiene una buena situación, pues allí la inflación acumulada es solo de 1,76%, manteniendo los precios controlados en el rango meta, frente a un aumento del salario de 3,97% efectivo para este año.

Argentina y Venezuela, casos particulares

Estos dos países tienen las dos inflaciones más altas de la región en lo que va de 2022, tanto interanual como acumulada hasta septiembre.

PUBLICIDAD

En el caso de Argentina, el salario mínimo se ha aumentado en diferentes ocasiones en el año, siendo de ARS$31.938 (US$203, con tasa de cambio al 31/10/2022) en enero y avanzando al ritmo de la inflación. En agosto pasó a ARS$47.850 (US$305), y en septiembre se ubicó en ARS$51.200 (US$326), y ya hay aumentos pactados noviembre.

Para el noveno mes, la inflación acumulada en Argentina llegó a 66,1%, mientras que los salarios han avanzado un 60,31% entre enero y septiembre.

El salario mínimo en Argentina ya tiene aumentos pactados hasta del 75,5% acumulado hasta noviembre de 2022.dfd

Luis Campos, coordinador del Observatorio del Derecho Social de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), señaló que el salario en 2022 ya tiene aumentos pactados hasta del 75,5% hasta noviembre, “pero para entonces la proyección de inflación (interanual) está cerca del 90% (...) de hecho, actualmente el salario mínimo está alrededor de un 30% por debajo en términos reales en comparación con fines de 2015″, dijo a Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD

Entre tanto, la situación de Venezuela aunque es similar por las altas tasas de inflación, se aleja de las comparaciones realizadas en este artículo, pues la inflación acumulada a septiembre fue de 111,8% y aunque el aumento del salario mínimo anunciado por el presidente Nicolás Maduro fue de 1.263% en marzo, el ingreso mensual definido sigue siendo el más bajo de toda la región y no se acerca a la media regional.

En la actualidad, el salario mínimo de Venezuela es de medio petro (criptomoneda local), que equivale a US$30, lo que significa que no cubre el nuevo umbral de pobreza extrema definido por el Banco Mundial, que se ubicó en US$2,15 al día este año.

PUBLICIDAD