Bloomberg Green

Se suponía que el uso de carbón se iba a terminar, pero se está disparando

La desaparición del combustible fósil más sucio se ha retrasado porque la escasez de energía y la guerra de Ucrania impulsan el consumo, mientras China e India construyen nuevas plantas

Un puente transportador sobre pilas de carbón en una mina de carbón a cielo abierto en Sudáfrica.
Por Dan Murtaugh y David Stringer
04 de noviembre, 2022 | 03:58 PM

Bloomberg — Los líderes mundiales del clima se enzarzaron el pasado mes de noviembre en Glasgow en un intenso debate sobre si el borrador final del acuerdo de la cumbre debía incluir el compromiso de “eliminar” o “reducir” el carbón.

Desde entonces, el término más apropiado sería probablemente “eliminación progresiva”.

Aun cuando el planeta se ve cada vez más azotado por las inundaciones, sequías y tormentas provocadas por el cambio climático, el combustible que más contribuye al calentamiento del planeta está experimentando un renacimiento. La producción mundial de energía de carbón podría batir un récord por segundo año consecutivo y sigue siendo la mayor fuente de electricidad del mundo. El consumo se ha disparado en Europa para suplir la escasez de energía hidroeléctrica, nuclear y de gas ruso, mientras que el principal productor, China, está extrayendo volúmenes récord de las minas para aislarse de los volátiles mercados energéticos mundiales.

PUBLICIDAD
 Las interrupciones en las centrales nucleares o hidroeléctricas provocaron un nuevo resurgimiento del uso del carbón para la generación de electricidad tras meses de descensosdfd

Los precios del carbón exportado se han disparado hasta alcanzar récords y los contratos de futuros sugieren que se mantendrán en máximos históricos durante los próximos años. Y aunque los planes de inversión en nuevas minas y centrales eléctricas son una fracción de lo que eran hace unos años, el hecho de que las empresas sigan invirtiendo en nuevos proyectos es alarmante para los científicos del clima, que afirman que el combustible debe ser eliminado para 2040 para evitar los peores efectos del cambio climático. Mientras políticos y activistas se reúnen este fin de semana en la localidad egipcia de Sharm El-Sheikh para consolidar el trabajo de Glasgow, París y otras cumbres anteriores de la COP, la resistencia del carbón demuestra la montaña que el mundo aún debe escalar.

“La cuestión de si el carbón batirá un nuevo récord este año, si el gas batirá un nuevo récord y si las emisiones del sector eléctrico batirán un nuevo récord está muy en juego”, declaró Dave Jones, analista principal del grupo de expertos en clima Ember de Londres. “El sector eléctrico es el más importante en el que hay que ver la reducción de emisiones de esta década. Eso significa que esto es mucho más que un parpadeo. Es un momento en el que los gobiernos tienen que ponerse serios”.

Para los titanes del carbón, que se han acostumbrado a ser el saco de boxeo de los ecologistas, este año no sólo ha sido rentable, sino también una rara y grata oportunidad de recordar al mundo el valor de la energía barata y fiable que proporcionan.

PUBLICIDAD

“La descarbonización es necesaria, pero debe llevarse a cabo de forma responsable y coordinada, y seguimos manteniendo que se trata de un viaje que llevará décadas, no años”, dijo Mark Vaile, presidente de la minera australiana Whitehaven Coal Ltd., en una reunión de inversores celebrada el 26 de octubre, después de que el productor obtuviera unos beneficios anuales récord este año. “Las fuentes de energía tradicionales, como el carbón, son fundamentales para proporcionar una carga base de energía fiable”.

El combustible tuvo un mayor papel en la generación mundial de electricidad en 2021dfd

El carbón ha estado durante mucho tiempo envuelto en controversia. Barato de extraer, fácil de transportar y sencillo de quemar, impulsó al mundo hacia la era industrial mientras ennegrecía los cielos y asfixiaba los pulmones. Incluso después de que la tecnología redujera la contaminación atmosférica directa, el carbón siguió siendo la principal fuente de gases de efecto invernadero en la atmósfera, ya que libera más dióxido de carbono que el petróleo o el gas natural, y su extracción desata torrentes de metano aún más potentes.

Para que el mundo alcance las emisiones netas cero en 2050, la Agencia Internacional de la Energía afirma que es necesario eliminarlas centrales eléctricas de carbón en los países desarrollados para 2030 y en el resto del mundo para 2040. Sin embargo, se prevé que se inviertan cientos de miles de millones de dólares en nuevos activos de carbón hasta mediados de siglo, y que países clave como China e India sigan adelante con sus planes de instalar nuevas y enormes centrales eléctricas.

El año pasado se suponía que era el principio del fin del combustible sucio. El consumo había disminuido tanto en 2019 como en 2020. Alok Sharma, presidente de la conferencia sobre el clima COP26, liderada por Naciones Unidas, se pasó el año instando a los líderes mundiales a “relegar el carbón a la historia” cuando se reunieron en Glasgow en noviembre.

En cambio, el fuerte repunte de la industria tras la pandemia llevó el consumo de carbón a un récord. Los cortes de electricidad generalizados en los principales consumidores de carbón del mundo, China e India, hicieron que los líderes de estos países redoblaran sus esfuerzos para garantizar el suministro de este combustible y mantener sus economías en funcionamiento. Y en Escocia, un lloroso Sharma se disculpó ante los delegados cuando el compromiso de “eliminar” el carbón se cambió por el de “reducir” en el último momento, ante la insistencia de Pekín y Nueva Delhi.

Las cosas no han mejorado mucho este año. La generación de electricidad a partir del carbón aumentó aproximadamente un 1% con respecto al año anterior hasta agosto, según datos de Ember. En Europa, se ha necesitado para sustituir el gas ruso y ayudar a superar la menor producción de la energía nuclear e hidroeléctrica. En China, una sequía histórica en julio y agosto agotó los embalses de sus enormes presas, lo que obligó a un aumento del consumo de carbón para llenar el vacío. En EE.UU., se están retrasando los retiros de centrales eléctricas de carbón y la producción de este combustible aumentará un 3,5% este año, ya que los mineros intentan satisfacer la creciente demanda de todo el mundo y aprovechar los precios récord.

PUBLICIDAD

Una de las ironías del aumento del uso del carbón este año es que ha estado ligado a las sequías que han reducido la generación de energía hidroeléctrica y han dejado los niveles de los ríos demasiado bajos para que las centrales nucleares funcionen a plena capacidad.

Y en los dos países que queman el 70% del carbón del mundo, se está trabajando en más centrales eléctricas que utilizan este combustible. Un ejecutivo de la principal empresa de ingeniería de China dijo que espera que el país apruebe más centrales de carbón nuevas hasta 2025 que toda la flota de países como Estados Unidos. Por su parte, la India tiene previsto ampliar su flota de carbón en una cuarta parte hasta el final de la década, a menos que se produzca un descenso sustancial del coste de almacenamiento de la electricidad.

El resultado es que, aunque las inversiones en generación eólica y solar alcancen récords, es muy posible que las emisiones del sector eléctrico alcancen un nuevo máximo este año, según Ember. Los científicos del clima de la ONU han advertido que hay que reducirlas a la mitad para 2030 para estar en camino de limitar el aumento de las temperaturas a unos 1,5 Celsius por encima de la época preindustrial. Las emisiones de las centrales eléctricas estadounidenses aumentarán un 1,5% en 2022, según la Administración de Información Energética.

PUBLICIDAD

El aumento de la demanda ha disparado los precios del carbón hasta niveles récord, con los futuros del carbón de Newcastle cotizando en torno a los US$360 la tonelada, unas seis veces más que hace dos años. Los contratos a plazo cotizan actualmente por encima de los US$260 la tonelada hasta 2027. Hace dos años, ningún contrato a plazo superaba los 75 dólares.

La mina de carbón Ashton en Nueva Gales del Sur, Australia. dfd

Esto ha supuesto una ganancia inesperada para mineros como el gigante de las materias primas Glencore Plc (GLENN), que informó de que los beneficios de su unidad de carbón en el primer semestre aumentaron casi un 900%, hasta los US$8.900 millones, más de lo que ganaron Starbucks Corp. (SBUX) o Nike Inc. (NKE) en todo un año. Coal India Ltd. (COALINDIA), uno de los principales productores mundiales, casi triplicó sus beneficios. Las empresas chinas que extraen más de la mitad del carbón del mundo obtuvieron beneficios en el primer semestre que se duplicaron con creces hasta alcanzar un total de US$80.000 millones.

PUBLICIDAD

Los inversores han prestado atención. Las acciones de mineras como Glencore y la australiana New Hope Corp. (NHC) han alcanzado récords este año. Los analistas han sugerido incluso que se les dé un respiro por motivos de gobernanza medioambiental y social, argumentando que están haciendo un bien social al proporcionar electricidad que mantiene a las familias calientes, a las empresas abiertas y a los trabajadores empleados.

Aun así, las inversiones en carbón han ido disminuyendo a medida que los accionistas y los bancos se niegan cada vez más a aprobar nuevos gastos en proyectos, ya sea por motivos éticos o por la preocupación de que se vean obligados a cerrar mucho antes de que puedan generar un rendimiento rentable.

 Las emisiones del sector eléctrico procedentes de los combustibles fósiles volvieron a rugir en 2021dfd

Urgewald, una organización alemana sin ánimo de lucro dedicada al medio ambiente y a los derechos humanos que realiza un seguimiento de los proyectos de carbón activos, afirmó que todavía hay 473 gigavatios de nuevas centrales eléctricas de carbón en distintas fases de planificación, en comparación con los 1.600 gigavatios que había en proyecto en 2017. Aun así, si se construyen todas las operaciones aún planificadas, eso aumentaría el parque mundial en casi una cuarta parte.

PUBLICIDAD

“Puede que no esté tan lejos el momento en que las jubilaciones superen a las nuevas incorporaciones y la flota deje de crecer”, dijo Heffa Schuecking, director de Urgewald. “El verdadero problema es que si queremos reducir las emisiones a la mitad para 2030, habría que retirar algo así como la mitad de la flota”.

Los planes de expansión de la generación de energía a partir del carbón en lugares como China e India pueden no hacer felices a las empresas estatales de ese país. Con los precios del carbón tan altos, las empresas que queman este combustible para generar electricidad que se vende a precios regulados han visto disminuir sus beneficios. La nueva energía eólica y solar es mucho más barata que el carbón en ambos países, según datos de BloombergNEF.

“Las empresas eléctricas están atrapadas en medio de la decisión de aprovechar la breve ventana de reglas de expansión de la energía del carbón más laxas, o centrarse más en los beneficios más estrechos en los altos costos”, dijo Zhang Mohan, un analista de CITIC Futures.

PUBLICIDAD
Un depósito de carbón cerca de una central eléctrica en la provincia de Zhejiang, China. Fotógrafo: Qilai Shen/Bloombergdfd

Fuera de China e India, los planes de nueva capacidad de producción son limitados. Junto con las expectativas de que el gas siga siendo costoso tras la invasión rusa de Ucrania, eso debería mantener los precios altos, ya que la oferta no podrá alcanzar la demanda.

“El mundo no puede apagar toda la generación de carbón”, dijo Robert Bishop, CEO de New Hope, que pretende elevar la producción y estudia posibles adquisiciones en el sector del carbón. “Va a llevar algún tiempo y no hay suficiente respuesta de la oferta, por lo que creemos que los precios seguirán siendo elevados”.

Aun así, el año no ha estado exento de esperanza para quienes trabajan en la reducción de emisiones. Incluso mientras China invierte en nuevas minas de carbón y centrales eléctricas, está destinando aún más dinero a la electricidad limpia y al almacenamiento de energía que podría acabar desplazando a los combustibles fósiles de la red. La Ley de Reducción de la Inflación de EE.UU. promete acelerar las inversiones en energía eólica y solar en un mercado que ha sido rezagado en relación con su riqueza y perfil de emisiones.

Y en Europa, la inminente crisis energética y el aumento de los precios de los combustibles fósiles han impulsado la demanda de energías renovables, y las importaciones de paneles solares de China en el continente se han duplicado con creces durante el primer semestre del año. Los riesgos de depender del gas de los gasoductos rusos han acelerado los planes para reducir también el uso general de ese combustible, un factor que podría compensar a medio plazo las emisiones del reciente resurgimiento del carbón, según escribieron académicos de la Universidad de Princeton en un artículo publicado el mes pasado. La principal empresa de servicios públicos de Alemania, RWE AG, declaró en octubre que, aunque aumentaría el uso del carbón a corto plazo hasta el invierno, adelantaría ocho años hasta 2030 su salida del combustible.

Todo indica que el carbón sólo tendrá un breve respiro, ya que las empresas y los países vigilan de cerca su trayectoria de emisiones. “Si quemamos más ahora, necesitaremos una inmersión más profunda después”, dijo Sebastian Roetters, activista de energía de Urgewald.

(Michael Bloomberg, fundador y propietario mayoritario de Bloomberg LP, la empresa matriz de Bloomberg News, se comprometió a aportar US$500 millones en 2019 para lanzar Beyond Carbon, una campaña destinada a cerrar las plantas de carbón que quedan en EE.UU. para 2030).

Con la asistencia de Qian Chen, James Fernyhough, Will Wade y Todd Gillespie.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD