Bloomberg Opinión

Rusia tendrá aún más barriles para colocar a finales de año, tras la entrada en vigor de las sanciones de la UE.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — Vladimir Putin acaba de hacer la que puede ser su concesión más importante desde la invasión de Ucrania.

Apenas unos días después de suspender la participación de Rusia en un acuerdo para permitir el paso seguro de las exportaciones de grano ucraniano, enviando los precios del grano al alza, el Kremlin aceptó reanudar el pacto. Es un cambio de rumbo poco habitual para un autócrata que nunca admite dudas. Pero la presión funciona, sobre todo cuando proviene de los países que una Rusia aislada necesita más como amigos, intermediarios y destinos de exportación. Moscú simplemente no pudo torpedear un acuerdo que sirve a Turquía y a todo el mundo emergente importador de alimentos, al menos no sin poner en peligro el apoyo de Ankara y otros.

PUBLICIDAD

Aislada de Occidente, necesitada de amigos y de un destino para su producción, Rusia nunca ha sido más dependiente de estas naciones. Y Putin lo sabe.

No es de extrañar, por tanto, que durante una aparición de tres horas y media la semana pasada en el foro de Valdai -la alternativa rusa a Davos- el Sur Global fuera su objetivo. Tras acusar a Occidente de negar la soberanía y la identidad de las naciones, de avivar la guerra en Ucrania y de provocar una catástrofe alimentaria, se dirigió de forma inusualmente explícita hacia China, India, Turquía y otros países. Lamentó las supuestas provocaciones de EE.UU. en torno a Taiwán, alabó al primer ministro indio Narendra Modi como patriota al tiempo que halagaba su campaña de fabricación, y se deshizo en elogios hacia Recep Tayyip Erdogan de Turquía, miembro de la OTAN y socio comercial del Kremlin.

PUBLICIDAD

Todo esto sugiere que estos países rara vez han tenido más influencia para denunciar la duplicidad de Putin y limitar los daños. Cuando ejercen algún poder, como demuestra el acuerdo sobre el grano, funciona. Entonces, ¿por qué no presionan mucho más para poner fin a una guerra que ha disparado los costos de los alimentos, desestabilizado los mercados energéticos y establecido la confrontación más peligrosa desde la crisis de los misiles en Cuba?

En parte, por el arraigado sentimiento antioccidental que ha creado un terreno fértil para las narrativas rusas. Muchos de estos países son afines al argumento de que son las sanciones occidentales las que hacen subir los precios.

PUBLICIDAD

También, más prosaicamente, porque la guerra no ha sido del todo mala para muchas de estas naciones. Han comprado hidrocarburos rusos baratos en volúmenes significativos en un momento en el que los costos de importación son un dolor de cabeza, incluso si los flujos de crudo hacia China, India y Turquía han disminuido desde junio. Rusia tendrá aún más barriles para colocar a finales de año, tras la entrada en vigor de las sanciones de la UE, por lo que los descuentos pueden parecer aún mejores para los compradores, suponiendo que se puedan encontrar barcos. Aunque es poco probable que tenga éxito, el plan de Rusia de convertir a Turquía en un centro de producción de gas resulta atractivo para Erdogan.

También está cada vez más claro que Moscú se quedará de rodillas económicamente a medida que los combates se prolonguen, lo que dejará a Pekín, Ankara y otros espacio para aprovechar las oportunidades geopolíticas que eso supondrá, en Rusia y sus alrededores.

PUBLICIDAD

¿Pero es suficiente?

Es difícil ignorar el hecho de que las tácticas de Putin, especialmente los esfuerzos por restringir las exportaciones agrícolas de Ucrania y paralizar su economía, han causado un enorme dolor a grandes compradores de alimentos como Indonesia y Egipto, haciendo que las facturas de importación sean cada vez más altas. Sus quejas de que el acuerdo sobre los cereales sólo sirve a Occidente no se sostienen: los precios de las materias primas simplemente bajan cuando la oferta es abundante, y la región del Mar Negro suele representar más de una cuarta parte de las exportaciones anuales de trigo y cebada. Las existencias mundiales de cereales se encontraban en el nivel más bajo de los últimos ocho años, incluso antes de que el Kremlin se retirara del acuerdo de salvaguardia. La breve suspensión redujo los volúmenes de grano que llegan a los puertos, y los agricultores no sembrarán cosechas que no puedan almacenar o vender.

PUBLICIDAD

Putin acusó a Ucrania de utilizar el corredor de cereales con fines militares, pero incluso antes del último estallido había estado dando largas a la hora de abordar los cuellos de botella de las inspecciones. Las fuerzas armadas rusas están luchando contra una contraofensiva ucraniana y buscó otras formas de ejercer presión a cualquier precio. No importan las ofertas de grano gratuito para “los más pobres”: esas, como las promesas de vacunas rusas, llenarán las redes sociales del Kremlin, pero no los silos en África.

Lo que le hizo volver fue la presión. Por un lado, el riesgo de disgustar a los socios necesarios para la reputación global de Rusia, para las lagunas económicas, para su supervivencia, no las garantías de Kiev. Por otro, la constatación de que Rusia era impotente -a falta de fuerza militar- para detener los barcos cargados de grano que salían.

PUBLICIDAD

Lo que nos lleva a la segunda y más determinante razón de la ambivalencia del mundo emergente. Tienen un poder significativo individualmente para engatusar a Putin, especialmente China, India o Arabia Saudita, con su mano en los grifos de producción de petróleo. Turquía ha demostrado su influencia con este episodio. Pero tendrían aún más como grupo. El problema es que hay poca coordinación, como me dijo Alexander Gabuev, investigador principal de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, y mucho menos una fuerza que los impulse a cambiar eso. En lugar de una actualización del movimiento de los no alineados para la situación actual, muchos prefieren probar suerte con acuerdos bilaterales.

Es una pena. Putin está bajo presión, tanto en el campo de batalla como en casa, y hay muchas oportunidades de contraatacar en las próximas semanas, con el mundo emergente en el punto de mira diplomático. Este mes, Egipto acogerá una cumbre de las Naciones Unidas sobre el clima, Indonesia dará la bienvenida a los líderes del Grupo de los 20 en Bali, mientras que Tailandia acogerá a los líderes de la Cooperación Económica Asiática (APEC).

PUBLICIDAD

El Occidente colectivo puede y debe ofrecer incentivos para la colaboración, y no sólo invectivas y una retórica sobre la salvación de la democracia que apenas tiene eco. Para el mundo emergente, es crucial separar la neutralidad y la inacción, el antiamericanismo y el interés propio. Las amenazas de Putin, desde las infraestructuras críticas hasta las armas nucleares, han aumentado en intensidad a medida que disminuyen sus opciones. Sus tácticas sólo se volverán más extremas.

Putin habló a la audiencia de Valdai sobre sembrar los vientos. Las naciones emergentes pueden ayudar a garantizar que el mundo no recoja su torbellino.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.