Brasil en español

Mercados brasileños se hunden; plan de gastos de Lula amenaza luna de miel

El real se desplomó hasta 3%, el Ibovespa más de 4% y las tasas de swaps a largo plazo subieron más de 100 puntos básicos, en contraste con las subidas globales de los activos

Luiz Inacio Lula da Silva, el presidente electo de Brasil
Por Vinicius Andrade y Davison Santana
10 de noviembre, 2022 | 02:48 PM

Lea esta historia en

Inglés

Bloomberg — El real brasileño y las acciones del mercado local, así como las tasas de swaps, se desploman este jueves, a medida que aumentan los temores entre los inversores por la posibilidad de que los planes de gasto del presidente electo, Luiz Inácio Lula da Silva, aumenten los déficits presupuestarios y socaven las cuentas fiscales.

El real se desplomó hasta 3%, el Ibovespa más de 4% y las tasas de swaps a largo plazo subieron más de 100 puntos básicos. Las caídas contrastan con una subida global de los activos.

“La luna de miel con Lula se terminó”, dijo Thierry Wizman, un estratega de divisas y tasas de interés en Macquarie Capital en Nueva York. “Unas semanas de emoción y luego comienza la vida real”.

PUBLICIDAD

Los inversores están preocupados por la posibilidad de que el mandatario aumente el gasto más que lo esperado. Lula, que fue electo para un tercer mandato, está buscando espacio en el presupuesto para cumplir sus promesas de campaña, que tienen un gasto aproximado de US$37.000 millones.

El real está perdiendo las ganancias posteriores a la eleccióndfd

El presidente electo avivó aún más las preocupaciones esta semana, diciendo que lo que el mercado llama gasto, él lo llama inversión, y que los que se centran en las reglas fiscales también deberían discutir las cuestiones sociales. Su equipo de transición está estudiando la posibilidad de eliminar los programas de ayuda social de la regla del techo de gasto que limita el crecimiento del gasto público, según el senador electo del Partido de los Trabajadores, Wellington Dias.

El actual proyecto de presupuesto para 2023 -que no tiene en cuenta las promesas de campaña de Lula- estima un déficit primario equivalente al 0,6% del producto interior bruto, y la correduría XP Inc. prevé que con el gasto extra de Lula el déficit se ampliará al 0,9%.

PUBLICIDAD

La deuda bruta de Brasil se sitúa en torno al 77% del PIB. Esta cifra es inferior a la que tenía en el punto álgido de la pandemia en 2020, y podría caer un poco más a finales de 2022 debido a los ingresos extraordinarios de este año. Sin embargo, sigue estando por encima de los niveles anteriores a la crisis y es más alta que la de otros países de la región, como México y Chile, lo que significa que es una preocupación potencial para los inversores.

Deuda bruta del gobierno como porcentaje del PIBdfd

Los activos brasileños, que se dispararon tras la elección de Lula el 30 de octubre, han bajado la mayor parte de esta semana mientras el presidente electo retrasa la presentación de los detalles de sus planes de gasto o la elección de su jefe de finanzas. Los medios de comunicación locales informan de que el ex alcalde de Sao Paulo, Fernando Haddad, sigue siendo uno de los principales aspirantes al puesto y que la inflación, más rápida de lo esperado, se sumó a la mezcla negativa el jueves.

Los inversores, entre los que se encuentra uno de los gestores de fondos de cobertura más conocidos de Brasil, expresan su preocupación por la falta de propuestas fiscales concretas de Lula. El fondo insignia de Verde Asset Management construyó coberturas en el mercado local de renta variable tras las recientes ganancias, mientras que otros gestores de dinero bloquearon los beneficios.

“Brasil se ha comportado muy bien en 2022 en general”, dijo Jeff Grills, jefe de deuda de mercados emergentes de Aegon Asset Management en Chicago. “Había un margen limitado para que se apreciara más después de las elecciones sin una mejora significativa”.

El miércoles, Lula dijo que sólo empezará a considerar los nombramientos del gabinete a finales de este mes, tras regresar de un viaje a Egipto, rebajando las expectativas de anuncios inminentes sobre la configuración de su gobierno. Lula dejará Brasil el lunes para asistir a las conversaciones sobre el clima de la COP27 en el balneario egipcio de Sharm el-Sheikh y regresará el 19 de noviembre.

-- Con la ayuda de Martha Beck y Walter Brandimarte.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD